FranciscoJavierFragoso2CSedeAEGCateringExtremaduraComeyCalla2CNuevaSedeAcademiaExtremeC3B1adeGastronomC3ADa2CRaquelContador2CSinestesiaGastronC3B3mica

La Academia Extremeña de Gastronomía estrenará Sede en la localidad de Badajoz

Extremadura está en plena efervescencia gastronómica, se siente en el ambiente y las actividades en torno a la Buena Mesa cada vez son más notables

Hoy, ha tenido lugar la entrega de llaves de la futura Sede de la Academia Extremeña de Gastronomía (AEG) en  Badajoz, que abrirá sus puertas en un mes y que está ubicada sobre el histórico arco del Peso de Badajoz, con fabulosas vistas a la Plaza Alta.
Durante la jornada se nombró Académico de Honor a Francisco Javier Fragoso, alcalde de Badajoz, haciéndole entrega de la Medalla y el Mandil de Corcho de la AEG. Fragoso mencionó que  es un honor para la ciudad de Badajoz que la sede abra sus puertas en Badajoz. Además, mencionó que a título personal  “hace sus pinitos en la cocina y se pone el delantal en más de una ocasión”.  Según comentó, hace buenas paellas y buenas tortillas de patatas.
Tras las palabras del alcalde, se hizo entrega de las llaves de la Sede a Francisco Sauco, Presidente de la Academia Extremeña de Gastronomía, quien remarcó que se seguirá trabajando en la divulgación de la Marca Extremadura a través de distintos servicios en el Hecho Gastronómico. De hecho, el proyecto Saborea Badajoz está ya en marcha, trabajando para que el 2016 sea un año muy productivo gastronómicamente hablando.

Hasta aquí, un pequeño resumen de cómo aconteció la mañana de hoy. Por mi parte, fue un placer poder estar presente en el evento y entrar a formar parte de la Academia Extremeña de Gastronomía. Así es, hoy también nos fue entregada la Medalla a Carmen Tristancho, Directora de la revista GRADA y a mí. Sin duda, formar parte de este gremio defensor de la cultura gastronómica es un orgullo para alguien que desde pequeña se pierde entre aromas y sabores; espero aportar mis mejores ingredientes y encontrar buenas sinergias en esta receta.  

Finalmente, disfrutamos de un cóctel de la mano de Come y Calla que fue muy acertado y agradecido. Entre las tapas degustadas, brochetas de manzana, gamba y panceta (curiosa combinación), presa ibérica macerada en soja con puré de calabaza, carrilleras estofadas, carpaccio de solomillo con foie, mini hamburguesas de cordero y, por supuesto, Jamón Ibérico de Bellota y Torta de la Tierra de Barros, con tostaditas de pasas.

El vino elegido para la ocasión fue Habla del Silencio; nos permitía las pausas oportunas  e invitaba a una charla con sabiduría.

Ha sido una gran experiencia el participar en este acto y conocer al resto de académicos en persona. Cómo no, destaco mi encuentro después de 5 años con Rafa Prades, por fin pude “comer, charlar y beber”, frase que tomo prestada de mi amigo Gonzalo Sol, con él. Todo un profesional y un apasionado de la cocina. Ha sido un placer conversar e intercambiar opiniones contigo. Espero que nos volvamos a ver muy pronto.

Carmen Tristancho, Rafa Prades, Juan Antonio Narro y yo -Raquel Contador-. Foto los blogueros de la Academia Extremeña de Gastronomía.
No me puedo despedir sin decir que estoy inmensamente feliz de ver cómo por fin la Gastronomía Extremeña está empezando a caminar con la cabeza bien alta; apenas llevo un año en mi tierra y no he parado de ver estupendas iniciativas en terreno culinario ¡Un aplauso por todos los protagonistas y a seguir creando la Marca Extremadura!
RecetaBrasil2CRaquelContador2CSinestesiaGastronC3B3mica2CPAncontigo2CTallerCocinaBrasileC3B1a

COCINANDO AL SON BRASILEIRO

Taller de cocina “platos tradicionales de Brasil” en PanContigo

Ayer fue una jornada entre fogones, gente maja y muchas historias con ritmo. ¿Qué estuve haciendo? Cocinando con Jerusa Guercio, un menú típico brasileño; te daré unas breves pinceladas del festín que vivimos ayer, pues además son platos muy apropiados para las fechas navideñas que se aproximan.
Nos ponemos en situación “principio de la historia”

Hace apenas unos meses que conozco a Jerusa, una brasileña afincada en Badajoz y que estará en Extremadura hasta finales de junio. Ella es profesora de marketing y gestión de personal en la universidad de Brasil y eligió nuestra ciudad pacense para hacer su doctorado en ciencias ambientales. Le gusta cocinar y se le da bastante bien. Me habló del TIGRAO, un plato de la localidad de Ponta Grossa (Paraná, Brasil) que se toma en invierno como plato único, pues es muy nutritivo y completo. Me contó cómo se elaboraba y me llamó mucho la atención. Entre los ingredientes, carne de cerdo, repollo, verduras (ajo, cebolla y tomate) y masa de pan cruda. Me dije a mí misma que esto tenía que probarlo; era un plato novedoso y desconocido, pues de Brasil lo que nos suena a todos es la feijoada y la caipirinha, además de la samba, jeje…

Así que, pensé que sería buena idea organizar algo en PanContigo  (República Argentina, 2.Badajoz. 924 433 143) y aprender a hacer el Tigrão. Hablé con Jerusa e ideamos un menú completo con sabor a Brasil: Caipirinha, Tigrão y, como postre, Beijinho de coco y Brigadeiros de Chocolate. Solo quedaba que a Eugenio Garrido, director de PanContigo, le pareciera algo factible. Por supuesto, nos recibió con una merienda singular en su casa –con un delicioso brownie y tarta de queso- y hablamos sobre ello. Le gustó la idea y nos pusimos manos a la obra.

Taller y almuerzo compartido

Primero de todo, he de decir que lo pasamos muy bien y ello fue en parte al entusiasmo y la participación de las alumnas. No te voy a dejar hoy las recetas, pero prometo publicarlas sucesivamente, pues son bien agradecidas. Resumo brevemente el taller con mis impresiones más sinceras: Jerusa fue este día la gran anfitriona y mientras nos contaba sus historias, cocinaba y bailaba ¡sí, sí, bailó y mucho! Yo me puse a hacer la caipirinha y he de reconocer que no me gustaba nada; ahora, me encanta y, además, sé hacerla al modo tradicional. Mientras, Jerusa iba haciendo el Tigrao con ayuda de todas las alumnas; tardó más o menos 1.30 hrs en cocinarse a fuego lento. Nos enseñó que cuando está el pan “cocido con la salsa” está el plato; el secreto está en la salsa. Entretanto, fuimos haciendo los postres “Beijinho de coco y Brigadeiros de Chocolate”.

