Vermut Reus, Tapas MAdrid, Bodegas Rosell, Sinestesia Gastronómica

Paladar Maduro, salpimentado de Connotaciones

Una de mis frases favoritas es “todo pasa por algo” o lo que es lo mismo “todo tiene un porqué”, algo que de pequeños no solemos entender, algo que la vida, con la experiencia, te va revelando. En mi camino, ya no tan corto, han ido trascurriendo muchas cosas, algunas maravillosas, otras no tanto, pero aquí seguimos, paso a paso, cultivando recuerdos, llenando el baúl de sabores espontáneos y programados. El paladar siente también el paso del tiempo, se hace más fino, más exigente, tiene más memoria.

¿Qué nos traes hoy señorita sinestésica? Eso te estarás preguntando ¿A qué sí?

Pues un resumen del día de ayer, siempre con connotaciones de relleno, para que pienses conmigo, mientras te dejo alguna que otra recomendación de mis últimas andanzas.

Read Article

Paella en la Dehesa, Sinestesia Gastronómica, Familia Contador

Expectativas, ingrediente fantasma y decisivo

Soy inquieta, lo reconozco,  más si hablamos de hechos con sabor o notas con aroma. Normalmente, no puedo evitar indagar, estar al día de los sitios de moda, consultar opiniones y hacer un muestreo de sitios antes de decidirme y marcarme una gastro-experiencia. Me gustan los sitios míticos, auténticos, las pequeñas tascas, los bares de la esquina, las pastelerías con historia, los obradores que huelen a “pan pan”, los ultramarinos de barrio, el bullicio de los mercados “con el canto de pescaderos, carniceros y fruteros”. También me gusta lo nuevo, lo que marca tendencia de buena manera; me rechinan las imitaciones y las réplicas de lugares sin alma, todos cortados por el mismo patrón y que se limitan a seguir la moda.

Por otra parte, me fascinan las sorpresas, descubrir “puntos de interés” a pie de calle y salir sin plan alguno. Me dejo llevar por las apetencias para optar por la vía de búsqueda anticipada o in situ, al ritmo del callejeo y la espontaneidad.

Read Article

Cocina PAraguaya, Kumanda, Sinestesia Gastronómica

Sensibilidad Culinaria, Calidad de Producto y Tradición

Día del Padre, soleado, lejos de casa, finde de puesta al día y relax en el que recupero la rutina de teclear. Los que me conocéis ya sabéis mi filosofía y el por qué de mi blog: la realidad de mi pasión compartida “la escritura y la gastronomía” sin ninguna pretensión más allá del disfrute y de compartir experiencias con mis lectores. Recientemente, he estado en algunos sitios, pero no tengo suficientes argumentos para hacer un post completo; por ello, me limitaré a recordar y a mencionar aquello que ha dejado huella en mi paladar y en esta cabecita que no para de maquinar.

Read Article

Taverna la Vicenta, Vermouth Yzaguirre, Ponzaning, Tapas Madrid, Raquel Contador, Sinestesia Gastronómica, chamberí

Barrios que molan, modas que enganchan “Ponzaning”

Cada lugar, cada zona tiene su encanto, aunque a veces hay que mirar 2 o 3 veces para apreciarlo. Otras zonas despuntan y llaman a ser descubiertas, barrios de siempre, con sus rincones míticos, fachadas intactas que de repente se actualizan e invitan a que fenómenos como “ponzaning” le den vida a una de sus calles más concurridas. Trabajo en el barrio y quizás es por ello que mi ponzaneo sea leve, aunque es una suerte tenerlo a pie de oficina. Poco a poco iré recorriendo los lugares.

Algunos ya están entre mis favoritos, Sangara Café, El Chambi de la Chispería de Madrid, Trattoria Manzoni, Sylkar Bar, La Mercería También pasé por La Sala Despiece –buena experiencia pero con ir un par de veces es suficiente-. Hice stop en La Malcriada y me quedé con ganas de volver –fue un vinito al terminar la jornada, tapas con cada ordenanza, ambiente fresco, cálido, positivo-. En fin, Chamberí  es más que la calle Ponzano y es para disfrutarlo con calma, todo a su tiempo.

Read Article

Raquel Contador, Taberna Volapié, Dani García, Sinestesia Gastronómica

Tropiézate en Volapié ¡NO te querrás levantar!

