20170603_225020

Desfile de Croquetas, cremosa simpatía

Me gustan las croquetas, sí, mucho, pero también es cierto que las como muy de vez en cuando; es de esos bocados que cuando una pasa mucho tiempo sin comerlos, el cuerpo te los pide “apetencias inciertas”.

Las croquetas son como un folio en blanco: creatividad ilimitada en esencia, pero con un matiz que las define “la cremosidad”, esa suavidad que no todo el mundo logra, unida a la apariencia crujiente que se debe demostrar en boca. El formato es variado, las ovaladas son las tradicionales, pero las redondas cada vez han cobrado más protagonismo, dejando el aspecto cuadrado para momentos de poco rodaje. El sabor es camaleónico, abierto a los gustos, aunque las de jamón o cocido suelen ser las más populares ¿No crees?

Un dicho también las acompaña “las de mi madre son las mejores” (en mi caso, mi madre jamás hizo croquetas, sí mi abuela, aquellas croquetas de bacalao qué tan deseadas eran y que caían requetebien en la romería bajo la encina).

Un avance reflexivo y croquetero para el comienzo del post debido a que el sábado noche estuve, por fin, en la Gastrocroquetería de Chema (C/Barco, 7). Lo tenía pendiente y quería festejar mi cumple por adelantado; siendo croquetera me pareció buena idea y allí que me planté.

Experiencia resumida de la velada que compartí con mi amiga Cinthia

Nada más entrar, buen rollito el que se respira, gente disfrutando, buenas vibraciones. Nos asentamos y visionamos las mesas, cada una de una manera, al igual que cada plato, cada vaso, cocina vista al fondo. La bienvenida es simpática y profesional –ingredientes que van alimentando el momento, preparando el apetito que se abre con el aperitivo de la casa “un humus muy particular y especiado-. Dije “uhm… empezamos bien, el aperitivo es bueno, buena señal”.

20170603_223204
Aperitivo de la Casa “Humus diferente, al estilo de Chema”, para repetir

Un amigo que me permito el lujo de citar “Gonzalo Sol” me dijo una vez, si pones aperitivo que sea excepcional, que invite a preguntar por él e incluso a meterlo en carta si encandila; para poner algo incorrecto, mejor unas buenas aceitunas o unas patatas fritas”.

Pedimos un par de dúos de croquetas de patata trufada y costillas asadas y de sepia en su tinta gratinada. Ambas muy ricas y en su punto cremosito.

20170603_225209

Para terminar, pedimos una ración de Takoyaki de pulpo a la gallega con salsa kimuchi –versión japonesa del kimchi coreano–; especie de buñuelos de papas y pulpo, con pimentón y mahonesa asiática. Para mí, fue la más rica de la noche –olvidé que los takoyakis eran buñuelos, si no, hubiéramos pedido otra cosita, porque tanta croqueta por mucho que gusten satura, jeje-.

20170603_225626
Takoyaki de Pulpo y Patatas con Mayonesa de Kimuchi, espectaculares

Ahí lo dejamos, las croquetas versión dulce –tienen de tiramisú, de oreo, lemon pie…- para otra ocasión, nosotras nos fuimos al Mercado de San Ildefonso (C/ Fuencarral, 57) a tomar la última copa de la jornada –vaya ambientazo que se marca este sitio, una auténtica gozada que anima a seguir de fiesta.-.

20170604_000728

Como te habrás dado cuenta, recomiendo ir a la Gastrocroquetería, eso sí, no vayas con expectativas pensando que vas a comer las mejores croquetas de tu vida –están buenas, tienen variedad y combinaciones curiosas, pero son su versión de la afamada receta sin más-. Ves porque croquetearás a gusto, serás bien atendido y  probarás croquetas distintas; nos tomaron la comanda con una sonrisa, nos despidieron con una sonrisa, salimos diciendo ¡Ha merecido la pena, volveremos! Enhorabuena al equipo, un concepto muy chulo y un servicio que destaca por su oportuna cercanía.

20170604_001420

Por cierto, seguro que estás leyendo esto el 5 de junio –día en que se cumplen unos tantos de mi llegada a la tierra- y, como sé que me vas a felicitar, te doy las gracias por leerme y por las felicitaciones, me tomaré un día impregnado de buenas sinergias a tu salud.

