Píldoras de Placer, entre la Euforia y la Calma

La excitación, el dinamismo se equilibran con el relax, el reposo, una balanza que sube y baja, en ocasiones, el equilibrio. Juntas son sin duda la cápsula motor de la vida. Mi último finde, en Barcelona, tomó la píldora con los dos extremos llevados al límite, o casi, jajaja…

Antes de comenzar, aviso que solo descubrirás el reflejo de las vivencias, condensado, muchas cosas vividas para ser contadas en un solo post, resumiré y, la parte final del viaje, te la contaré con detalle la próxima semana.

De Paso en Villafranca del Penedés

Desde pequeña, Barcelona siempre me tentaba, solía visitar la ciudad cuando viajaba a Villafranca del Penedés, donde residen mis tías, Poli y Pepa, desde que emigraron con 13 y 14 años. Algún verano que otro y un par de Navidades las pasé por allí; siempre marchaba con buen sabor de boca. Será por eso que, cada vez que puedo, vuelvo. Sigo marchando con la misma sensación: cuando a una la tratan con cariño no hay tutía, el postgusto de plenitud y melancolía está servido ¡Siempre se hace corto!

Read Article

Sinestesias 2.0, entre el Postureo y el Misterio

La vida, ella solita, se encarga de mantenernos bien ocupaditos. Aunque a veces sientes que todo parece volver a la normalidad, esa “cierta estabilidad” que buscamos, los imprevistos vienen sin llamar a la puerta y se sienten invitados a joderte un poquito, a darte algún que otro rum rum, serán joiosss. El caso es que entre los invitados “by the face” y las nuevas ventanas de las experiencias, la reflexión es buena píldora para calmar calentones.

Ya sabes, entre aromas, sabores y demás, siempre suelo dejar algunas notas de emoción; pues bien, sabemos que hoy todo ha cambiado, es viral, es virtual, pero da igual, al final, por mucho postureo de aquí y de allá, es lo real lo que permanece, lo que vives y este cambio 2.0 te hace disfrutar de una vida en 3D ¡Tú decides si traspasas o no la pantalla, con o sin gafas!

Tras este vaivén conmigo misma, paso a contaros mis últimas aventuras.

Antes que nada, diré que intentaré condesar las vivencias, con el fin de su fácil digestión, en 3 líneas de base: recreada, improvisada y memorable.

Read Article

El Sabor de los días Reversibles, GastroMaquia

Somos una burbuja de sensaciones, somos luz, somos sombra, en estado intermitente y esos altibajos son la curva que nos va impulsando a la cima, la meta personal-profesional de cada uno. Sea como sea, todos buscamos el equilibrio, aunque de distinta manera; las almas libres seguirán vislumbrando horizontes, las sedentarias, buscaran cobijo, punto fijo de anclaje. Personalmente, me considero un alma libre, un tanto loca, golpeada pero latente, pretendiendo ampliar horizontes, abierta al anclaje con rodaje.

Ayer, sábado, salí a pasear por Lavapiés, el viento me jodía bastante, pero la música me hacía danzar entre la multitud. Airearse, tras días que incluyen putadas, es la mejor medicina. Llegué a casa y preparé algo rápido, huevo frito con queso curado manchego y tomates con aguacapesto “enreillos de los míos”, anda que no estaba  bueno ni na jajaja

Sin darme cuenta, me puse a escribir ¿Tienes 10 minutos? Pues siéntate, te voy a contar cómo es un día reversible con Murphy haciendo de las suyas.

De Nueva Orleans al Puerto del Loco Antonelli

El finde pasado tocó visita de mi hermano el pequeño, Ade, una década le llevo y ni a los hombros le llego, jaja… Llegó el viernes noche, pobre, supo lo que es aparcar en Chamberí. Había reservado para ir a uno de los pendientes que tenía por la zona, Trikki (C/ Santa Engracia, 109), para cenar con su amigo Ismael, de Torrejón de Ardoz. Encontramos parking y salimos pitando para estar a tiempo, ni miré la calle –faena-.