Terminamos la jornada sentados a la mesa y disfrutando del sabor de Brasil, entre historias variopintas y muchas risas. El tigrao está muy bueno, es un plato que hay que hacer con paciencia, económico y donde el pan conquista por su sabor y textura. Recuerda a los Gua Bao, los tan de moda bocatas chinos o los más familiares bocados de Oriente para los pacenses “los dumplings”.

Las “trufas brasileñas” como llamamos a los postres no fueron degustadas en su forma de bolitas, pues no dio tiempo a enfriar la masa; eso sí, están buenísimas y son muy fáciles. Solo una cosa: si no quieres darte un empacho, haz las bolitas, porque a cazo y cuchara es un no parar. Quienes estuvisteis sabéis a qué me refiero, jejeje… Te daré la receta y, cara a Navidad, es un postre muy fácil, delicioso, y mejor si haces la masa un día y boleas al día siguiente.

Finalmente, agradecer a Eugenio su atención y disposición en todo momento; también a Mª Ángeles, Quina, Ana, Alba y Tatiana y Paco, quienes hicieron de esta jornada, una experiencia entrañable y divertida. No me olvido de María José y Quini, equipo de PanContigo que realmente está contigo.

Lo que es la vida, cociné entre paraguayas en Madrid, entre coreanos en Londres y, ahora, entre los sabores de Brasil en Badajoz. Sin dejar de mencionar que aprendí a hacer la mejor Carrot Cake en Zimbabwe.
TabladeQuesos2CPanContigo2CIIPicnic2CRaquelContador2CSinestesiaGastronC3B3micaMix

II Picnic en PanContigo

“Todo lo que fermenta está bueno” 

La noche del pasado viernes tuvo un sabor diferente, un sabor de encuentro, de magia y de entusiasmo; y es que justo hacía un año que PanContigo (Badajoz) abría sus puertas, para ofrecer más que un buen pan artesano. Entre panes, pastas, talleres, charlas, cenas y tentempiés hay algo que siempre prevalece y es que todo es compartido. Cómo no podía ser de otra manera, Eugenio y Sol, artífices del obrador, quisieron que este Primer Aniversario fuera especial y, para ello, volvieron a abrir la cesta del picnic y, una vez más, volvieron a contar con nosotros.  

El primer picnic tuvo lugar el pasado 23 de junio y fue todo un éxito, de esos que dejan buen sabor de boca y un hasta la próxima. No podía faltar a este II encuentro bloguero y lo marqué con estrella en mi calendario, jeje…  Volver a ver y a compartir Buena Mesa con amantes del Hecho Gastronómico es siempre un gustazo que se respira y se siente diferente; las sensaciones se confunden entre aromas y sabores, perfecta experiencia para una sinestésica como yo.

Fue una velada acogedora, con muchas historias sobre la mesa y nuevos protagonistas, así que, intentaré condensar bien los ingredientes y contarte cómo se cocinó este II Picnic en PanContigo. 

Menú “Sabroso Picoteo”

Las aceitunas abrieron boca, pero no las típicas aceitunas, sino unas aceitunas de fruto dulce en su interior, de higo, cerezas o dátil. Un producto original y de calidad, de Gradoli Gourmet. Le siguió la “sopita calienta-alma” de Carol, con bacalao y algo más, suave y auténtica que nos preparó para recibir las dos versiones de Humus que preparó Olga de Veganizando; el de tomate seco con aroma de zatar me encandiló –menos mal que no había pan de pita, nachos o algo finito y crujiente, porque no hubiera parado de dipear-. Grande Olga, peculiar y con una gran personalidad esta chica.

Tras estos entrantes, le llegó el turno al bocado de berenjenas que preparé; un plato muy especial para mí y que ya hacía algún tiempo que no practicaba: gracias a él, conseguí pasar por los fogones de El Bulli y de Arzak. Es, sin duda, una receta a la que le guardo mucho cariño.

Después, dimos paso a los Ibéricos de Pepe Alba, paleta ibérica de bellota y chorizo ibérico. Pepe, gran divulgador de nuestros productos ibéricos y de Extremadura, nos habló de su labor y su filosofía de trabajo en El Jamón Hecho Arte; la calidad de producto y el mejor servicio para sus clientes es su máxima. Hizo una crítica a los 7 sabores tan comentados del jamón ibérico, para él, “no deberíamos hablar de menos de 50 sabores en una pieza de jamón, hay que medir tiempos, no sólo partes”. Pero, más platos seguían rotando, mientras sus autores nos explicaban receta o procedencia, como la ensalada de bacalao con naranja de Lourdes Torres, un plato típico cordobés, fácil y que siempre te hace quedar bien; o el lomo a la sal de Eugenio, simplemente perfecto en sabor y textura.


Entre tanto, fuimos dando paso al “rey del picnic”; había para todos los gustos, suaves, curados, semicurados, en crema… Ya sabes ¿no? Hablo del queso: Torta de Carbajo (Cáceres) que con el dulce de membrillo de Amparo casaba de maravilla, Torta de Villafranca de Los Barros, De la Serna… y muchos más gracias a la preciosa tabla que preparó Celia, de las Mesas Dulces de Celia, una presentación diferente para quesear con estilo. Evidentemente, el pan, como de costumbre, fue su gran aliado; esta vez, el integral de semilla fue mi favorito.

Antes de dar paso a los postres, quiero hacer mención a los vinos que nos acompañaron en esta velada: Pato Frio del Alentejo, Vino L´AND, Nadir, Reynolds Reserva 08, Payva Crianza 2012. La experta en vinos Carmen Tristancho, con su dulzura y buen hacer, nos fue presentando cada vino, invitándonos a la cata y al disfrute. Un lujo contar con Carmen, mujer llena de positivismo y con una luz especial. Espero no haberte aburrido mucho y que tengas aún huequito para el postre y la sobremesa, será liviana y bienvenida.

Dulces con alma, sonrisa persistente 

Sí, así es, los postres de Nuria tienen una pócima especial “si los pruebas es un no parar y cada bocado te gusta más”.

Esta vez, nos obsequió con dos recetas que rinden honor al huevo: un chupito de Arroz Bon Bocado –crema de huevo, arroz y almendra, aromatizado con canela- y Postre Nata con huevo Mole –un suspiro de claras a punto de nieve y crema, que, literalmente, te hacía suspirar-. Ambas, recetas tradicionales portuguesas. La repostería de Nuria es fabulosa, deja huella siempre.