EL loco Antonelli, La Chispería de Chamberi, Empanada de Callos de Pulpo, Sinestesia Gastronómica, tapas

El lado bueno de las cosas, TIC-TAC

El tiempo, el ingrediente más generalizado y personalizado

Si te paras a pensar en la palabra “tiempo”, en todo lo que denota, ves que todo, al final, es tiempo. El tiempo es el mismo, pero cada persona lo percibe de una manera, a veces más rápido, otras más lento; las circunstancias son aquí decisivas también. Hay varias frases que vienen al caso y que me gustaría remarcar “todo llega a su tiempo” y “todo pasa por algo”; no está demás decir que, en lo que a cocina se refiere, el tiempo es realmente el jefe, cada ingrediente tiene su tiempo de cocinado y de conserva. Todo esto porque, de madrugada, me desperté y me vino a la cabeza este comienzo… Creo que estoy un tanto flipada y te prometo que no he fumado nada, jeje

Ya que que este tic-tac me ha robado el sueño, voy a reflexionar un poco sobre ello; el tiempo es muy importante para el crecimiento personal, vamos madurando, gloria bendita y, si mientras, viajas y conoces otra cultura, la apertura de mente es un bien que llega y que te cambia por completo. En el 2012, tras 11 años en Madrid, salí literalmente escopetada; dejé el trabajo, la saturación de todo me podía, las circunstancias en aquella época… Tenía la vida hecha (un trabajo en agencia gastronómica, novio, rutina, gym al lado de casa…) ¡Qué ilusa que era! Ahora, la base es la misma, la que pisa es distinta.

Read Article

Jaima Terraza Madrid, Ganges Restaurante Madrid, comida hindú madrid, Sinestesia gastronómica

Ganges, viaje a la India en el Centro de Madrid

Experiencia comestible, llena de matices con dotes de honestidad y autenticidad

Pensar en positivo, sonreír, preservar la ilusión, respirar profundo y ser consciente del valor de los pequeños detalles son, sin duda, actos que llenan de luz a la persona que los practica. En ocasiones, con bastante frecuencia, ello deriva en sorpresas maravillosas, experiencias únicas que te llenan sanamente. Mi último regalo fue la experiencia en Ganges y hoy lo abro para ti ¿Te enrollas conmigo? Será un viaje distendido, abierto… ¡Allá vamos!

Ganges es el restaurante de comida India más antiguo de Madrid, abrió hace 30 años cuando sus dueños Ramón y Conchi decidieron lanzarse con esta aventura con el fin de brindar lo mejor de la cultura hindú en todos los sentidos. Tiene una ubicación céntrica (C/Bolivia, 11), cerca del Estadio Santiago Bernabeu y Avenida de América. No puedo creer que no lo conociera, pero me alegra que inesperadamente acabara cenando en este lugar.

Read Article

Vermut Reus, Tapas MAdrid, Bodegas Rosell, Sinestesia Gastronómica

Paladar Maduro, salpimentado de Connotaciones

Una de mis frases favoritas es “todo pasa por algo” o lo que es lo mismo “todo tiene un porqué”, algo que de pequeños no solemos entender, algo que la vida, con la experiencia, te va revelando. En mi camino, ya no tan corto, han ido trascurriendo muchas cosas, algunas maravillosas, otras no tanto, pero aquí seguimos, paso a paso, cultivando recuerdos, llenando el baúl de sabores espontáneos y programados. El paladar siente también el paso del tiempo, se hace más fino, más exigente, tiene más memoria.

¿Qué nos traes hoy señorita sinestésica? Eso te estarás preguntando ¿A qué sí?

Pues un resumen del día de ayer, siempre con connotaciones de relleno, para que pienses conmigo, mientras te dejo alguna que otra recomendación de mis últimas andanzas.

Read Article

Paella en la Dehesa, Sinestesia Gastronómica, Familia Contador

Expectativas, ingrediente fantasma y decisivo

Soy inquieta, lo reconozco,  más si hablamos de hechos con sabor o notas con aroma. Normalmente, no puedo evitar indagar, estar al día de los sitios de moda, consultar opiniones y hacer un muestreo de sitios antes de decidirme y marcarme una gastro-experiencia. Me gustan los sitios míticos, auténticos, las pequeñas tascas, los bares de la esquina, las pastelerías con historia, los obradores que huelen a “pan pan”, los ultramarinos de barrio, el bullicio de los mercados “con el canto de pescaderos, carniceros y fruteros”. También me gusta lo nuevo, lo que marca tendencia de buena manera; me rechinan las imitaciones y las réplicas de lugares sin alma, todos cortados por el mismo patrón y que se limitan a seguir la moda.

Por otra parte, me fascinan las sorpresas, descubrir “puntos de interés” a pie de calle y salir sin plan alguno. Me dejo llevar por las apetencias para optar por la vía de búsqueda anticipada o in situ, al ritmo del callejeo y la espontaneidad.

