Yo aprendí, Yo Enseño

Cobertura 360 Grados

Nunca imaginé… ¿Os suena? Mientras me dispongo a despejar mi mente y ver en qué me inspiro hoy, anhelo las andadas, las aventuras de un ayer cercano que se siente lejos. Encuentros interesantes, quedadas sin plan, un café torero, un picnic en el retiro… Voy  a centrarme en las dos primeras palabras, creo que pueden deshilar algo emocionante, vamos a ello.

Read Article

De la Tempura al Confitado “benditas texturas”

En estos días, pienso en el jardín de mi casa del pueblo, de lo distinto que sería llevar el confinamiento allí, poder contar con esos respiros de luz, de aire, de silencio, rodeada de naturaleza. En Madrid, vivo en un primero interior, precisamente no es el mejor escenario para estar confinada, pero no queda otra. Normalmente, me da igual, en mi rutina, estoy todo el día fuera de casa. Hoy, vengo a contar un puñado de reflexiones, hiladas según se vayan cohesionando, sin plan.

Read Article

Días Soleados, Días Raros

Espléndido cielo el de hoy en Madrid, día primaveral; sales a comprar el pan y dan unas ganas tremendas de darse una caminata por la ciudad. No se puede, momentáneamente estamos enjaulados y el tomarse un respiro queda limitado a la adquisición de alimentos. Qué sensación tan rara… un domingo soleado en Madrid, desierto, sin el ruido de vida que la ciudad tiene, el murmuro continuo, entre bares, coches, gentío. Aunque estés en la calle y pudieras alargar el paseo, una se siente rara, culpable, estar fuera está prohibido -hay que cumplir y ser responsable-; vuelta a casa, a la cueva segura para ti, por ti y por todos. 15 días más de rutina casera, de confianza, de incertidumbre.

Read Article

Cercanía, Garantía con Propina

Llegar realmente, conectar con esencia o transmitir lo que realmente es. Parece tan sencillo ¿Verdad? Sin embargo, no y sí. Gran tema para reflexionar al compás de un vino o aromatizado con café ¿No te parece? Prepara la copa o la taza, yo te estoy esperando.

Circunstancias personales, me han desinestoxicado dos domingos seguidos, me pongo a retomar y, sí, algo de cúmulo para organizar. Tras echar un vistazo, me he decantado por recopilar aquí las experiencias con el exponente común de la cercanía natural. Me gustaría contarlas con detalle, lo merecen, pero las citaré brevemente intentando reflejar su identidad.

Read Article

El Sabor de lo impecable, compleja receta fraccionada

Llega el viernes y apenas ha sido un sorbo desde el lunes; antes de iniciar no quieres pensar en la agenda de la semana, solo sabes que va a ser un non stop continuado y que mejor si vas al día, tachando de poco a poco. Al final todo sale y marchas el viernes con una mochila recargada de productividad, esperando el finde para dejarte llevar, descansar o lo que te plazca. Hoy intentaré condensar algunas de las experiencias de esta semana, todas insertas de gratitud.

Read Article

¿Vino o Café? Reflextesia

A ver si nos vemos ¿No? ¿Cuántas veces oímos o decimos eso? Estoy segura que en más de una ocasión, tanto como estoy segura que “sí sí…” solemos decir y ahí se queda. “No tengo tiempo” es otra de las grandes alabanzas. Fuera florituras, para un vino o un café siempre hay hueco, otra cosa es que realmente quieras quedar e invertir tu tiempo en ese plan.

De un tiempo a esta parte, en mi caso, tomar un café o vino es la excusa perfecta para ver a personas con las que me gusta estar, compartir, charlar… Ojo, antes era de las del “sí sí… o no tengo tiempo” y me quedaba tan pancha.

Esta semana han caído unos cuantos cafés y vinos de excusa y, mientras, el Tiempo ha sido protagonista de 2 charlas a las que asistí y hoy me está dando pie para este inicio. No me voy a enrollar más, solo te dejo esta ecuación “Gastar Tiempo VS Invertir Tiempo” y te invito a que hagas tu propia relfextesia “sí, también me permito el lujo de crear palabras, jaja”.

Read Article

La Palabra y su efecto Mariposa

El otro día me dijeron, Raquel, te imagino cuando te dispones a escribir los post de Sinestesia y digo “será su momento de parar y desconectar”. Reí. Es cierto que no paro, soy inquieta y no sé cómo lo hago pero siempre, aunque no tenga un plan, se presenta. Me encanta escuchar historias, hablar (no qué va, jajaja), pero también me gusta estar sola (supongo que como a todos); uno de los momentos es, precisamente, el de los domingos por la mañana. Una ducha, desayunar y ponerme a teclear sin importarme nada más “mi mente y yo, a solas”. Entonces todo fluye y las palabras se dejan ver.

Lo primero que hago es preguntarme a mí misma, ver mis apetencias y buscar la aventura para empezar la historia. Hoy, lo tengo fácil, esta semana ha sido muy movidita por trabajo, también gratificante. Me quedé con las palabras, los actos, la comunicación. A modo de piscolabis contaré los matices que captaron mi atención.