No puedo terminar este escrito sin mencionar lo más importante, LA COMPAÑÍA: blogueros, periodistas, apasionados del Hecho Gastronómico y otras labores, que hicieron que este evento tuviera esencia, horneándose a fuego lento y que nos impregnó a todos con su aroma, reflejado en dulces y saladas sonrisas. Además, para todos nosotros, fue un honor y una gran suerte contar con la presencia de Iban Yarza, divulgador del pan artesano y autor de reconocidos libros, entre ellos, su última creación “¿Hacemos Pan?”, escrito junto a Alma Obregón y que acaba de salir al mercado. Iban definió el encuentro como “símbolo del optimismo” y no puedo estar más de acuerdo con él.

Gracias a todos por compartir una noche tan compleja y sencilla a la vez, sobre todo, a Eugenio y Sol, quienes hacen posible estas vivencias y nos hacen sentir como en casa en PanContigo. Echamos de menos a Carmen De Un Bocado (aunque sus macarons estuvieron presentes) y a Luly y sus empanadillas criollas; por mi parte, también a mi amiga Aida, de Mis Maridajes, quien estaba organizando el viaje desde Asturias para estar en el Picnic y tuvo que marchar a México de imprevisto. Ah, y a Marta de El Carrino de Catalín; os esperamos chicas, para la próxima, ya sabéis, un bodegón catalín no puede faltar.

Cuando pase el invierno, volveremos a sacar el mantel… jeje 😉 Mientras, no dejes de pasarte por PanContigo (C/ República Argentina, 2. Tel. 924 433 143)

CarrinodeCatalin2CweddingPlanner2CExpobodasBadajoz2Ceventosoriginales

RECETA DE SUEÑOS Y POSIBLES

Hoy sábado 7 de noviembre, estaré en Expobodas Badajoz  con el gran equipo de Air Drone View, para presentar nuestros servicios a todos los enamorados que nos visiten y estén planificando su enlace. Pero, no voy a hablar de drones, ni de restaurantes, si no de un carrino cargado de ilusión que empezó sus andaduras hace justo un año, El Carrino de Catalín. 
Sabores que compensan, ingredientes que congenian 

“Lo posible de lo imposible se mide por la voluntad del ser humano” -Andoni Luis Aduriz-

Con esta frase que preside los fogones del prestigioso chef de Mugaritz, inicio mi elogio a dos personas a las que quiero dar la enhorabuena por su trabajo y su pasión, Ana y Marta Parral, hermanas y fundadoras del Carrino de Catalín. El año pasado tuve el placer de estar en la Mise en place de este proyecto y disfrutar de dos intensas jornadas junto a ellas en Expobodas 2014, los pasamos genial y ahí empezaron a llegar los primeros viajeros. Desde entonces, no han parado de viajar, organizando eventos a nivel nacional –bautizos, bodas, cenas privadas, comuniones, etc.-; siguen evolucionando y reinventado el servicio de wedding planner (organizador de bodas), algo que cada vez se estila más y, si es con ellas, es un caramelo que contagia. 

 

Ana es licenciada en Ciencias Ambientales y Marta en Ciencias de la comunicación, ambas han trabajado durante años en sus respectivos sectores. Por circunstancias de la vida, coincidieron en un momento de búsqueda y mientras nada llegaba, fue surgiendo la idea de emprender algo juntas. Ana pasó una temporada en Inglaterra, viaje que organizamos y realizamos juntas; en ese tiempo empezó a cavilar y pensar qué quería ser y a dónde quería ir, me decía que estaba perdida –yo sabía que no-. Estuvimos unos meses separadas y antes de su regreso a España, me dijo, Raquel ya sé lo que quiero, es un poco locura, pero es mi sueño. Quería ser wedding planner, organizar bodas y hacer encuentros con chispa; había visto un curso, considerado el mejor  en España, impartido por Bodas de Cuento y me preguntó mi opinión. Le dije: Ana, siempre he visto que eres el alma de los encuentros, sin ti, no son lo mismo –igual pasa con Marta-, así que, si lo tienes claro, no lo dudes y a por ello, el no ya lo tienes, solo queda intentarlo, you never know. Ana volvió a España, Ana hizo el curso y Ana es ahora wedding planner en activo, directora de su propia empresa, junto a Marta –Community Manager y técnica de Diseño-. 
No me enrollo más, eso sí, te invito a visitar su página Perdona pero es Mi Día y a seguirles la pista, porque si quieres hacer que tu evento sea especial, no lo dudes, El Carrino de Catalín  te ofrecerá un viaje lleno de sabor, de esos que pasan a formar parte de tus recuerdos más dulces y distinguidos. Ofrecen eventos personalizados, con una decoración original; se nota el encanto y la pasión de sus artífices, únicas, especiales y carismáticas.
PD: He querido dedicarles este post a dos soñadoras que están haciendo su sueño realidad y a todas aquellas personas que tengan su receta en mente y tengan la incertidumbre de si gustará o no. Todo es posible, solo tienes que creer que lo es y hacer que sea. ¡No dejes de cocinar tus sueños, algún día pueden ser tu alimento en su sentido más amplio! SUERTE!!!
 ¡Enhorabuena chicas, os deseo mucho éxito y un largo recorrido!
PicnicUrbanoBloggersBadajoz

I Picnic Urbano en Extremadura

Encuentro Gastro-bloggers en Badajoz

Hace justo un año que aterricé de nuevo en Extremadura, en Badajoz, para ser más exactos, y unos cuantos días que vi cumplido uno de mis deseos. Para contaros los detalles me trasladaré a la Noche de San Juan, celebrada el pasado martes 23 de junio. Una noche mágica como manda la tradición, pero, esta vez, la ilusión ganó terreno a los fuegos y te contaré el porqué. 
Ya sabes que me gustan los encuentros donde abunda la charla y, si es entre apasionados por la gastronomía, ya ni te cuento. Echaba de menos los encuentros con bloggers, eruditos de la Buena Mesa, prensa especializada… esos eventos tan frecuentes que a diario se dan en ciudades como Madrid y a los que encantada solía asistir siempre que podía. Hace tiempo que me rondaba en la cabeza hacer algo así, aquí en Badajoz, y gracias a Eugenio y a Sol, del Obrador Pan Contigo, esto ha sido posible. Antes de entrar en materia, te contaré que, de primeras, estoy contenta de ver cómo poco a poco la calidad extremeña está despuntando, falta mucho por hacer, pero hay que empezar a caminar y todo se andará.

Presentaciones aparte, calidad con arte e ilusiones notables

El evento o mejor dicho “punto de encuentro” ha sido un foodstorming inicial, una primera toma de contacto para hacer conexiones e intercambiar ideas en base al Hecho Gastronómico, pues todos los asistentes teníamos algo en común: nuestro hobby tiene que ver con el comer y el beber.