Trikki, Nueva Orleans Traditional Cuisine

Tomates Verdes Fritos, Trikki Cuisine, Comida Nueva Orleans Madrid, Poboys, sinestesia gastronómica

La comida es vistosa, atractiva, llama la atención, sobre todo a los foodies, claro está; instagram es consciente, por ello, es la primera puerta hoy día de muchos restaurantes. Llegué a Trikki por esta vía, su pinta me tentaba. Suelo fichar muchos restaurantes en IG, luego, decepción o fatisfacción. La imagen puede decir cómeme, pero, si al probar, no hace cantar al paladar, ay ay ay, problema, cliente insatisfecho, expectativas no cubiertas.  Yo marcho triste cuando juego al contento-descontento. Y con lo pesada que soy… ¡Joder! Jajaja Veamos qué pasó en Trikki.

Hamburguesa Venezolana, Trikki Cuisine, Comida Nueva Orleans Madrid, Poboys, sinestesia gastronómica

Trikki es una aventura de tres viajeros que proponen viajar a New Orleans, entre sabores de Perú y Venezuela, al son de buen jazz y una cálida-alternativa decoración. Se respira vida, ritmo, carnaval en este rinconcito de Madrid. La carta es justa, unos entrantes a modo de tapas, platos principales y los POBOY´S. Ismael pidió la hamburguesa venezolana y disfrutó de lo lindo ¡Pedazo burguer! Mi hermano y yo compartimos el Poboy de Cangrejo de Concha Suave y los tomates verdes fritos. Los tomates muy buenos, pero el bocata me dejó sonrisa cóncava; estaba simplemente normal, yo esperaba que fuera la “repera”, más sabor, me recreé yo sola; tenía que haberme pedido el Poboy El Negro. No lo he dicho, los poboys son los bocadillos más famosos de New Orleans, con rellenos variados, de pescado rebozado o carne, lechuga, tomate y distintas salsas. El Gumbo es otro de los platos tradicionales aquí que pinta apetecible.

Poboy de Cangrejo, Trikki Cuisine, Comida Nueva Orleans Madrid, Poboys, sinestesia gastronómica

La atención fue excelente, nos sentimos súper bien recibidos desde que entramos al local, además, Ismael tiene varias intolerancias y le adaptaron la burguer a su condición. ¡Volveremos!

De camino a casa -mi intención era esa- Ade, mi hermano, decía que él se iba a ver Madrid, a tomar algo, solo decía jaja –Ismael marchó tras la cena-. Así que dije, venga vamos a tomar algo por Malasaña que mola el ambiente. A nuestro paso, el Mercado de la Chispería, y dije “vamos, te lo enseño y así saludamos a Sergio, chef de la Taberna del Loco Antonelli; eran las 12, en breve, el telón se cerraba, y Sergio se sumó al plan, de hecho, él hizo el plan. Antes de marchar, le preparó en un pispás un Pisco Sour a  Ade –primera toma de contacto-.

Nos asentamos en el Bigote del Greco (C/Ruiz, 3); ambiente, música alternativa y buenas copas ¡Un Gin Tonic, por favore! Nos dieron las 3 la mañana, conversando con la dueña del local, Joana; una chica majísima, su buen rollo se nota en este sitio, muy recomendable.

El Bigote del Greco, copas MAdrid, Sinestesia Gastronómica, Bares Madrid

Al final, la noche terminó a todo dar; pretensión de buscar el coche y poner el ticket, perrería por parte de mi hermano, que dijo, yo voy mañana…

Sábado Sobre Mojado con cara Convexa

Pobre Ade, sale por la mañana, con 4 horas de sueño, las 8 de la mañana, sin paraguas, sin conocer el barrio. Oí la puerta, le escribo, no contesta; las 9 de la mañana, le llamo, salgo con las pintas y el paraguas. Voy a su encuentro, mientras trataba de encontrar el coche, no dábamos con él ¡Estábamos bien jodidos! Con el día que llevábamos, pensé, cae multa fijo. Buscando a Ade, zas, alzo mi vista y digo “el coche, el coche” ¡Qué alivio! Movimos el coche más cerca de casa, subimos al piso. Lluvia, viento, frío… Me empiezo a preparar, llega Ismael, se van a desayunar, me relajo y, 30 minutos más tarde, les alcanzo. Deja de llover, sin plan, a patear Madrid.