Read Article

Cocina PAraguaya, Kumanda, Sinestesia Gastronómica

Sensibilidad Culinaria, Calidad de Producto y Tradición

Día del Padre, soleado, lejos de casa, finde de puesta al día y relax en el que recupero la rutina de teclear. Los que me conocéis ya sabéis mi filosofía y el por qué de mi blog: la realidad de mi pasión compartida “la escritura y la gastronomía” sin ninguna pretensión más allá del disfrute y de compartir experiencias con mis lectores. Recientemente, he estado en algunos sitios, pero no tengo suficientes argumentos para hacer un post completo; por ello, me limitaré a recordar y a mencionar aquello que ha dejado huella en mi paladar y en esta cabecita que no para de maquinar.

Read Article

Taverna la Vicenta, Vermouth Yzaguirre, Ponzaning, Tapas Madrid, Raquel Contador, Sinestesia Gastronómica, chamberí

Barrios que molan, modas que enganchan “Ponzaning”

Cada lugar, cada zona tiene su encanto, aunque a veces hay que mirar 2 o 3 veces para apreciarlo. Otras zonas despuntan y llaman a ser descubiertas, barrios de siempre, con sus rincones míticos, fachadas intactas que de repente se actualizan e invitan a que fenómenos como “ponzaning” le den vida a una de sus calles más concurridas. Trabajo en el barrio y quizás es por ello que mi ponzaneo sea leve, aunque es una suerte tenerlo a pie de oficina. Poco a poco iré recorriendo los lugares.

Algunos ya están entre mis favoritos, Sangara Café, El Chambi de la Chispería de Madrid, Trattoria Manzoni, Sylkar Bar, La Mercería También pasé por La Sala Despiece –buena experiencia pero con ir un par de veces es suficiente-. Hice stop en La Malcriada y me quedé con ganas de volver –fue un vinito al terminar la jornada, tapas con cada ordenanza, ambiente fresco, cálido, positivo-. En fin, Chamberí  es más que la calle Ponzano y es para disfrutarlo con calma, todo a su tiempo.

Read Article

Raquel Contador, Taberna Volapié, Dani García, Sinestesia Gastronómica

Tropiézate en Volapié ¡NO te querrás levantar!

Sábado, día de compras, de relax, de no plan salvo que a las 19.30 hrs había quedado con mi amiga Cinthia –una chica de Paraguay que es muy guay y que me acompaña siempre de lejos o de cerca- para tomar algo y ponernos al día.

Ya mencioné en alguna ocasión que, como foodie -al tanto de las nuevas tendencias y de los sitios recomendados por los prescriptores variopintos del momento- tengo pendiente muchos sitios; hay tantos que sé que muchos se quedarán en un pensamiento. También sé que últimamente acierto más cuando me dejo llevar, callejear y entrar allí donde la intuición despierte buenas sensaciones. No hay expectativas de primera que determinen la experiencia vivida y partir de la neutralidad me gusta.

Read Article

LAmucca, Barrio de las letras, días de verano

LaMucca de Pez, vaivén de sabores con acierto

La lluvia y el frío inundaron de golpe Madrid, cálidos hogares, paraguas transeúntes, ganas de salir, pereza ante la tempestad que atrapa, conversaciones al teléfono de planes por venir. Esto es una parte de la vida, tiene que haber días de sol y días de lluvia, también grises y nublados; como también es parte de los estados de ánimo de nosotros los seres humanos. Otra coincidencia de la naturaleza, siempre tan sabía. De ello, lo mejor, es que cada día es único e irrepetible; por ello, hay que comérselos con una sonrisa, con sol, viento o chaparrón.

Read Article

ensalada-de-burrata-gastrobar-villanos-sinestesia-gastronomica

GASTROBAR VILLANOS, sabores viajeros

Hablamos de cocina, reflexionando, apostando por la calidad con mentalidad abierta y margen a la subjetividad

Domingo 30 de octubre, día soleado y, aunque no soy futbolera, soy atlética desde pequeña y, de vez en cuando, cae un partido en directo. Ayer fue uno de estos, gracias a la visita de mi hermano David y mi cuñada Manoli que venían a ver el Atleti-Málaga en el Vicente Calderón.

Los días de fútbol hay que ir con tiempo, para aparcar e introducirse en el ambiente; lo mejor es comer cerca del estadio. Me habían recomendado el Gastrobar Villanos y las buenas críticas que leí, me motivaron a hacer la reserva y probar su cocina. Mi cuñada es celíaca; llamé para informarme y ver qué opciones había y preguntar si tenían cerveza sin gluten. Me comentaron que sin problemas, lo tendrían en cuenta y que había cerveza “apta para celíacos”. Reservé.

Read Article