El objetivo era pasarlo bien, compartir platos elaborados por nosotros y conocer gente con nuestras aficiones. Se cumplió y, ahora, es un recuerdo con buen retrogusto. Intentaré resumir lo que se cocinó aquel día y, sobre todo, los “bocados compartidos”. 

¡Allá vamos con el menú de “picoteo” y sus artífices!
El rol fue ir presentándonos uno a uno, contando el plato elaborado y un poquito de nosotros. Eugenio Garrido, director del Obrador Pan Contigo, inició la partida dándonos la bienvenida y agradeciendo la participación de los allí presentes. De sus manos, una selección de panes y una terrina de foie gras con cebolla confitada; perfecta con pan de pasas y nueces. Qué decir, un clásico y una exquisitez.
.

Después, le tocó el turno a una servidora y fíjate que olvidé explicar el porqué soy Sinestesia Gastronómica –estaba con la garganta aquel día y menos habladora de lo habitual-, pero presenté mi Crujillonesa, una torta crujiente de patatas con mahonesa de mejillones, que acompañé con una salsa de pepinillos, para quienes quisieran un sabor más potente.

A continuación, Mariana Serrano de Aceites Xévora 1848 nos apuntó los matices esenciales del oro líquido que nos trajo, dos aceites de Oliva Virgen Extra (AVOE) monovarietales “Picual” y “Arbequina”. Queda pendiente una cata pausada y una visita a los olivares –llegará jeje…-.

Cómo no, los respectivos brindis no podían faltar en la mesa y, en Extremadura, tenemos vinos de excelente calidad para acompañar nuestras recetas. Para mi sorpresa, nos acompañaron dos especialistas en la materia y fue un AS más que acertado contar con ellas; Carmen Tristancho, Directora de la Revista Grada y experta en el sector vitivinícola, y Elena Ordiales, Responsable del Área de Agricultura en Centro Tecnológico Nacional Agroalimentario Extremadura (CTAEX). Nos trajeron 3 vinos, un blanco, un tinto y un espumoso para el broche final. Para los aperitivos, Altara, vino blanco joven de la Tierra de Extremadura, de Bodegas Santa Marina. Los platos más contundentes al compás de Nadir Tinto Roble, de las variedades Syrah y Tempranillo; también extremeño de Bodegas Pago de las Encomiendas (Villafranca de los Barros).
Entre tanto, canapés variados y una coca ibérica de jamón y cabello de ángel de manos de Celia, una chica que dará mucho que hablar con sus Mesas Dulces y su simpatía. Me gustó mucho esta empanada dulce-salada, una apuesta original, una armonía atrevida. No podía faltar el queso, que causó sensaciones, curado de cabra de López de la Serna; cremoso, aromático, embaucador, extremeño y degustado gracias a Ana Parral;  wedding planner y directora de El Carrino de Catalín, junto a su hermana Marta Parral.

Podría decir muchas cosas de estas dos artistas, pero me las reservaré, para contarte su obra con más detalle próximamente.

Los snacks, minibocados o como queramos llamarlos, fueron claros protagonistas y te seguiré entrando hambre con ellos, pues la frescura y mezcla de sabores que nos propuso Amparo Griz fue interesante: ensalada Krissia sobre pan crujiente de centeno-sésamo o sobre tartaleta de patata, maíz y soja y, lo que más me gustó, triangulitos de pimientos asados con ventresca en tortas de Inés Rosales.  No podía faltar tampoco la defensora del agricultor, de lo ecológico y de filosofía Slow Food, Conchi de la Granja es un nombre y Ajo Blanco y patatas con Bacalao sus deleites. La calidad estuvo servida.

Llego al turno del “moja moja” y fue con un triplete de pestos elaborados por Gloria Franco del Blog Ytreats; qué decir, llevaba meses queriendo conocer a Gloria personalmente y, al fin, pudo ser. Su personalidad me desveló lo que ya pensaba, gracias a los mini bocados “saladitos” que nos presenta en su blog. Unas fotos pueden decirnos mucho y su técnica, su color, sus recetas y su escritura no pasan desapercibidos, como tampoco los pestos que nos preparó. Unos verdes, como el de rúcula-anacardos y el de cilantro y pipa de calabaza; otro rojo, de tomate seco, aceituna negra y romero. Este último me enamoró, nada que ver con el mojo canario y, sin embargo, me hizo recordarle. Estás de suerte, porque ya están las recetas en Ytreats, atrévete con ellos que te deleitarán. ¡Prometido!
De aquí, doy paso a los “enreillos” de Carol de El cazueleo de Carol; me hizo gracia al definirse como “enrea”, porque yo siempre digo que ando enredando en la cocina y cuando me llaman cocinera, digo llámame “enrea”. Combinaciones para danzar nos trajo, armonías en sintonía: vasitos de sopa veraniega de zanahoria, manzana verde y jengibre, una versión excelente de la sopa fría de zanahoria con encurtidos de Atrio y  los “gin & salmoning”, salmón macerado en Bombay con una cremita de wasabi entre alguna cosita más. Todo muy rico, pero tuvieron que ser los primeros en orden de cata, la sopa se atemperó y el crujiente dejó de ser crujiente.
Tarde, pero menos mal que hicieron reverencia, llegaron Luly y su marido, con su gracia argentina, sus empanadas de ternera con su repulgo y sus sándwiches de milanesa. Ay, qué ricas que estaban las empanadillas y eso que ya estaba en mi límite, pero tenía que probarlas. Espero volver a disfrutar de este manjar, pero con cervecita en mano y frente al lago, jejeje… Extraordinarias, qué masa, qué sabor… ñam ñam
¿Qué? Mucho picoteo y muchas ricuras que seguro te han abierto el apetito ¿No? Pero, aún queda coronar el encuentro ¡Siempre hay hueco para el postre!

Mama mía, las tartas de Nuria de Apunto de Nieve, fueron otros de mis flechazos de la noche, sólo quería probarlas y acabé con mis porciones y su sonrisa añadida. Se nota que esta mujer tiene mano para los dulces, cocina con pasión y si pruebas sus recetas te conquistan sí o sí. Hizo dos tartas, la torta de laranja, típica de la repostería portuguesa, una delicia  -según Mariana, de familia portuguesa, es una de las mejores que ha probado-; y una Cheesecake de Oreo, crujiente, cremosa, con su justo sabor a chocolate y galleta, contundente y, sin embargo, nada empalagosa. Para mí, fue un placer inmenso, también es verdad, que soy muy golosa. La acompañé con el vino tinto y fue un acierto y un gustazo. Luly trajo alfajores de dulce de leche, seguro que ricos también, pero no los probé.