Sergio Manger, el loco Antonelli de la Chispería de Chamberí

Pulpo El loco Antonelli, Taberna del Loco Antonelli, Sinestesia Gastronómica, Pulpo MAdrid

Cómo no, tras contar la experiencia con el Pulpo del Loco, Ade quería probarlo.  Fuimos a comer allí. El mercado estaba abarrotado, pero Murphy nos dejó una tregua, pillamos mesica. Antes de contaros la experiencia, hago un inciso; mi primer contacto con su cocina fue “la empanada de grelos con pulpo” y quedé flechada, simplemente, perfecta, distinta, sin nada que quitar ni añadir; después vino el pulpo y la merluza, el flechazo se agudizó. Supe que estaba ante un cocinero con mayúsculas, amante de los fogones; la pasión es ineludible, se nota, se palpa.

Nos dejamos aconsejar y Sergio nos recomendó el Pulpo, la Picaña de Buey y las alcachofas. Llegó el pulpo, sobre la espuma de patata, cremosidad, ternura, calidad, suave con el acento chisposo del Pimentón de la Vera. A continuación, la picaña, pura revolución, al punto, sabrosa, increíble.

Picaña El Loco Antonelli, Taberna del Loco Antonelli, Sinestesia Gastronómica, Pulpo MAdrid

Finalmente, las alcachofas ¡Tremenda sorpresa! Las probé y flipé, mi cara era reflejo de ello; sabores varios en perfecta conjugación, dulce, salado, sabroso, desconcertante. Gratamente sorprendida con las alcachofas; pedimos más pan, por cierto, buenísimo, para mojar la salsita. La cocina de Sergio te hace disfrutar, te da plenitud de experiencia, calidad de producto con recetas sencillas y complejas ¡La autenticidad está servida!

Alcachofas el Loco Antonelli, Taberna del Loco Antonelli, Sinestesia Gastronómica, Pulpo MAdrid

Justamente hoy, tras 2 años de rodaje, la Taberna del Loco Antonelli deja el puerto de la Chispería, cómo no, con copa de albariño y pulpo para sus clientes en agradecimiento a su apoyo. Ya está navegando hacía el nuevo destino, nuevo anclaje en el mismo barrio, Chamberí. El Loco Antonelli ha madurado y, como tal, se independiza para remar con el mismo nombre, la misma calidad y la misma ilusión; en breve, tendremos noticias de la inauguración ¡Estoy segura que no le faltaran viajeros, su viaje merece la pena!

Más que contentos, partimos hacia Malasaña para tomar un café e improvisar relajadamente. De casualidad, nos topamos con La Austriaca (C/ San Onofre, 3) y vaya acierto. Buen café a precio normal, tartas caseras, deliciosas, buen trato y mucho dinamismo. Me gustó mucho e, inmediatamente, pasé a registrarlo para esos cafés que surgen constantemente.

CAfé La Austriaca, Buen café madrid, café malasaña, sinestesia gastronómica

Estoy algo cansada de los locales guays que te cobran 3´50 € por un capuchino, muy mono presentado, sí, pero aburrido en boca y que te deja pensando “quiero otro café”. Hoy, volveré a La Austriaca y, además, preguntaré cómo va su oferta de tapas/menús; por lo que vi, comida casera, tradicional y creativa. Espero tapear pronto por aquí.

Al anochecer, Ade e Ismael se marcharon a Torrejón, sentí plenitud de dos días reversibles, con su parte cóncava y convexa, sentí alegría, también tristeza, vacío…  Me quedaba sola de nuevo, constatando, una vez más, que el roce hace el cariño, que las personas son la salsa de los momentos y que gusta echar de menos, sensación olvidada que refresco constantemente tras tantos buenos momentos ¡Gracias a todas las personas que me permiten sentir lo agridulce!

Momentos, temporalidad registrada

Nuestra película se configura por registros, pero son las vivencias o experiencias emotivas las que calan, las que vuelven a revivirse a través de los recuerdos. Por eso, la consistencia de tu historia será de más o menos calidad en función de la cuantía de esas secuencias memorables.

Antes de comenzar, anotar que, con cierta asiduidad, esas dosis de euforia finalizan con un postre teñido de nostalgia, de anhelo. Esa sensación similar a cuando se acaban las vacaciones, la rutina esperada llama, pero hasta que llega, sensación de vaivén, desconcierto. ¿No crees?

Sinestesia pasó de dar señas el finde pasado, sumergida en Barcelona se hallaba; este, costó arrancar, tras otro finde para su flashback, pero dejó el vagueo dominical y se puso a teclear.

