El reverso de los días, punto de hebra neutro

En Zaragoza son amigos del viento, cierzo le apodan y es que son muchos los días que se presenta, aunque a veces solo saluda levemente. Yo aún estoy acostumbrándome, hay veces que pienso que solo le falta hablar, intenso, denso, se hace ruido rutinario, como el sonido de los coches en el centro de Madrid. Al final, a todo nos adaptamos. La lluvia es menos frecuente salvo que quede con mi amiga Eva, al final, doña aguas la voy a llamar, jaja… Desde mi llegada a la ciudad, cada encuentro con ella, no falla, día de lluvia y ya puede hacer mucho que no llueve o anticipar un día soleado… Así, hoy, domingo, habíamos quedado para desayunar y el reverso del día dispuso la quedada. De desayunos vintage y clásicos va la cosa, pero esto es solo el salvamantel.

Read Article

Prisma Culinario y Experiencias a un clic

Y, si lo piensas, todo parte de un clic ¡Clic por aquí, clic por allá! Más que el mero significado de lo que entendemos todos por “clic”, vamos a partir de su significado figurado como punto de partida, porque está claro que todo parte siempre de algo. Aunque no le demos importancia, ese puntito cobra bastante protagonismo, ya que gracias a un simple clic sumamos experiencias a nuestra existencia.

Así, gracias a un clic, el finde pasado me planté en Barcelona. Visita relámpago que, gastronómicamente, fue más que completito. Primera experiencia de  una calçotada en un restaurante (probé los Calçots en casa de familiares por primera vez, riquísimos con la salsa romesco casera).

Fuimos al Merendero Font de Les Planes, a 25 minutos en coche desde BCN. Es un lugar curioso, debajo de un puente y rodeado de árboles. Puedes hacer el menú calçotada (3 a elegir) o alquilar la barbacoa/espacio y llevarte tú los preparativos para hacerla a tu gusto.

Hay dos turnos (a las 13/ 15 hrs) y ambos al completo. Yo opté por el menú 3: pan con tomate y ajo, calçots con salsa romesco, alcachofas, butifarra a la brasa con alioli, patatas y judía. De postre, a elegir entre una variedad de clásicos de la gastronomía catalana, me pedí la crema catalana.

Read Article

Refrescando Sabores y Tradiciones

Cayó el sol y acabo de darme cuenta que Sinestesia volvió a romper la rutina de los domingos, escribir tras el desayuno. Con luz tenue me siento frente al teclado, sin libreta repleta de visitas para contarte. Hoy tocó desayunar fuera y la mañana la pasé al aire libre, el día estuvo fresquito pero con un solazo que invitaba a dejarse llevar.

Por lo que voy viendo, en Zaragoza, las buenas pastelerías abundan y hay montón de opciones para desayunar/merendar plácidamente. Iré contando, de a poco, los sitios que voy conociendo, pero me encantará tener una lista top ten de desayunos en Zaragoza (hay muchas, pero buscaré la mía propia, jeje).  El caso es que hoy no creas que la cosa va ir de desayunos, si no que voy a tirar de la técnica del refrito sin precedentes.

Read Article

Pasaje de Ebullición; condensación al paso

Las ganas, necesarias para todo o, al menos, “impulso de hechos”. Ni siempre son las mismas ni son ajenas a las circunstancias; cambiantes, personificadas, pura gasolina para cada día, cada proyecto. Pues sí y…  fíjate tú que hoy no tengo ganas de NADA, me pienso y no me encuentro, estoy completamente desubicada, en pleno centro de Chamberí, silencio absoluto, ganas de aire fresco, de desconexión, de naturaleza. Quizás mañana, mientras pasee por el parque me encuentre. Mientras tanto, voy a alimentarme de ricos recuerdos, de bonitos actos, de cosas que me gustan, me motivan. Si te apetece, puedes seguirme unos instantes. Adelante.

Read Article

Sensaciones al estilo “ratatouille”

Me levanto pensando en el callejeo por las calles de Madrid. Voy a echar de menos salir sin rumbo y dejar que sus infinitos rincones me sorprendan; me encanta “mi barrio” de Chamberí, su solera y su tranquilidad, y estar a dos pasos del bullicio de Malasaña o tener todo a punto cuando quiero. Las recomendaciones o propuestas apetitosas las voy marcando en pendientes que pasarán a mi lista de viajes como turista. Pero bueno, se avecina un cambio y , aunque aún no me haga a la idea, poco a poco, llegará el nuevo asentamiento.