Hasta aquí, el menú del Primer Picnic-Urbano en Badajoz, punto de encuentro entre bloggers de la localidad. Creo que todos los allí presentes disfrutamos mucho, compartiendo nuestras historias y viendo como poco a poco las cosas están cambiando. Mi filosofía de vida es que todo pasa por algo y estoy segura que esto ha sido la semilla que dará fruto a muchas satisfacciones venideras. Tenemos muchas ideas, calidad y una materia prima de excelencia, así que, ya es hora de sacarle partido, vamos a seguir cocinando “recetas” de aprendizaje, encuentros para divulgar y conocer el sabor de Extremadura y, por supuesto, a seguir disfrutando.

No me olvido del brindis final, lleno de vida, haciéndole un guiño a la tierra del Cava, un chin chin armonizado con Blanc de Noirs “Anna de Codorníu”, perfecto para  matizar la noche y un galán muy propio para los postres. +

Lua-SalC3B3n

RESTAURANTE LÚA

DÓNDE LA PASIÓN SE
BIFURCA EN MIL Y UNA EMOCIONES 
Han pasado ya unos meses desde mi
visita al restaurante Lúa (Paseo de Eduardo Dato, 5. Madrid), donde estuve
disfrutando, junto a otros duendecillos gastronómicos, del TapasBlogs que
tuvo lugar el pasado 28 de marzo. Todos y cada uno de estos encuentros tienen
un condimento especial que convierten estas “quedadas” en verdaderas “fiestas”,
con un entorno único y recomendable, para cualquier apasionado de la Buena
Mesa. Si bien es cierto, que tenía muchas ganas de asistir a este evento y
descubrir Lúa, pues había oído muy buenas referencias de su cocina, siendo
Carlos Noceda
–de ¡a ver qué cocinamos hoy! el primero que me habló de este sitio,
en uno de los primos Tapas&Blogs, aunque, por aquel entonces, Lúa se
encontraba en el nº 85 de la calle Zurbano. Ahora, regenta un local más amplio,
dividido en dos plantas, luminoso, sobrio en la decoración, a la par que
elegante, conservando el estilo de su antecesor, Zaranda, el restaurante que
dirigió Fernando Pérez Arellanos. 
“El placer de la buena mesa se disfruta con los cinco sentidos”
Esta frase es la esencia que, día
a día, hace que, en Lúa, las ideas se conviertan en experiencias, gracias al
equipo que dirige el joven chef Manuel Domínguez. Una de las mayores verdades
en la vida es que “lo que haces con cariño da buenos resultados” y, en cocina, es
una actitud imprescindible, pues “si cocinas con amor, todo sabe mejor”. Esto es
lo que sentí en Lúa, donde cada plato trasmite delicadeza, pasión, entusiasmo y
encanto, algo que se dibuja a primera vista, en su presentación y aroma, se disfruta en boca, dónde el sabor de cada plato era justo el equilibrio
de todas esas sensaciones, a las que se les suma una materia prima de calidad. 
La magia y el encanto de la
cocina de Lúa van tornándose semana tras semana, pues he de deciros que no
dispone de una carta convencional, sino que la oferta se basa en un menú
degustación que cambia semanalmente
y se presenta a través de un aperitivo y
cinco platos, siendo el último el que pone el toque dulce. La armonía
gastronómica se completa con una acertada bodega, que ofrece más de 30
referencias a precio de coste (con un precio de descorche por persona de 5´5 €)
y que es asesorada por David Villalón, del Restaurante el Padre. Hago un
paréntesis, para felicitar a David por su bien hacer en El Padre, ya que tuve la
suerte de conocerlo, gracias a las “catas a ciegas” que organiza Raquel Pardo,
periodista especializada en el mundo líquido (os recominedo entrar en su su blog “Raquel Líquida”) en el restaurante, donde David
nos da su opinión acerca de las referencias catadas. El Padre es, sin duda, una
buena opción para almorzar, tapear o cenar cualquier día de la semana, algo más
cotidiano que Lúa, pues es un concepto diferente, pero, con el mismo espíritu
que caracteriza a las cosas bien hechas, con estusiasmo. Volviendo al eje central de este post,
no puedo dejar de mencionar el servicio, pues es otro de los ingredientes sin
los cuales sería imposible esta armonía; una atención cuidada, cercana en su
punto justo y, sobre todo profesional, y con buen gusto. 
El deleite para cualquiera que se preste a su “juego”: El MENÚ
Cómo no, no podía dejar de comentaros
el menú con el que, Manuel Domínguez, nos sorprendió en este encuentro, al que dio paso nuestro amigo Carlos Noceda, con unas palabras de bienvenida que, aunque
breves, fueron merecedoras de un gran aplauso.
El punto de partida vino de la mano de Estrella
de Galicia Selección 2012
, una cerveza tostada que, según Manuel, éramos
los primeros en probar. Le siguió un sugerente aperitivo: Irlandés de lentejas y
boletus,
precedido de un vino blanco de Rueda “Bianca” (verdejo 2010). A
continuación, un tartar de atún con guacamole de wasabi y lima, polvo de nachos
y vinagreta de frambuesa (no tengo palabras, fue uno de los platos más aplaudidos,
así que, sólo una cosa ¡tenéis que probarlo!)
El toque tradicional se dejó ver
en la Sopa de ajo “a lo Lúa”, presentada con huevo escalfado, palomitas de
arroz rojo y carpaccio de trufa negra. La calidad mostraba su baza en la
Merluza al vapor sobre sopa de maíz, crudité de verduras y praliné de cacahuete,
un pescado blanco y con frescura, acompañado de un contraste dulce y salado
protagonizado por las verduras y los frutos secos. En este punto, abrimos paso
al tinto “Tres Matas”, de la Ribera del Duero. 
El plato de carne se presentó en
forma de Mini albóndigas de venado en reducción de teriyaki sobre un puré de
yuca, nabo y falsa guindilla con rabanitos
. Para su disfrute, nos sirvieron un
Rioja, Ontañón (crianza 2008). 
Hasta este momento, todo fue sobre
ruedas, pues cada plato era una obra singular, de tamaño justo y con un sabor
equilibrado, donde cada aroma se hacía sentir, pasando a ser un componente más
del “cuadro” final. El buen hacer continuó hasta el final, concluyendo
con una Crema de queso San Simón sobre sopa de violetas y cristal de miel que, personalmente,
me sorprendió, me encantó; textura “densa, casi como una esponjita-nube”, intenso sabor “queso
de vaca ahumado de la zona de Lugo”, que encontraba en las violetas el toque
justo y exótico de frescor y dulzura.
Hasta aquí os puedo contar, pues
Lúa se presta a dar experiencias y lograr emocionar a su espectadores “comensales
de aventuras bien contadas” día tras día y visita tras visita, así que, sin
duda, os recomiendo que no dejéis de pasar por el nº 5 del Paseo de Eduardo
Dato. 
Finalmente, darle las gracias al
equipo de Lúa (por su atención y dedicación), a TapasBlogs (quienes
convierten los eventos y la buena mesa en un “juego” que engancha y mucho) y a
Cristina Lancha, de Acción y Comunicación, quien hizo posible esta velada. 
PD: Este día comuniqué a mis
compañeros de TapasBlogs mi marcha, no sé por cuánto, de Madrid, pues me
marcho a otro continente, a otra cultura, pero no quiero dejar de agradecer
tantos buenos momentos, brindis y risas compartidas con todos ellos. Os seguiré
la pista desde el Sur de África. Un fuerte abrazo compinches del tapeo, los
fogones y la Buena Mesa.
LOCRO