Vivencias en BCN sin filtro, sin plan

Bcn Bar, La leo

En las siguientes líneas podrás seguir la ruta que hice en Barcelona, paradas de interés general, es por eso que te las traigo: luego, cuando pases, me recordarás jajaja

Pasé dos días en Vilafranca del Penedés, con mi familia y mis primos. Desde pequeña siempre estaba queriendo ir, sigo teniendo la misma sensación; cada vez que voy disfruto, descanso, desconecto y, sobre todo, me siento querida. Después partí a Barcelona a ver a la inigualable Cristina, mi prima, única y con la que el tute “pa el body” está garantizado.

Solo había una parada con reserva, visita a Plata Bistró, lo demás fue dictado por la improvisación.

Sábado 10 de Marzo, de 12 a 00 hrs

Bar eletricitat BCN, Bombas BCN, BArceloneta, Sinestesia Gastronómica
Bomba y Vermut en el Bar Electricitat, gentío y sabrosura en la Barceloneta

Cris comentó que el sábado saldría el Sol y que había que aprovechar, ropa cómoda y a rodar. Dirección a la Barceloneta para dar paso al vermut, dimos una vuelta, intentamos la Coba Fumada, mítico –pero estaba ya petado, otra vez será-. Fuimos al Bar Electricitat (Carrer de Sant Carles, 15), entras por la puerta y comienza el buen rollo, el gentío, el barullo, abarrotado; afortunadas, pillamos mesa. Comenzamos a tapear; ensaladilla de cangrejo, variado de la casa (gambas, anchoas, boquerones, mejillones, navajas…) y la bomba. La tapa de ensaladilla está buenísima, todo en general, un tapeo justo, tradicional, de calidad.

Vermut BCN, Bar eletricitat BCN, Bombas BCN, BArceloneta, Sinestesia Gastronómica
Tapa de Ensaladilla de Cangrejo, rica rica, un obligado en la Electricitat

El vermut de los mejores que tomé (parejo a mi favorito, de Bodegas Casas en Madrid), casero; la pega, que te dejan la botella en la mesa ¿Tú sabes, no? Pues eso. Tentando al vermut, entró un grupo de músicos a tocar, se armó la fiesta, llegaron Mariló, Nef y Carolina, amigos y compañeros de Cris. Un bar auténtico, con solera, de los que anotar y al que seguro volveré.

Continuamos la ruta en el Bar La Leo (Carrer Sant Carles, 34) otro mítico, parada obligada en la barceloneta, todo un templo homenaje a Bambino, uno de los grandes cantaores flamencos de los años 60 y 70. Esto no es para contarlo, es para palparlo, sentirlo en vivo. Nos tomamos un licor café entre la multitud, hicimos peña, cantamos, conversamos, reímos y, por supuesto, bailamos al sol de la guitarra. Olé la leo y toda su tripulación.

BAr la Leo, Licor CAfé, La barceloneta, sinestesia gastronómica
Licor de Café en La Leo, música, locura, diversión y encuentros

Plata Bistró, el plan sin plan de Víctor García

Al caer la noche, la cena ya estaba pactada. Hubo imprevistos varios, pero todo siguió su curso y fuimos a cenar a Plata Bistró; al final, nos acompañaron Sol y Manu, les sonó tentador y se apuntaron.

Cocina de mercado bcn, plata bistro, sinestesia gastronómica
Carta Proyectada, muy crack esta idea, como el concepto que envuelve Plata Bistró

Tenía muchas ganas de visitar esta casa; Víctor García Vilar, el cocinero emprendedor y a quien conozco desde el 2008 cuando ambos nos encontrábamos en los fogones del restaurante Arzak, me habló de su proyecto cuando estaba en proceso, me encantó la idea, el concepto; sobre todo, ver que ahora es una experiencia ¿Cómo se define su cocina? Diría que sus platos son guiños de emoción, temporalidad e improvisación; la oferta de mercado pone las bases y Víctor la recrea en función de su personalidad y su creatividad, colmada con su curtida experiencia.

¿Qué probamos? Lo resumo brevemente; para matices, lo mejor es que te pases tú mismo/a por Carrer de Sepúlveda, 23. Allí Víctor, en cocina, Mario, en sala, te brindarán la escena al completo.