Esta semana estuve de nuevo en Zaragoza indagando y testando mi próxima aventura, bastantes tareas hechas y marcado comprarse un buen abrigo con piedras en los bolsillos y con doble capa de cortavientos ¡Madre mía con el airecito! Yo me quejaba y mis compis maños me decían ¿sí? Pues esto no es nada, prepárate, jajaja… Me encanta pasear pero me queda claro que, cuando haya cierzo, nanai. Sí, estoy, ahora mismo, destartalada o, lo que es lo mismo, en época de tránsito.

Read Article

La Brújula del Sabor Gaditano

Hace años pasé un día en Cádiz, encantada quedé con las reinas de camarones, aquellas tortitas crujientes, jugositas y sabrosas me enamoraron desde el primer bocado (como a muchos de vosotros). Este verano volví a pasar unos días allí y el plan incluía partir con tapa de tortitas al paso de una copa de manzanilla.

Aficionada a la buena mesa, suelo hacer una búsqueda de restaurantes y sitios recomendados antes de viajar y suelen tacharse tras la vuelta. Esta vez, por circunstancias ajenas, la improvisación dibujó la ruta gastronómica al compás de búsquedas instantáneas en base a las apetencias del momento.

Read Article

Sentido Palatable: Café y Vino

El café es un alimento, camaleónico en todos los sentidos; aunque aconsejan no tomarlo a partir de las 16 hrs, lo cierto es que puede caer en cualquier momento. Te puede acompañar en tu rutina, solo o con lo que más te guste, puede poner fin a una comida o ser el inicio de una sobremesa; oportuno para cualquier encuentro o reunión. En cierta manera, el vino es también camaleónico, amplia variedad para distintos momentos, para tomarlo solo o siendo anfitrión a barra o a mesa. Es cierto que el vino lo tenemos más encajado a determinadas horas, pero un vino de tardeo puede ganarle la partida a un café o puede saludarte en las mañanas, a modo de Mimosa, esa clásica combinación de vino espumoso (cava o champán con zumo de naranja) tan mítico en los brunchs.

Read Article

La Identidad; la vitamina del éxito

Versión “Tapas en Zaragoza”

La lluvia se vuelve sombra en estos días, cesa por momentos, pero, a tu giro, regresa; el frío, otro aliado, pero ¡Oye, estamos en enero y ya tocaba! En cualquier caso, si piensas que saldrás de tapas y estarás a tus anchas, te equivocas, jajaja… El tapeo es una seña de identidad en España y, en Zaragoza, la zona de El Tubo, representativa.

En este post de reengancho, citaré los últimos sitios visitados en la ciudad maña. Sigo a algunos bloggers de la ciudad y mi lista de pendientes va creciendo; no obstante, en la mayoría de los casos, me dejo llevar por mi amiga Eva Pardos, maña y con buen paladar.

Read Article

SinesMagnestesia o Imán de Inicio

Perdida por las calles de Madrid anduve en la tarde de ayer, ganas tenía tras el parón navideño en Extremadura. A camino, alguna posibilidad de quedar, de conversar o de abrirse al you never know… Apetencias cero patatero. Tranquilidad que me llevó a ponerme una copa de Oloroso, Vino de Jerez, a mi regreso. No necesitaba más, luz tenue, música, una hoja en blanco. Yo y mi circunstancia. Vuelvo a reenganchar ahora con mi blog; espero que este año siga su curso y lo llene de nuevas aventuras ¡Te espero!

Me centraré hoy en algunas vivencias en mi tierra, no tuve mucho mambo, aproveché para descansar, pero visité algunos sitios pendientes que tienen algo que contar. Intentaré resumirlo con su esencia y listo.

Read Article

Destino de Burbujas; sabor efímero y memorable. Chile.

Viajar es siempre enriquecedor, abrirte a lo desconocido, experiencias, sabores, aromas… Nuevas sensaciones que, en su mayor parte, compartimos con amigos, nuevos conocidos o con nosotros mismos. Estuve de viaje, Chile fue el destino. No sé por qué Chile atravesó mi mente en el 2010, incluso pensé en irme una temporada y empecé a contactar con gente de por allá del rubro “como dicen los chilenos” gastronómico. Las cosas de la vida me lanzaron a Zimbabwe y Chile quedó aparcado. Avanzar en la vida es darse cuenta que las cosas llegan cuando tienen que llegar, que lo que tiene que ser será, que tenemos que entender que, aunque una parte sí, todo no depende de nosotros. Mi visita al país andino llegó este año y, de casualidad, me tocó ver el llamado “oasis de Sudamérica” en plena efervescencia. Ya de regreso, rememoro mi experiencia y la comparto, muy «escuetamente», con vosotros.

Read Article