LOS DOMINGOS DE LAS SAENGER

Hace casi dos años que mis domingos empezaron a tener un toque latino o mejor dicho “paraguayo”, pues desde que empecé a vivir con Cinthia y Dolly –paraguayas ellas- vengo siendo participante y comensal de sus reuniones dominicales. Vorí Vorí, Chipa guazú, locro, sopa paraguaya, ñoquis, guisos, Caburé, Kiveve, … sus platos típicos han ido desfilando cada fin de semana por casa, sumándose a la alegría de estas chicas del Paraguay, donde he aquí la que escribe ya se siente como de la familia, algo que me gratifica.
La gastronomía es un hecho cultural, muestra de la identidad de un país y, hoy en día, ejemplo de la globalización internacional, con sus ventajas e inconvenientes. Así, gracias a la inmigración proveniente de distintas partes del mundo, encontramos tiendas especializadas en productos latinoamericanos, japoneses, italianos, que se convierten en centros de interés para los españoles, deseosos de probar y conocer otros sabores. Mis chicas del Paraguay, suelen ir al Supermercado OKEY (C/Lérida, 78), donde suelen encontrar todos los ingredientes para sus elaboraciones; y, a mí, me ha permitido conocer su cocina, aunque me siguen diciendo que tengo que viajar a su país, que allí todo se realza.
El caso es que en este Domingo de Ramos, día en que se inicia la Semana Santa, he querido dedicarles estas líneas a mis amigas latinas, con quienes estoy altamente agradecida, por su apoyo y cariño durante estos 2 años. En Octubre de 2010, empecé mi vuelta de vacaciones con un post donde el chipa guazú fue el protagonista; apenas estaba empezando a conocer sus platos típicos, y ya me engatusaron. Hoy, volveré a disfrutar de la buena mesa en compañía de Dolly, Cinthia, Irma, Fátima y Ana, cinco Saenger que juntas montan solitas una fiesta, donde no hace falta nada más, el ritmo y el brindis nunca falta.
La última celebración, el domingo pasado, cambió de escenario, pues fuimos a Guadalajara, donde Dolly nos invitó a un almuerzo singular, donde nos agasajó con unos Mejillones con salsa de azafrán como aperitivo, una ensalada de primavera como entrante y unos Tagliatelle al estilo Bon Appetit –nos encantaron, con bacon, perejil, queso y yema de huevo empanada, tal y como la elaboró Unax Ugalde en la película Bon Appetit-.
El postre, de merengue, con piña y naranja, sobre base de bizcocho y relleno de crema pastelera, dulce, jugoso, borracho y en honor a su tía Cali, magnífica repostera en Paraguay, a quien le acompaña el siguiente lema “si pruebas los postres de la tía Cali, ya no querrás otros”.
Cómo no, la comida fue un éxito, pues los platos fueron deliciosos, y es que su autora, Dolly Saenger, es una gran Chef, que se ha ido curtiendo por experiencia propia y, tras su paso por la Escuela de Hostelería Fuenllana, donde fuimos compañeras entre cacerolas, sartenes y otras cuestiones, se ha formado en los fogones de Pan de Lujo, Volvoreta –Hotel Eurostars Madrid Tower- y continua haciéndolo en el Hotel Hospes (Plaza de laEnlace Independencia, 3), donde está al cargo de los desayunos “tipo buffet con un amplio surtido y representación internacional”; si queréis empezar el día de forma especial, no dejéis de probarlos. Helen, de círculos de fuego, lo disfrutó esta mañana y así lo reflejó en su twitter ¿Ganas de un desayuno dominguero de homenaje?
Últimos días de un viaje “recuerdos coloridos, enérgicos y sonrientes”
Como todos los viajes, tienen su tiempo y llega un día en que hay que partir, decir adiós o mejor dicho “hasta pronto”. Aún me quedan unas semanitas, para seguir disfrutando del carácter latino, pero pronto mi equipaje me acompañará hacia otro destino, haciendo parada en mi tierra “Extremadura”, tornaré rumbo hacia el sur, a conocer otro país, otra cultura y otra forma de vida. Ya os iré contando, pues aún me quedan varias anécdotas culinarias que contar de mis experiencias en Madrid y, seguramente, de Badajoz; pero, si todo va bien, en julio Sinestesia dará un giro a su contenido, mostrando nuevos sabores, cálidos y con mucha historia.
Sin más, el Paraguay me conquistó en Madrid, a través de sus gentes y su gastronomía. ¡Un brindis por la Saenger! Gracias chicas, ha sido un placer y, ya sabéis, estaremos más que conectadas.
La recomendación de este post, no es otra que trasmitir que el sabor de la compañía no es sustituible por nada, cada momento, cada almuerzo, si lo compartes con tu gente, pasa a ser un recuerdo inolvidable y una grata experiencia. Por eso, os deseo que cada domingo, cada almuerzo, lo hagáis un recuerdo y lo vayáis añadiendo a vuestro recetario de vida.
Aceites2Cobsequio

ACEITES CASTILLO DE CANENA

“EL BUEN HACER SE HACE SENTIR”

TAPAS&BLOGS volvió a dejar huella en su último encuentro, celebrado en el Restaurante “El Almirez”