Croquetas de Cocido, Caballa Marinada, Guisantes con Cocochas, Huevo-patata-trufa, Ventresca de atún y foie gras, Secreto Ibérico, escalibada y Piña Asada, Naranja Sanguina.

Caballa Plata BIstró, CArta plata bistró, sinestesia gastronómica, Chef Victor GArcía Vilar
Caballa fina marinada, sutileza, frescura en boca, untuosidad salvaje
Huevo, papa y turfa, plata bistró, chef victor garcía vilar, sinestesia gastronómica, cocina de marcado BCN
Cremosidad y juego en este plato, chistera de huevos, papa y trufa
Ventresca y Foie, plata bistró, chef victor garcía vilar, sinestesia gastronómica, cocina de marcado BCN
El gran conquistador, espectáculo de plato, enloquece su sabor y su perfecta armonía
Postre de piña, plata bistró, chef victor garcía vilar, sinestesia gastronómica, cocina de marcado BCN
Una piña que se viste de gala para coronar un menú de forma liviana, pasa fresco, pasa sin darte cuenta. Excelente.

Todos los platos te conquistan estéticamente, sutileza y personalidad en las presentaciones, impecable trato del producto, perfecta cocción-textura, combinaciones atrevidas donde la tradición está presente y la innovación se cuela al dente.

Los pases de los platos, perfectos, de sabores más suaves a lo intenso, la atención brindada por Mario, cercana y con esa sonrisa que es un plus en la sala; la acción está servida con la carta proyectada en la pared –no hay carta-. Víctor cocina frente a sus comensales, haciendo lo que sabe hacer “cocinar y disfrutar”. Ahora bien, si he de recomendaros un plato, ese que no debes dejar de probar, es la ventresca con foie, para llorar de la emoción con este bocado. Ahí lo dejo. El huevo trufado es otro espectáculo aunque eché en falta más sabor a trufa. La piña, aunque no soy seguidora de ella, me cautivó, un  postre excepcional y digno para terminar una comida. En general, toda su propuesta es única y, en función de tus gustos, te decantaras por unas u otras combinaciones.

Seguiré probando más cositas, estoy segura que volveré a emocionarme y sorprenderme en Plata Bistró, donde todo suena sugerente y todo cambia en función de la cesta de la compra. Soy consciente de que he de ir más relajada, ese sábado se desvarió al azar e influyó en la experiencia. Ganas de nueva visita y, si se puede, conversar más con Víctor, me encantaría.

Domingo, 11 de marzo, entre mercados y caminata

Nau Bostik (Carrer Ferran Turné, 11): mercado vintage donde se fusiona el arte, con el buen rollo, el street food, la música y la aventura. Tomamos una Súper Carioca Burger que sonaba de vicio, picanha, queso gouda, tomate marinado y mahonesa de ajo negro. Tenía bastante apetito este día y me la zampé con gusto, buena, pero le faltó sabor, esa mahonesa de ajo negro no la encontré por ningún lado. Las papas con queso y bacon, estaban buenísimas. En este rastrillo se encuentras cosas curiosas, nuevas y de segunda mano; Cris y yo salimos con una par de botas sin pensarlo, monas, monísimas.

Nau Bostik bcn
Sandwich “huevo trufado! en las foodtrucks del Nau Bostik, ricura a pie de calle

Susi Sweet Dress Market

Tras larga caminata, más de una hora, llegamos al mercado Susi Sweet Dress

Si te gusta lo vintage, la ropa única y el estilo romántico estilo años 50, ya sabes, anota este sitio y, si tienes la oportunidad, sumérgete en uno de sus mercados. El concepto mola mucho; el equipo de Susi confecciona prendas (solo una por modelo, no hay dos iguales) a partir de piezas vintage que provienen de stocks antiguos, confeccionados hace más de 30 años. Moda reciclaje con un estilo único; hay que ir con tiempo, para ver y probarse todo lo que te tiente. Yo estoy deseando que llegue el buen tiempo para estrenar mi falda y mi top, chulis, muy chulis. Hasta que vivas la experiencia en directo, te recomiendo que le eches un vistazo a su web, también tienen tienda on line, una perdición, te lo aseguro. Tras esto, unos margaritas en el Bar Rústico (Carrer de Terol, 39), por cierto, muy buenos y, para rematar, unas pizzas italianas que pedimos para llevar y disfrutamos en casa, en paz, con buena charla. Hasta aquí el viaje a la Ciudad Condal.