Sábado, día de compras, de relax, de no plan salvo que a las 19.30 hrs había quedado con mi amiga Cinthia –una chica de Paraguay que es muy guay y que me acompaña siempre de lejos o de cerca- para tomar algo y ponernos al día.

Ya mencioné en alguna ocasión que, como foodie -al tanto de las nuevas tendencias y de los sitios recomendados por los prescriptores variopintos del momento- tengo pendiente muchos sitios; hay tantos que sé que muchos se quedarán en un pensamiento. También sé que últimamente acierto más cuando me dejo llevar, callejear y entrar allí donde la intuición despierte buenas sensaciones. No hay expectativas de primera que determinen la experiencia vivida y partir de la neutralidad me gusta.

Read Article

LAmucca, Barrio de las letras, días de verano

LaMucca de Pez, vaivén de sabores con acierto

La lluvia y el frío inundaron de golpe Madrid, cálidos hogares, paraguas transeúntes, ganas de salir, pereza ante la tempestad que atrapa, conversaciones al teléfono de planes por venir. Esto es una parte de la vida, tiene que haber días de sol y días de lluvia, también grises y nublados; como también es parte de los estados de ánimo de nosotros los seres humanos. Otra coincidencia de la naturaleza, siempre tan sabía. De ello, lo mejor, es que cada día es único e irrepetible; por ello, hay que comérselos con una sonrisa, con sol, viento o chaparrón.

Read Article

ensalada-de-burrata-gastrobar-villanos-sinestesia-gastronomica

GASTROBAR VILLANOS, sabores viajeros

Hablamos de cocina, reflexionando, apostando por la calidad con mentalidad abierta y margen a la subjetividad

Domingo 30 de octubre, día soleado y, aunque no soy futbolera, soy atlética desde pequeña y, de vez en cuando, cae un partido en directo. Ayer fue uno de estos, gracias a la visita de mi hermano David y mi cuñada Manoli que venían a ver el Atleti-Málaga en el Vicente Calderón.

Los días de fútbol hay que ir con tiempo, para aparcar e introducirse en el ambiente; lo mejor es comer cerca del estadio. Me habían recomendado el Gastrobar Villanos y las buenas críticas que leí, me motivaron a hacer la reserva y probar su cocina. Mi cuñada es celíaca; llamé para informarme y ver qué opciones había y preguntar si tenían cerveza sin gluten. Me comentaron que sin problemas, lo tendrían en cuenta y que había cerveza “apta para celíacos”. Reservé.

Read Article

sangara-cafe-buen-te-madrid-sinestesia-gastronomica-2

Experiencias Foodiciosas con Chispa en Madrid

Ya se siente el otoño, ya tocaba, aunque el cambio ha sido muy brusco y a mí me ha pillado sin suministros de ropaje adecuado –qué frío, jeje-. Frente a la ventana, veo la gente pasar, las hojas que caen, el ruido de coches al fondo, respiro y siento plenitud ¿No es genial?

En estos días, empiezo a tener ganas de tomar una buena taza de chocolate caliente –llegarán, pues siempre le hago caso a las premisas de mi cuerpo- y espero descubrir nuevos sitios en Madrid para su disfrute. Mientras, he seguido con mis andanzas y he de decir que algunas han sido muy gratificantes, esas son las que quiero hoy compartir contigo.

Read Article

guao-bao-buns-and-bones-sinestesia-gastronomicaeditededited

GASTRO-CONSEJOS POR UNA FOODIE INQUIETA

¿Qué pasa cuando las expectativas al visitar un restaurante no se cumplen?

Comenzaré diciendo que mi pasión por la gastronomía me lleva a estar al día en las redes sociales en este aspecto foodie, disfruto chequeando instagram e interactuando con imágenes que captan mi atención. Suelo registrar en mi mente –y cuando tengo tiempo en la libreta- estos sitios que me gustan o me parecen interesantes, para cuando se tercie, pasar a probarlos.