Como he mencionado en alguna ocasión, hay sabores que aunque uno quisiera no se pueden olvidar, y que pasan a formar parte de nuestro recuerdo, estando presentes en nuestra memoria y reconociéndolos donde quiera que estén. Es curioso como los aromas, los sabores y las sensaciones van formando un abanico colorido, gustoso y placentero en cada uno de nosotros, moviéndose según las preferencias y los gustos de cada uno.
De momento, hay platos que me han sorprendido gratamente, he disfrutado con ellos y sigo haciéndolo cada vez que puedo; y, me pasa lo mismo con algunos productos de nuestra alimentación, como por ejemplo, el aceite de oliva “ese oro líquido, fuente de salud y bienestar”.
Como veréis, empiezo este escrito recordando buenos momentos, como lo fue, el que os vengo a narrar hoy, día de la Inmaculada Concepción. Para ello, me trasladaré al pasado 24 de noviembre, día en que se celebró el último Tapas&Blogs 2011 y, como no podía ser de otra manera, lo hizo con un sabor especial potenciado por sus protagonistas: Restaurante El Almirez (C/ Maldonado, 5), Aceites Castillo de Canena, Bodegas Señorío de Villarrica, Champagne Lallier y una veintena de Bloggers que estaban encantados de compartir la experiencia.
Camino junto a Tapas&Blogs cada vez que tengo ocasión y es que gusta salir con una sonrisa tras un almuerzo, una cena o un tapeo y, es esto, lo que me suelo llevar, entre otras cosas, de estos encuentros. Cada uno de ellos se viste y complementa según requiera la jornada, entre espumosos brindis, frente al estadio Bernabéu o formando makis, todo cabe en tapas&blogs. Y, esta vez, eligió un modelo tradicional, mediterráneo y fresco, donde relucieron las “joyas” de Castillo de Canena.
Castillo de Canena es aroma, historia, presente, buena mesa, sabiduría y naturaleza
Comenzamos la velada con bienvenidas palabras de José de la Cruz –chef y director de “El Almirez”-, de Rosa Vañó –Directora Comercial y de Marketing de Castillo de Canena-, de Bruno Jeanroy -representante de Lallier en España y, finalmente, de Jesús, Delegado Comercial de las Bodegas Señorío de Villarica.
A continuación, iniciamos el menú con una “cata” de aceites guiada por Rosa; probamos las variedades Aberquina, Picual y Royal, así como su serie especial, Primer Día de Cosecha, una serie limitada que cada año viste de etiqueta, diseñada por una figura representativa del mundo de la cultura: Sara Navarro, Enrique Ponce, Ainhoa Arteta… esta vez, firmada por Pau Gasol. El pan no podía ser cualquiera, así que, contamos con la calidad de Triticum. Y, previo brindis con los champagne Grande Reserve y Rosé, nos adentramos en el menú:
Salmorejo con ventresca con “Arberquina, primer día de cosecha” (bueno, sí, pero mejor con calorcito)
Matrimonio de verdel en vinagre y lomito de sardina ahumada “Picual, primer día de cosecha” (espectacular este armonioso y sutil bocado)
Alcachofa confitada y frita “Royal, primer día de cosecha” (suave, delicada y más que apetecible)
Le siguieron los platos principales: Rape Ondarroa con langostinos y Capón en pepitoria, dos platos de la casa, especialidades del chef, que disfrutamos junto a un Rioja Señorío de Villarica reserva 2007.
Cerramos con un postre ligero, Frutos rojos con salsa de chocolate blanco y helado de vainilla fundido. Sin duda, un encuentro de Buena Cosecha, donde no faltaron los Gin Tonics, que ya son un clásico en los Tapas&Blogs y que siempre terminan diciendo “nos vemos en la próxima”.
Sin más, os recomiendo que descubráis Castillo de Canena, yo tuve la suerte de hacerlo a través de Clara García (Export manager y marketing de la firma) y junto a mis compañeros de CPC y mi amiga Helen Vásquez del Blog Círculos de Fuego; desde entonces, he de reconocer que soy fan de este Aceite, pues os confieso que cada mañana mi tostada gana en sabor y aroma gracias a este oro líquido tan preciado y cotizado ¡Es un verdadero Placer!
No quiero cerrar este post, sin dar las gracias a todos los compañeros bloggers “amantes de los fogones y las tentaciones gastronómicas” por hacer posibles estos momentos, así que, brindo porque juntos sigamos cosechando sonados brindis y espumosos aplausos. Continuará…
PD: nos obsequiaron con dos botellas de Aceite de Oliva Virgen Extra “Reserva Familiar, Cosecha Temprana”, en su variedad Aberquino (ideal para acompañar con pescados blancos, frutas como la piña, ensaladas…) y Picual (recuerda al olor del tomate cortado, a la hierba fresca..): todo un detalle para para hacer “grandes” los pequeños placeres.
IMG_3848

BULGARIA, SABOR “COSMOPOLITA”

El domingo pasado, disfruté de un aperitivo búlgaro que me permitió acercarme a este país del Sur de Europa; y, hablo de “aperitivo”, porque dentro de la diversidad de platos que conforman su gastronomía, tuve la oportunidad de probar una selección de los platos más representativos, que, de momento, me adentran en su cultura culinaria. Así que, hoy, lunes de Semana Santa, quiero hablaros de esta comida, entre otras cosas, porque unos huevos pintados me llamaron la atención y, es que, ellos son unos de los protagonistas en estos días, donde los búlgaros preparan la Resureccion de Cristo, que concluirá el próximo domingo con el Velikden -el Día Grande- (Domingo Santo). Empezaré diciendo que el viaje fue un regalo de Mariela, una chica encantadora de Bulgaria y, además, cocinera, que vive en Madrid-. Nos invitó a conocer a qué sabe Bulgaría con un grandioso almuerzo en su casa.

Las ensaladas, anfitrionas de la mesas en Bulgaria

Nada más entrar nos dimos cuenta de una cosa, del cariño con el que estaba preparado todo, no faltaba detalle; una mesa con ensaladas, embutido búlgaro, pan…; otra, con dulces tentaciones. Todo elaborado de forma artesanal y cuidada presentación. De forma liviana, os contaré las cositas que probé, de una cocina llena de influencias, pues muchos de los platos búlgaros tienen influencias griegas, turcas, balcánicas, incluso árabes, italianas y húngaras.

Entrantes variopintos y con color:

Ensaladas varias: son muy famosas y abundantes en Bulgaria, y suelen aparecen acompañando casi cualquier plato. Probamos tres variedades; la ensalada de yogur, llamada “Blanca Nieves”, de textura y aspecto, parece más una salsa que una ensalada. Está hecha a base de yogur -sin agua-, eneldo fresco, pepino cortado, nueces, entre otras cosas. Ensalada de repollo, con zanahoria, apio y pimiento y la ensalada Shopska, de las más conocidas, y que se elabora con pepino, tomate, cebolla y queso Sirene (queso blanco de vaca, parecido al queso feta). Seguimos con el embutido -que me quedo con el ibérico-, el queso con pimentón y digamos que una especie de brazo gitano salado, pues era igual, pero con jamón dulce y queso blando.

