Esencia en Restauración ¡Tu mejor baza!

Aquí estamos, de nuevo en domingo, tecleando y, hoy, sí voy a hablar de gastronomía con mis incisos habituales, llamémoslos reflexiones, cuando me plazca. Me centraré en dos nuevos sitios que visité en diciembre aplicando la visión de 360º -o esa es mi intención, jeje-.

El gigante de la restauración sigue creciendo, nuevos sitios emanan constantemente como champiñones, unos, réplicas de modelos importados de la gran manzana neoyorkina u otras ciudades cosmopolitas “si allí triunfa, triunfa aquí” (suele ser así, salvo excepciones); otros, en línea con las tendencias (lo healthy, el trash-cooking, poke & Buddha bowl, neotabernas, locales de barra y un largo etc) y, cómo no, entre los clásicos, también aparecen nuevos conceptos o simplemente “casas” que tienen personalidad.

Cuando conoces a una persona auténtica se nota y decimos eso de “que crack, qué chico/a tan peculiar” y eso mola ¿No? Pues en los restaurantes pasa lo mismo; si tiene esencia y lo sabe trasmitir, se siente, cala y si lo logras, da por seguro que el cliente-comensal se convertirá en tu mejor prescriptor, no solo volverá, te recomendará.

Personalmente, me gusta ir probando sitios de todas las categorías; puedo salir la mar de contenta tras comer un bocata de calamares en un bar a pie de calle, y salir con cara de póker de mesas con “en teoría” más caché. Influyen muchas cosas… y ya sabemos todos “esas dichosas expectativas” el papel que juegan en todo esto. Por eso, cuenta lo que eres y actúa en consecuencia. Esto es lo que hacen en La Despensa y en Palo Cortado y, a continuación, resumo mi experiencia.

Read Article