La Palabra y su efecto Mariposa

El otro día me dijeron, Raquel, te imagino cuando te dispones a escribir los post de Sinestesia y digo “será su momento de parar y desconectar”. Reí. Es cierto que no paro, soy inquieta y no sé cómo lo hago pero siempre, aunque no tenga un plan, se presenta. Me encanta escuchar historias, hablar (no qué va, jajaja), pero también me gusta estar sola (supongo que como a todos); uno de los momentos es, precisamente, el de los domingos por la mañana. Una ducha, desayunar y ponerme a teclear sin importarme nada más “mi mente y yo, a solas”. Entonces todo fluye y las palabras se dejan ver.

Lo primero que hago es preguntarme a mí misma, ver mis apetencias y buscar la aventura para empezar la historia. Hoy, lo tengo fácil, esta semana ha sido muy movidita por trabajo, también gratificante. Me quedé con las palabras, los actos, la comunicación. A modo de piscolabis contaré los matices que captaron mi atención.

Read Article