Tras esto, llegó el Sarmi, uno de los platos más típicos y conocidos de Bulgaria. Son rollitos de hojas de dol, rellenos de carne de cerdo, ternera o cordero, con verduritas, comino y arroz. Es un bocado diferente, sobre todo por la textura, la col -fermentada- parece pasta y me recordaba un poco a los dinsun, por lo que los tomaría con salsa de soja. Cómo no, todo ello acompañado por el pan que siempre está presente en las mesas “a lo búlgaro”; el pan sorprende, por la forma y por la textura. Parece como una flor y se acerca más al brioche, que al pan que estamos acostumbrados en España; como curiosdidad, aparece con las porciones marcadas, así que, en un momento, lo cortas con las manos fácilmente y listo.

La consistencia y el postre

Cuando ya estábamos repletas, aparece la moussaka; desconocía que en Bulgaría tuvieran un plato llamado así, sólo conocía la versión griega. La diferencia es que Bulgaria, se hace con patata en lugar de Berenjenas y no lleva bechamel, sino que se cubre con una salsa de yogur y huevo. Es más pesada que la griega, pero es un bocado sabroso y para tenerlo en cuenta. Se condimenta con especia de Ajedrea -hierba del Mar Negro y del Mediterráneo Occidental, muy aromática-.

Como postre, tomamos croissant con chocolate y un bizcocho tipo brioche que llaman la atención por su forma. Además, había tarta de yogur con cacao (como la típica tarta de galletas de chocolate, pero con queso quark y nesquik -las capas eran con galletas “lenguas de gato”-; y Banitsa, un postre a base de huevos, leche, queso sirene y finas láminas de hojaldre -está delicioso, pero no es dulce, en España, lo pondríamos como entrate, es muy parecido a los tiropitas griegos, empanadas de queso feta-. Estos dos últimos, son obra de Petya, amiga de Mariela.

Ah, no me quiero olvidar de la guinda final, aportación de nuestra próxima chef –Ikram-, café artesano marroquí y pastas libanesas; el café es todo un personaje, que se presenta cargado de aromas y matices, pues el jengibre, la canela, la pimienta y otras especias no pasan desapercibidos en él. Algo distinto que te despierta de golpe, jejeje….. En resumen, Bulgaria cuenta con una cocina variada, que cogiendo influencias de sus “visitantes”ha ido adquiriendo su personalidad; sin duda, el yogur es fundamental, presente en muchos de sus platos.

Tal y como me dijo la anfitriona, “he querido mostraros un poquito de lo que hacemos, de las cosas más típicas, pero luego cada pueblo tiene sus recetas, sus guisos, sus productos…” Además de todo esto, Mariela nos contó su tradición en la Pascua “Choque de huevos”; durante la Semana Santa, el jueves o sábado Santo, en las casas pintan huevos (con color comestible) y el Domingo Santo “juegan” al choque; el huevo más resistente es salud de hierro y buena fortuna, así que lo guardan hasta el año próximo, donde lo sustituyen por el nuevo ganador.

Le pregunté a Mariela dónde podíamos disfrutar de todo esto y me dijo que en la Taberna Búlgara que hay por Vallecas (Avda. de Peña Prieta, 82. Tel. 91 551 56 00).

¡Buen Provecho y Buena Semana Santa!
chefmago

La Gastronomía, una partida que da mucho juego

Sabores, recuerdos, sensaciones, momentos, magia…
Cuando me decidí a hacer este blog, lo primero fue elegir el nombre, y, para ello, pensé en lo que para mí era la cocina y el disfrute de los alimentos, así llegué a Sinestesia – mezcla de los sentidos “saborear colores, ver aromas…”-
Porque, una experiencia entorno a la Buena Mesa puede ser mucho más que una comida -un momento único, un viaje a la infancia, una melodía de aromas, una mezcla de colores…-.
Es algo mágico, es placer.

Hablando de magia… el otro día tuve la oportunidad de probar tapas cuyo elemento común era “la sopa”, a través de las creaciones del Josean Merino, chef del restaurante Marmitaco en Vitoria-Gasteiz. La verdad es que me sorprendió gratamente, sobre todo me hizo pensar en la creatividad, el juego y en la posibilidades que ofrece el mundo de los fogones “el disfrute que verdaderamente alimenta”.

Una pizca de magia y voilá “una tapa-una sorpresa”
Josean Merino sabe dar ese toque que “sin perderse por las ramas” hace que el comensal sienta intriga y sorpresa ante un plato, o mejor, ante sus pequeñas degustaciones, pues es especialista en tapas . Con creatividad y de manera sencilla te hace partícipe de un espéctaculo culinario, viajero y sabroso. Él pone las directrices, tú haces posible el efecto mágico. Así, en su “Floración” -elegida mejor tapa vanguardista del Concurso Nacional de Valladolid 2009-; una maceta de tierra -en apariencia- que al regarla te regala verduritas, listas para ser comidas. Un efecto visual impactante. Ver video

No he probado esta flor comestible, pero, sí probé otros de sus trucos en una presentación de Sopas Mágicas, que organizó Gallina Blanca el pasado 30 de noviembe en Kitchen Club (C/Ballesta, 8). Recuerdo el cóctel de aperitivo (consomé con espuma de albariño), el capuccino de sopa (consomé con espuma de Idiazábal), las verduritas que brotaban al verter el caldo y que te trasladaban al campo, al momento de la recolecta.
En definitiva, realmente la cocina “a parte de ser la única cosa bella que realmente alimenta”, posee las fichas para comenzar la partida que uno desee jugar, las opciones son varias, sólo hay que querer crear y sorprender; sólo hay que tener buen gusto y aderezar con un toque de cariño. Habrá que pasarse por Vitoria y sentirse parte de juego que nos propone Josean . Si no vean, por ejemplo, su pastel de morcilla de Beasain con bizcocho de calabaza y huevas de naranja, ¿A qué parece un pastel de Chocolate con bizcocho de yema?Sin embargo, la vanguardia y los efectos impactantes son sólo unos condimentos dentro del mundo mágico de la cocina, porque las posibilidades son infinitas y lo que importa es el detalle, es éste el verdadero ingrediente que hace que la pocima funcione. Así, un Té de Navidad y unos bastones de canela – como los que tienen en Tea Shop– ponen fin a una comida con buenas vibraciones, con olor a Navidad… Así que, si en un momento dado añoras la Navidad, puedes recrear el momento con una sobremesa acompañada de éstos dos invitados.

Con los aromas podemos viajar, sentir, recordar, disfrutar, son algo fantástico, son un mundo para saborear y descubrir.

Nota: os invito a visitar el blog del chef mago joseanmerino.blogspot.com
Curiosidad: hay un blog que se llama magia en mi cocina que os puede abrir el apetito www.blogseitb.com/recetasdecocina/