Punto de Partida, Nuevo Comienzo

Último domingo de junio. Me parece increíble que estemos ya en pleno verano, no tengo esa sensación, cierta rareza, ciertas ganas de vacaciones y un poco de reenganche con esta nueva normalidad que acontece. Quizás cuando ponga un pie en la piscina, me tome un helado o unos espetos en la playa, mi mente esté al compás del tiempo y “la nueva normalidad” se esfume por unos instantes.

Read Article

Días Soleados, Días Raros

Espléndido cielo el de hoy en Madrid, día primaveral; sales a comprar el pan y dan unas ganas tremendas de darse una caminata por la ciudad. No se puede, momentáneamente estamos enjaulados y el tomarse un respiro queda limitado a la adquisición de alimentos. Qué sensación tan rara… un domingo soleado en Madrid, desierto, sin el ruido de vida que la ciudad tiene, el murmuro continuo, entre bares, coches, gentío. Aunque estés en la calle y pudieras alargar el paseo, una se siente rara, culpable, estar fuera está prohibido -hay que cumplir y ser responsable-; vuelta a casa, a la cueva segura para ti, por ti y por todos. 15 días más de rutina casera, de confianza, de incertidumbre.

Read Article

CoronaGaitas y mi Respuesta

Este domingo de marzo es único, como cada día, teñido de incertidumbre y ondas de reflexión. Tengo claro, no de ahora, desde hace algún tiempo, que la vida hay que tomarla como viene, que no tenemos certeza de nada, que hay que vivir muy al día, con planes, sí, pero sabiendo que, en muchos casos, no dependerá solo de ti para que sigan o no en pie.

Con esta situación vírica y global, más cuenta aún se da una que cuando las cosas se dan, se dan… ¿Podría haberse frenado antes? Probablemente, pero, ahora, el tema lo tenemos  encima y hay que sobrellevarlo de la mejor manera. Pasará, esperemos cuanto antes. Mientras tanto, hay que adaptarse de la mejor manera; todos tenemos una gran capacidad de adaptación y evolución y, ahora, todos estamos obligados a desarrollarla positivamente.

Read Article

Cercanía, Garantía con Propina

Llegar realmente, conectar con esencia o transmitir lo que realmente es. Parece tan sencillo ¿Verdad? Sin embargo, no y sí. Gran tema para reflexionar al compás de un vino o aromatizado con café ¿No te parece? Prepara la copa o la taza, yo te estoy esperando.

Circunstancias personales, me han desinestoxicado dos domingos seguidos, me pongo a retomar y, sí, algo de cúmulo para organizar. Tras echar un vistazo, me he decantado por recopilar aquí las experiencias con el exponente común de la cercanía natural. Me gustaría contarlas con detalle, lo merecen, pero las citaré brevemente intentando reflejar su identidad.

Read Article

Ciempiés Non Stop ¿Restauración Evolutiva  o Modernista?

La creatividad va muy unida a la innovación, pero se puede ser creativo sin innovar o se puede innovar sin ser creativo; cuando se innova con creatividad, el resultado suele ser bastante atractivo, creando el efecto mariposa. Por poner un ejemplo, a todos nos hacen regalos, pero cuando se innova en el formato y se inyecta de creatividad, causa admiración y se percibe diferente, aunque “el contenido-producto” no sea único, el resultado global sí, es singular, te ofrece una experiencia con un DNI particular. Lo mismo pasa en la restauración. Al paso de hoy,  comentaré un par de sitios ubicados en “ponzaning” y deshilaré algunas reflexiones sobre ello.

Muchos barrios de Madrid concentran su oferta gastronómica en calles que pasan a ser un gancho de oro, donde conviven un montón de restaurantes de distinta índole, digamos que se suman a la práctica de la Coopetencia, “compiten” de manera colaborativa. Esto no es una moda, la cava baja lo practica desde hace mucho; luego, las modas van dando protagonismo a las zonas según los aires del público o las preferencias de los influencers.

Read Article

Bocata di Calamari; alegoría y placer

Horas que son minutos, minutos que son horas… Alfombras de gentío en el centro de Madrid, bolsas caminantes entre destellos, murmullos entremezclados de dialectos, tú y tu mente, grupos de gente a su libre albedrío.

Sí, pequeña reflexión a mis pasos por Madrid estos días… Creo que es la primera vez que me quedo en el puente de la Constitución en la capital, motivos varios, cambios, idas y venidas… Como un café con leche ¿Solo o cortado? Ay! La Vida, continua Quimera.

Esta semana ha sido un frenesí, digamos que de esas que me gustan, el ritmo no para, da tiempo a todo, te llevas sorpresas y hasta el paracetamol cumple su función. Sí, esta vez, sí traigo gastronomía; eso sí, el lujo queda reducido al placer que tú decides otorgar, nada de finuras ni postureo, entre tapas, cafés y butaca. Acomódate, te robo 5 minutos.