Read Article

Sabor Intermitente; Umami Natural

Con este título, lo sé, estarás pensando, la sinestesia hoy irá con temas asiáticos o algún restaurante japonés. Eso sería la vía fácil, pero no sería Sinestesia. Así que, permíteme una dosis de reflexión para iniciar las aventuras de hoy ¡Tómalo como el aperitivo!

Desde pequeña, sin saber por qué he tenido una conexión especial con los sabores, siempre preguntando los ingredientes de las recetas y enredando cuando mi madre me dejaba. Ya te lo conté en alguna ocasión (mi evolución); no es extraño que constantemente “mi creatividad” crezca en las cosas del comer, en todo aquello que guarde relación  con el Hecho Gastronómico. El motivo, fácil; la pasión es siempre palpable, memorable.

¿Te has parado a reflexionar sobre tu trayectoria, tu evolución? Yo sí y, para variar, las etapas son identificables con los sabores. En general, los comienzos suelen tener un sabor neutro y ácido con altas cargas dulces; te falta experiencia, en muchos casos, demasiado ignorante o dormido/a, cualquier pequeño problema te causa acidez y las chuminadas te dan alas “carga dulce extra”. Creces o despiertas y empiezas a apreciar el sabor de la intermitencia: este podría ser el sabor de la sorpresa, seguramente, el más sabroso, el umami natural.

Llamo sabor intermitente a la etapa en la que tienes cierta madurez, has vivido cosas muy buenas y cosas muy malas, has crecido, evolucionado, vives al día siendo consciente de la importancia de cada minuto, te ríes porque sí y te dejas llevar ante el encanto de la incertidumbre. Dejas las expectativas a un lado, vives con ilusión pero no te ilusionas vagamente. Este aditivo puede o no estar siempre, ahora es la etapa en la que me muevo y la disfrutaré con esmero. Dices sí y te contentas hasta que dé luz roja o verde.

Read Article

El Sabor de Tu Mirada “bocado al habla”

Último domingo de marzo, se adelanta el reloj, cierras los ojos a las 3am, amaneces a las 8, puff… Mientras la cafetera hace su trabajo, preparo un improvisado para desayunar a base de pan marroquí “msemen o rghayef” (me enganchó desde el primer momento) con plátano, membrillo, mascarpone, toque de sal y pimienta, chispas de AOVE Bardomus Canetera –variedad autóctona de Castellón, es brutal este aceite- … Puedes decir “vaya mezcla”, pero te aseguro que está rico rico, jaja, al menos, a mí me encantó. Con este pan, lanzas la creatividad y «con intuición y sentido común» difícil negar el disfrute.

Seguramente, Sinestesia no volverá hasta la vuelta de Semana Santa, no habrá tiempo los próximos findes, yuhuuu ¡Vamos inspiración, no me falles!

Gastronómicamente hablando, mis comidas caseras (Tuppers de mamá, vorí vorí paraguayo by Cinthia y mis enreillos varios) han sido los tops de la semana y, en esto, no me voy a meter, tampoco a criticar sitios visitados que no me han dicho nada, no es mi estilo “si hay ocasión, me preguntan, doy mi opinión de buenas maneras –ojo, no tiene por qué ser la correcta, simplemente, trasmito mi experiencia-.

Los encuentros se han llevado la palma esta semanica, sigo tachando cafés pendientes, provocando reencuentros, vidas perdidas, puestas al día, el tiempo que vuela y el tic tac que sigue su frenético ritmo. También te digo que hay encuentros que quiero que lleguen y nunca se dan, jaja… No tendrá que ser, o, será, a su tiempo. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ¡Ilusión, no te vayas!

Read Article

El descorche y el infortunio, Efectos Cognitivos

Las sinestesias de los domingos han sido aparcadas, digamos que se han tomado un break por dos semanas; es una de las ventajas de la “no obligación” de disfrutar de un hobby sanamente, escribir por placer, con apetencias, con inspiración. Dirás… ¿Cuál es la recompensa? Para mí, no es otra que la satisfacción de compartir experiencias que me han alimentado de forma plena, compartirlas contigo y que las disfrutes leyendo -con vistas a darle realidad a esos feelings y que un día las sincronices haciéndolas tuyas-. Con suerte, te dejarán buenos recuerdos. Si eso se cumple, ya está, ya tiene sentido ser Sinestesia Gastronómica los domingos.

Bueno, qué decir, me crucé con algún desafortunado, mejor dicho «desafortunada yo, jaja» hace dos fines de semana. Me quitaron el móvil ¡Una putada con mayúsculas! Más allá de lo económico, es el tiempo perdido en poner todo al día y, para mi mala suerte, los contactos los he perdido. De todo se aprende y, ahora, “sincronización en google desde el primer momento; te lo aconsejo, por si aún tú no lo tienes”. En fin, qué rollo patatero te estoy soltando, por favore, jajaja… Pero viene al caso eh, jeje… De la rabia, la verdad, no me apetecía escribir, así que, me di un respiro, he dejado de estar on line un poco y, en breve, volveré a estar con mi rutina bloguera. Se abre el telón de nuevo.

Read Article