EN DONOSO CARNICERÍAS, LA EXCELENCIA ESTÁ SERVIDA

“Una hamburguesa para  cada carácter, sinergias alimentarias y mucho más”

Tenía una cita pendiente con Donoso Carnicerías (C/ Ricardo Fernández de la Puente, 17. Badajoz) y, por fin, el pasado jueves me dejé caer por allí. Seguro que más de uno ya tiene fichado este rinconcito tan selecto, pero si no, aquí estoy yo para animarte a que así sea.  Aún me quedan muchas cositas por probar, por supuesto, pero te contaré estas mis primeras impresiones.

Nada más entrar, percibes que es un sitio especial, distinto; sí, es una carnicería, pero no sólo es un sitio donde puedes comprar carne. Te resumiré, brevemente, la oferta de Donoso.
Por un lado, las carnes, de ave (pularda, capón, pollo, pavo, codornices…), de cerdo –hay de todo, tanto carnes frescas como embutidos-, de ternera -desde nuestra retinta extremeña hasta la ternera gallega y blanca, sin olvidar la ternera de Nebraska y el buey de Kobe). Por otro lado, cuentan con una gama selecta de elaboraciones cárnicas, como chistorras, salchichas o sus afamadas hamburguesas de las que te hablaré unas líneas más abajo. Además de todos los productos frescos y embutidos, cuentan con una selección de alimentos selectos de Extremadura, principalmente, y otras regiones en particular; quesos, salsas o cremas, como la de patatera con una mijina de miel o el chutney de mango o de pera y jengibre –me están tentando y las tengo qué probar, jeje-, incluso cervezas de la tierra, entre las que destaca la línea de Ballut, con las que hacen algunos eventos “de armonías y sensaciones”. 
Seguramente, irán ampliando la gama de productos, pues María Sanjuan, Gerente y Directora de Marketing en Donoso Carnicerías junto con su marido, me comentó que les gustaría contar con una oferta de vinos/aceites de la tierra, así como ir incluyendo productos novedosos que ellos van descubriendo en sus viajes y creen de interés para sus clientes.

Aquí no queda la cosa, porque también cuentan con una cocina profesional, donde hacen distintas elaboraciones, de cuarta y quinta gama; preparados para fajitas, ensaladas varias, rellenos de ternera, de cerdo o de ave, entre otras cositas.
Ahora sí, te contaré cómo son sus hamburguesas, uno de sus productos más demandados y, tras probarlas, entiendo el porqué. Para empezar, siguen el lema “una hamburguesa para cada carácter”, ofreciendo las clásicas, las creativas para los más sibaritas y atrevidos –de queso azul, con setas-trufas-piñones, a la italiana, con foie, de pistacho y cebolla caramelizada- o las crujientes como las de pollo. Varias personas me han recomendado las de pistacho. De momento,  probé las crujientes de pollo y, aunque te cuente que están riquísimas, sólo puedo decir que estas cosas hay que catarlas en primera persona: jugosa, sabrosa, crujiente, delicada y con una calidad que se percibe a primera vista, se siente en el cocinado y se disfruta a cada bocado. En su honor me inventé una receta y gustó mucho en casa, así que te la cuento y espero que te guste y la pongas en práctica.
Crunchy Sweet&Sour Chicken BURGUER


Es una explosión de sabores que sorprende por su justo contraste agridulce y la armonía de todos sus ingredientes. Sobre el pan de hamburguesa, untar queso crema y salsa casera de pepinillos con mostaza  un poquito de ajo; a continuación, hoja de lechuga, queso brie, la hamburguesa de pollo, loncha de queso cheddar, cebolla y tomate asado o a la plancha, hoja de lechuga y pimientos verdes caramelizados.  El cierre con el pan y el disfrute instantáneo. Ah, se me olvidaba, me encanta el pepinillo, así que, además de la crema, le puse también en láminas entre capa y capa. También tuve un error al freír las burguers, me quedaron muy tostadas (como puedes ver en la imagen), porque el aceite estaba muy caliente; os aconsejo hacerlas a fuego medio y pincharlas con el tenedor para que no queden crudas por dentro.
En esta ocasión, la tomamos con un vino de la Tierra de Castilla y León, Viña Pati, Sauvignon 2013 que recomendó hace poquito la experta Carmen Tristancho, directora de la RevistaGRADA La próxima vez, la probaré con una cervecita extremeña.
Antes de despedirme, quiero hacer referencia a la limpieza del local, de las instalaciones, todo está impecable; pagar un poquito más, merece la pena, es disfrute, es salud, es calidad. Esto es como probar un tomate de invernadero o uno de la huerta de mi padre. Ojo, Hay muchas carnicerías y muy buenas, pero Donoso es única en su concepto y oferta; podríamos decir que es el I+D en este sector, innovando constantemente, desde sus productos hasta su imagen, todo va en sintonía. No sé por qué o quizás sí, pero allí, en Donoso Carnicerías me sentí como pez en el agua; sentí que están en mi onda “sinestésica”, buscando emociones a través de los bocados, disfrutando y comunicando con mucho arte y mucha pasión.
Ahora sí, muchas gracias al equipo de DONOSO por recibirme y atenderme tan ricamente; a ti mi querido lector, sólo animarte a sentir a qué sabe Donoso, te gustará la experiencia y espero que nos la cuentes.