Read Article

Pío Pío entre Palomitas destartaladas

La espontaneidad, crunchy momento, chispeante, sorprendente a veces…   Si no te has percatado aún, te lo cuento. Antes de escribir, primero me miro a mí misma, me paro 5 minutos y dejo ver qué pasa por mi mente, qué aflora en mí en ese instante. Salió de nuevo la palabra “espontaneidad” que yo comparo con las texturas crujientes, por su efecto, porque, de alguna manera, vicia sanamente. Aquí, podría sumarse la intuición, en ocasiones, causa del efecto. ¿Te dejas llevar por la intuición? ¿Y yo? Venga, reflexiona un poquillo mientras me permites  unos minutitos de lectura. Ah sí, el título es espontáneo, pero tiene su porqué ¡Quédate y ya veras! jaja… La sorpresa también tiene cabida aquí; refresco experiencias basadas en la espontaneidad, la intuición y la sorpresa.

Read Article

¿Vino o Café? Reflextesia

A ver si nos vemos ¿No? ¿Cuántas veces oímos o decimos eso? Estoy segura que en más de una ocasión, tanto como estoy segura que “sí sí…” solemos decir y ahí se queda. “No tengo tiempo” es otra de las grandes alabanzas. Fuera florituras, para un vino o un café siempre hay hueco, otra cosa es que realmente quieras quedar e invertir tu tiempo en ese plan.

De un tiempo a esta parte, en mi caso, tomar un café o vino es la excusa perfecta para ver a personas con las que me gusta estar, compartir, charlar… Ojo, antes era de las del “sí sí… o no tengo tiempo” y me quedaba tan pancha.

Esta semana han caído unos cuantos cafés y vinos de excusa y, mientras, el Tiempo ha sido protagonista de 2 charlas a las que asistí y hoy me está dando pie para este inicio. No me voy a enrollar más, solo te dejo esta ecuación “Gastar Tiempo VS Invertir Tiempo” y te invito a que hagas tu propia relfextesia “sí, también me permito el lujo de crear palabras, jaja”.

Read Article

Plan Invertido con «espuma» agradecida

Tarde gris, gotas dudosas que refrescan o más bien empolvan la atmósfera. Llegas a casa y las apetencias de encontrarme con las teclas me llaman ¡No lo dudo, me dispongo a ello!

Hoy lo tengo fácil, no gastronómicamente hablando, ahí el finde fue un tremendo cabrón “perdóname la expresión”, pero sí con la reflexión que traigo en función de mi maravilloso plan de fin de semana. Para empezar, no tenía pensado escribir este domingo, pero ya ves, aquí me tienes; como todo, mi plan se dio al revés y parece que sigue su curso.

Como no tenía pensado escribir, no te voy a hablar de mis rutas pendientes (ya te las contaré con esmero), pero voy a dar paso a la gracia del plan invertido y a su porqué, si es que lo tiene.

Read Article

La Comanda, prospecto testado de satisfacción

Vuelve a ser sábado, cinco horas benditas de sueño, añoras  apagar la alarma, despertar con los rayos de luz y esas cosas que en fines de semana son gloriosas… Te jodes un poquito (por eso de ser las 7 de la mañana y estar despierta sin cita previa, reunión o estación en la que estar) y te preguntas ¿Qué hago hoy? De momento, dije ¡Vamos a escribir! Aquí estoy “lista para dar rienda a mis pensamientos y ligarlos al gusto”.

Camino mucho, soy andarina y me encanta perderme por las calles sin importar destino; en mi ruta diaria al trabajo, zona Chamberí y atravesando la calle Ponzano, plegadita de restaurantes, he podido observar, en estos tres últimos años, cómo restaurantes se lavan la cara en un pis pás “hoy eres Pepito, mañana San José”. Esto es un activo en la restauración; muchos locales abren y a los dos años están cerrando. Aquí influyen muchas cosas en las que no me voy a meter “daría para una sinestesia que necesitaría anestesia, jajaja”, pero, sin duda, es cuestión de reflexión.

Ya me conoces, divago entre emociones y suelo entremezclarlas con los sabores del hecho gastronómico. En la actualidad, lograr identidad es un lujo al que se accede con llave de oro ¿Será tan difícil? En ello, en ese logro, la honestidad es pilar de base, contigo mismo, con lo que quieres dar, con lo que quieras transmitir; el cómo nunca es fácil pero, si se parte con un concepto claro, con ganas e ilusión, encontrará su mejor camino. Extrapola esto donde quieras, a un negocio, a tus relaciones, a tu proyecto… porque es aplicable en todos los casos.

¿Y la comanda? No oigo hablar mucho de ella y es tan importante como la carta. La comanda influye directamente en el grado de satisfacción de los clientes. Un camarero formado y la elección “más o menos apropiada” por parte del cliente van a determinar su experiencia de buena mesa. Es el prospecto para el chef y es la “medicina” de la felicidad del comensal “in situ”. Aquí, la comunicación es clave para llegar un mayor grado de disfrute, para dar cabida al éxito.

Read Article