Hoy no salí, siento que me falta el aire –aunque no tenga plan, suelo salir a pasear y perderme por ahí, pero la vaguería o perrería se apoderó de mí en este domingo-; bueno, estos días perros también tienen su lado bueno. Acabará con peli y manta, tras unos ñoquis con cecina y queso que me acabo de preparar, jaja…

Muchas gracias a mi prima Cris por tratarme siempre como una reina, a sus amigos y a los que se acoplaron por el camino –Manu, el chico que se quedó hasta la cena, majo majísimo-; por supuesto, a ti, a quien me sigue, por ti, el tecleo rompió la pereza de este domingo, por ti, te conozca o no, escribo con ilusión y me contento.

Bar la leo bcn, tapas bcn
El grupo que fue leyenda en un sábado mágico, lleno de sabor en todos los sentidos

SONRISAS Y SORPRESAS, PÍLDORAS REVITALIZANTES

Esta semana no he tanteado muchos planes gastronómicos más allá de mi tupper, eso sí, el del lunes tuvo fortuna, Vorí Vorí o Bori Boriplato tradicional de Paraguay, con el que me sorprendió mi amiga Cinthia –sabe que me encantan sus recetas paraguayas y siempre que elabora uno de estos guisos, me guarda una ración doble-. Llega el domingo y he de saludar a Sinestesia ¿Qué cuento? ¿Qué me ha marcado esta semana? ¿Qué ha cocinado tu mente? ¿Algún hecho interesante?

Bori Bori, plato paraguay, recetas paraguayas, sinestesia gastronómica

Hago un repaso a modo de flashback y encuentro momentos gratificantes, llenos de calidad, por la gente, por la sorpresa, por las sonrisas; así que, si me lo permites, voy a enredarme en estos momentos y, si gustas, puedes enredarte tú también ¡Bienvenido!

Read Article

Día Deconstruido con Espuma Invertida

Domingo, sol, manta azul de cielo… mi realidad, cueva, pantalla, teclado –vivir en un primero tiene su punto, aunque a veces te sientes como un champiñón, jaja-.  Me pongo a escribir a destiempo, con las neuronas algo perjudicadas pero con una pizca de picardía y mucha motivación para contaros cómo es un día deconstruido que acaba en una chistera azul. Antes que nada, quédate con el toque de la chistera, no tiene desperdicio.

Read Article

Un Guiño lambuzo y Coqueto

Hace 6 años (madre mía… pues si no me he enteraoooo) que salí escopetada de Madrid, me ahogaba en la ciudad, necesitaba un cambio sí o sí. Por mi forma de ser, sabía que, o provocaba la ruptura o seguiría amoldada a una rutina “insana” y que me estaba quemando/apagando poco a poco. Lo dejé todo, compré un billete y empecé a volar. La experiencia te hace ver cómo no es el lugar, no son las personas, eres tú, sólo tú quien puede hacer que aproveches los días, que los disfrutes. Ahora, vivo en Madrid y disfruto la ciudad como no lo hice años atrás. Ver otras culturas, sufrir pérdidas que humedecen mis ojos cada vez que las recuerdo y el caminar, eso que llaman madurez, son dosis de motivación para VIVIR sin más ¡Ojo con esto! No quiero decir que vivo en una burbuja de felicidad; todos tenemos días mejores, días peores, somos una montaña rusa de emociones y eso no hay quien lo cambie, pero, sí, se pueden tunear un poquito los días no tan buenos o esos palos que trastocan, inevitables.

Vamos al lío sinestesia que te pierdes en los laureles mentales

Madrid Mola, vaya que si mola, tienes de todo cuanto quieras, cualquier plan es factible en esta ciudad. Si quieres lío, al lío, si quieres relajarte, te marcas un plan relax o te quedas en casita y listo. Normalmente, los fines de semana, me gusta probar nuevos sitios, ir tachando esos pendientes, poco a poco –ya sabes, si me lees, que la saturación no va conmigo-. Siempre me gusta decir “vamos a tomar un vinito” y, de ahí, lo que surja. Sé que cuando salgo, salgo y, si estoy bien, me pierdo en el ambiente y no veo hora de recogida.

Read Article

Parchís Sinestésico ¡El rol de jugar con éxito!

