II QUEDADA DE TAPAS Y BLOGS

¡Seguimos patendo Madrid y por ahora sabe bien!

En el post anterior anuncié que ya estaba en marcha las segunda cita para los bloggers de la capital; hoy, pasados unos días, os puedo decir que ya espero ilusionada el siguiente reencuentro.
Como sabéis, mi espacio on line llamado Sinestesia Gastronómica refleja mis experiencias sensoriales tras los bocados que, poco a poco, me están permitiendo saborear Madrid. En este post, hablaré de la taberna La Cruzada, pero no será el protagonista principal; le daremos el papel en otra ocasión, aunque sin duda, será uno de los actores principales.
Jueves, 21 de Enero de 2010
Cuando se acercaban las 20.00 horas, el pasado jueves, varios duendecillos salían de sus hogares y trabajos para dirigirse a La Cruzada, donde 3 vinos y 3 tapas les estaban esperando.
Cuando estábamos todos, 18 bloggers para ser más exactos, hicimos los saludos correspondientes y nos pusimos cómodos para iniciar la cata, dirigida por el Sumiller Javier. Os detallo los vinos y las tapas que degustamos:

Armonía de sabores

Vino Frontaura Crianza 2005 (D.O Toro)
Milhoja de berenjena, tomate y Parmesano


Vino Pesquera Reserva 2001 (D.O Ribera Del Duero)
Tosta de tortilla de patatas


Remírez de Ganuza Reserva 2002 (D.O Ca. Rioja)
Hamburguesa de Steak Tartar

Entre vinos, tapas y risas, Javier nos hizo pasar un buen rato, catando buenos vinos y transmitiéndonos sus conocimientos para que entendiésemos paso a paso lo que nos quería decir cada vino y el por qué la elección de la tapa.
Con cada vino, hicimos las 3 fases de la cata (visual, olfativa y gustativa) donde todos participamos con nuestras pintorescas opiniones –más o menos acertadas-, unos con mayor olfato que otros, pero con una cosa en común “a todos nos gustaba el vino”. La verdad, Javier estuvo muy atento a todo, explicando las características de los vinos, incluso nos habló del proceso vinificación –proceso mediante el cual se transforma la uva en vino-, de las añadas y la decantación.
De los tres maridajes, me quedo con el segundo; el bocado de tortilla con esa personalidad del vino del Duero, buena pareja que no pasaba desapercibida. En segundo lugar, el Remírez de Ganuza con el Steak Tartar; el vino espectacular, quizás fuera el que más me sorprendió, muy equilibrado, elegante y con gran personalidad, es de los que necesitan dejarse tiempo en copa para que expresen su armonía. Sin embargo, el steak tartar no estuvo a la altura de su galán, creo que se dejó en casa los complementos, salsa Perrins, mostaza, tabasco, pimienta…, porque aquello parecía una hamburguesa de carne picada poco hecha con un toque de salsa de tomate –no estaba mal, pero eso no puede llamarse steak tartar. La primera pareja Frontaura y milhojas hizo bien en ser la primera, si no hubiera pasado desapercibida; creo que con este vino tengo que volver a quedar, no lo entendí muy bien –dentro de mi ignorancia, claro está-, y pienso que me puede ir gustando más si le doy más tiempo; la tapa, muy mejorable, le faltaba un poco de todo, más aliño, más parmesano y un poco de calor, templada hubiera estado más rica.
La Cruzada, buen punto de encuentro
Me he limitado a hablaros de la cata, sin más. De la Cruzada, deciros que esta taberna es pionera en Madrid donde abrió sus puertas en 1827 y que aunque ha sufrido un cambio de aires, mantiene el espíritu de antaño, siendo una parada perfecta donde disfrutar de la gastronomía, gran referencia de vinos y buena cocina; pero, ya os contaré cuando me cruce con ella en otra ocasión.
Tras la cata, el brindis con Amber Rouge, espumoso de manzana con polvo de oro. No conocía este vino y, la verdad, es que me gustó bastante; elegante vestimenta en botella, dorado resplandor en copa y sutil entrada en boca, dejando notas frutales y un agradable frescor.
Taberna La Cruzada
C/ Amnistía, 8
Tel. 91 548 01 31
www.tabernalacruzada.com
Fin de la noche, la puerta de enfrente
Sí, sí… salimos de la Taberna y derechitos al bar que estaba justo enfrente, en el nº 5 de la calle Amnistía, Bellini Cocktail Bar; luz tenue, velas, tonalidades moradas, coloridas obras de arte (en Bellini organizan exposiciones de artistas cada mes, así los visitantes pueden estar con las últimas tendencias, además de cambiar de look cada mes).
Tuvimos suerte, porque estuvimos muy cómodos y pudimos conversar largo y tendido, disfrutando de unos estupendos cócteles; la carta era bastante amplia y atractiva, así que cambié mi habitual mojito por un Roverly Crass (ron, lima, pomelo, almendra, frutos rojos y canela) y acerté de lleno, me gustó mucho, un toque de acidez perfecto que contrastaba con el sabor dulce de fondo, me lo bebí enseguida, jejeje…
Bellini Cocktail Bar
C/ Amnistía, 5
Tel. 91 547 78 19
Horario: De 20.00 a 2.00 de martes a jueves, viernes
y sábados hasta las 2.30. Domingos y lunes cerrado.
Queridos lectores,
Hasta aquí la 2ª reunión de Tapas y Blogs: qué decir, que lo pasamos genial, que seguimos teniendo muchas ganas de cocinar grandes cosas, seguir conociendo gente y aprendiendo de nuestras experiencias, siempre alegrando el paladar y brindando por la próxima quedada.
Queridos amigos de Tapas y Blogs,
Una vez más, me lo pasé en grande y volví a casa feliz y contenta.
¡Gracias a todos! Hasta la próxima.