SÍNDROME AGS ¿Lo has probado?

Sí, no es domingo, no abro la ventana en el Barrio de Chamberí, no me asiento y tecleo como suele ser habitual, con el olor a café, el cacharreo… Me perdí en sueños y no quería despertar, digamos que le di una tregua a la agenda de Raquel Contador, me tomé el día de desconexión y quise seguir perdida todo el santo día.

Ejem… por dónde empiezo… La semana pasada fue intensa, comenzó con un lunes largo, trabajo en la mañana y encuentro de Barra de ideas en la tarde –soy fan de BDI desde que asistí al primer evento en septiembre de 2016, me quedé encantada y sigo estándolo, unos cracks-. El martes volví a Masterd y, por la tarde, marché a la ciudad onubense. Este capítulo te lo contaré detalladamente en los próximos días, hay que filtrar mucha información e hilarlo lento.

Estarás diciendo, a ver con qué nos sales ahora, qué será eso del Síndrome AGS ¿Alguna idea? Jajaja… Pues tiene que ver con mi plan del sábado, igual de dulce que raro; por ello, quiero contártelo, por si quieres contagiarte en alguna ocasión y jugar a tu gusto.    

Read Article