Hola, me llamo Raquel ¿Puedo acoplarme? A veces es tan fácil, a veces tan difícil. Supongo que alguna vez has estado solo/a en un sitio, anhelando compañía, si no, seguro que has tenido la duda de dar ese primer paso, lanzar la pregunta. ¿Eres de los que se lanza o de los que se acobija?

Te contaré un secreto antes de la partida del día. Yo era de las que se acobijaba, sentada en primera línea de clase, roja como un tomate al salir al frente, pero, queriendo salir, dar el paso. Lo he contado varias veces “compré un billete sin pensarlo dos veces y ese click hizo girar mi ruleta con otros aires, otros puntos de mira”. Salí entonces de la cueva, empecé a pillar las oportunidades a tiempo, a no andarme con rodeos, mareos de cabeza que no llevan a ninguna parte. ¿Por qué este goteo inicial? Sencillo. Los tres últimos findes que he pasado “geniales” son dados gracias a este cambio de línea. Los resumiré –hoy, 2, para que no me digas pesada-, con sus pases principales, con la única intención de que entres en alguna ocasión o los recrees a tu modo, con quien quieras y donde quieras.

Read Article

Campanilla entre aromas, sueños y nubarrones

Párate un momento, deja la mente en blanco “si puedes”, obsérvate tú, observa a tu alrededor, reflexiona. Ahora te pregunto ¿Cómo lo llevas? Piensa en el Slow Food, en la Fast Food y ponte en situación.

Antes de continuar con esta pequeña aventura en la que estás a punto de involucrarte, quiero decirte que sí, que Sinestesia anda más reflexiva de lo habitual, pero, ojo, no le pasa nada, solo que avanza, que mira las cosas con otra madurez y que, ante todo, necesita también respirar y comentar otros temas intrínsecos a la Buena Mesa ¡Anda, acompáñame, esto se hace muy aburrido si no es compartido!

La Calidad, burbuja subjetiva, incomprendida

La palabra calidad abarca mucho, viene “a veces” cargada de subjetividad, otras, atropellada por las expectativas previas; pero, es atributo TOP, eso no está reñido. Tras varios eventos sociales de mucha calidad “repercusión, exclusividad” presenciados últimamente, tuve una sensación momentánea que desencadenó todo este tiritintrantran que me traigo; disfrutas, claro que sí, pero al mismo tiempo piensas, “el caretismo”, dícese, según yo, ese postureo lanzado para dar imagen de felicidad y bienestar que muchos se plantan al entrar en escena ¡Qué poco me gusta!

La calidad de los encuentros la percibimos en función de las personas con las que los compartes; da igual la categoría del evento, si las personas son de tu agrado, transmiten buen rollo, la experiencia será fabulosa, memorable. Si no, te puedes sentir como un pato en un lago de cisnes. Slow Food VS Fast Food –sigo dándole vueltas a esto, pero vendrá en el siguiente capítulo, va en relación-. Dicho esto, voy a repasar algunas vivencias contigo, si gustas y te cae la oportunidad, podrás vivirlas en persona y ya me contarás.

Read Article

Año Nuevo, Vida Nueva ¿En serio?

Venga venga, Sinestesia ¡Espabila que la cuesta de enero está aquí y cuando te des cuenta, llega San Valentín, el Carnaval y tú sin escribir! Soy de esas que si empieza algo nunca lo deja a medias, o avanza o se finiquita, aunque a veces haya pecado de alargar cosas que no tenían sentido alguno, por la costumbre, por la inseguridad o la esperanza en ese “quizás funcione”. Anyway, lo que sí es cierto, es que con sus más y sus menos, he disfrutado/ aprendido del proceso. No te voy a mentir, tengo una torrija encima considerable después de Navidades, no por lo laboral que me subí al Ferrari de momento ¡Prueba superada! Sino por otras cosas de la vida, daños colaterales e iniciativas que te nublan por momentos. Fuera de envergaduras, mi frase es ¡Año Nuevo, Casa Nueva! Quienes me seguís ya lo sabéis, jejeje…

Antes de comenzar, te diré que no vas a encontrar en este primer post ninguna recomendación de sitios, no por nada, sino porque sencillamente mis últimas andanzas del 2017 son ya parte un flashback un tanto lejano. Voy a reflexionar y punto: si quieres, reflexionas conmigo, si no, ya nos vemos en los bares o en los próximos escritos ¡Tú decides!

Read Article