Ayer, tenía ganas de Guao Baos “bocadillos chinos que están a la última”; los probé en Barcelona en un FoodTruck Market y me encantaron –ligero, sabroso y diferente-. Tras leer varias recomendaciones, opté por ir a Buns & Bones, aprovechando que quería ir por el Barrio de las Letras. Uhm dije “un sitio que incluye la palabra “Buns” en su marca y que es especialista en este tipo de bocados “debe ser un acierto”. Para mi sorpresa, NO. La presentación estaba bien, pero cuando di el primer bocado, mi cara era un poema: insípido, sin personalidad, falta de todo y tristeza, pues estaba entusiasmada con la idea de cenar unos ricos baos. La atención y el ambiente, sin embargo, merecieron la pena.

Antes de ir al local, nos paramos en la Rosa Negra, pues nos llamó la atención el colorido del sitio y que había un letrero que decía “mojitos y margaritas 3´50 €”. Entramos para tomar un margarita como aperitivo y zas ¡Vaya margarita! ¿Llevaría tequila? Era como un granizado con algo de alcohol, pero claro, qué íbamos a esperar por 3´50 € en pleno centro de Madrid ¿NO?

Dijimos “esto no puede ser”, hay que terminar la noche con mejor sensación, jaja… Seguimos caminando y nos topamos con una Pizzería argentina El Trebol, donde el señor que promocionaba el local nos cameló para entrar y tomar ahí el postre. Muy bueno el café; la tarta de zanahoria decente, pero ni por asomo de las mejores que he probado (ración 4´90 €). Sin embargo, mi amiga sí que había comido aquí y dice que las empanadillas/pizzas son para repetir “excepcionales”. Volveré a probarlas pues.

empanadas-el-trebol-madrid-sinestesia-gastronomica

Por tanto, he aquí algunos gastro-consejos para evitar estas experiencias que no entusiasman:

  • Prueba por ti mismo, investiga un poco antes, pero no te crees expectativas muy altas si no te lo recomienda alguien cercano.
  • Las imágenes muchas veces engañan, dicen “uhm rico rico”, pero cuando pruebas “Uhm dios mío, fiasco fiasco”.
  • Ojo con los letreros que incitan a entrar con precios bajos; a veces son un gancho que sale caro.
  • No fiarse mucho de las recomendaciones, a veces son sitios de moda que están invirtiendo mucho en comunicación y ese buen marketing logra captar clientes que irán una vez y cuando prueben, dirán “una y no más”. Honestidad en la oferta por favor, si no eres el mejor en carnes no te vendas como tal; si tienes la mejor tarta de limón, comunícalo a los cuatro vientos.
  • Sigue a prescriptores con buen paladar; sus recomendaciones suelen ser aciertos y un éxito.
  • Si descubres un buen sitio, anótalo y guárdatelo en tu lista: hay mucha oferta pero ojo que también hay mucha paja.
  • No elegir lo barato, a veces sale caro: mejor pagar más y disfrutar de un menú de calidad que comer barato y salir descontento, con sensación de “si lo sé me preparo algo en casa”.
  • Por último, asegúrate de ir en buena compañía, será la mejor forma para que una buena elección sea excelente y, una mala, no sea un fracaso.

guao-baos-buns-and-bones-madrid-sinestesia-gstronomica

Por tanto, si tus expectativas no se cumplen, no te vas contento, al contrario “sales desilusionado” y además no volverás al sitio ni recomendarás la experiencia. Un restaurante debe procurar que sus clientes comensales salgan contentos, con sus expectativas al menos cubiertas, porque, si no, no solo estará perdiendo un cliente, estará perdiendo un prescriptor que dejará de generar un “Boca a Boca óptimo para su negocio”.

Espero que mis pautas te sirvan en tu próxima elección. Y tú ¿Qué piensas?

Un abrazo 🙂

tomaton-la-pasa-blanca-bistrot-tapas-madrid-sinestesia-gastronomica

La Pasa Blanca Bistrot, tapeo hogareño y de calidad

Ya puedo decir que comencé a rodar en Madrid, me siento más o menos asentada, en el trabajo, en la nueva casa y con el ritmo de vida de la ciudad –tan diferente a la del pueblo, pero que no por ello me gusta menos, es más, ahora mismo, estoy donde debo estar-. Además, ya terminé mis post de aventuras, los pendientes y es hora de empezar con la nueva etapa también en Sinestesia. Para iniciar los artículos con etiqueta “Madrid”, he elegido uno de los sitios últimos en los que he estado, La Pasa Blanca Bistrot (C/ de la Pasa, 4). Os contaré por qué con mucho gusto.

Read Article