Paladar Maduro, salpimentado de Connotaciones

Una de mis frases favoritas es “todo pasa por algo” o lo que es lo mismo “todo tiene un porqué”, algo que de pequeños no solemos entender, algo que la vida, con la experiencia, te va revelando. En mi camino, ya no tan corto, han ido trascurriendo muchas cosas, algunas maravillosas, otras no tanto, pero aquí seguimos, paso a paso, cultivando recuerdos, llenando el baúl de sabores espontáneos y programados. El paladar siente también el paso del tiempo, se hace más fino, más exigente, tiene más memoria.

¿Qué nos traes hoy señorita sinestésica? Eso te estarás preguntando ¿A qué sí?

Pues un resumen del día de ayer, siempre con connotaciones de relleno, para que pienses conmigo, mientras te dejo alguna que otra recomendación de mis últimas andanzas.

Read Article

Expectativas, ingrediente fantasma y decisivo

Soy inquieta, lo reconozco,  más si hablamos de hechos con sabor o notas con aroma. Normalmente, no puedo evitar indagar, estar al día de los sitios de moda, consultar opiniones y hacer un muestreo de sitios antes de decidirme y marcarme una gastro-experiencia. Me gustan los sitios míticos, auténticos, las pequeñas tascas, los bares de la esquina, las pastelerías con historia, los obradores que huelen a “pan pan”, los ultramarinos de barrio, el bullicio de los mercados “con el canto de pescaderos, carniceros y fruteros”. También me gusta lo nuevo, lo que marca tendencia de buena manera; me rechinan las imitaciones y las réplicas de lugares sin alma, todos cortados por el mismo patrón y que se limitan a seguir la moda.

Por otra parte, me fascinan las sorpresas, descubrir «puntos de interés» a pie de calle y salir sin plan alguno. Me dejo llevar por las apetencias para optar por la vía de búsqueda anticipada o in situ, al ritmo del callejeo y la espontaneidad.

Read Article

SABORES Y CONEXIONES CON CHISPA AGRIDULCE

La Cocina fluye y Crea Sinergias que marcan Tendencia

Está claro que “las cosas en común” unen, que la pasión compartida sabe mucho mejor y que cada persona tiene una afición. En mi caso, y antes de este boom culinario, siempre sentí devoción por los aromas, las recetas, el sabor rico de las comidas, curiosa ante lo que se cacharreaba en la cocina. Crecí, aún sigo en ello, y mi hobby sigue siendo la gastronomía.

Ahora bien, queramos o no, nos guste más o menos, todos compartimos experiencias culinarias, pues el acto del comer es practicado por todos; es un punto de inflexión, de unión entre personas. Eso es quizás lo que más me gusta, esas relaciones que surgen de las comidas.

Read Article

Magia, la mejor receta para el alma

Tú actitud determina Tú altitud

Y pensaréis… ¿Esto es gastronomía? Tengo curiosidades del Hecho Gastronómico que contarte, unos AVOES estupendos que probé, unas pizzas que me dejaron sin palabras, pero me guio por apetencias y Sinestesia Gastronómica “mi otro yo” me da pie a escribir según siento, así que ¡Allá vamos!

Últimamente, he estado reflexionando y cuando hago esto “a veces tiemblo, jeje” porque soy muy soñadora y esos pensamientos me pueden llevar a hacer sanas locuras, pero, de momento, mantengo los pies en la tierra. Hoy, quiero y me apetece hablar del éxito ¿Qué es?

Read Article

Reflexiones de Enero, bienvenida al Año Nuevo

Salud, familia, trabajo, amor y amistad compartida; en este orden, resulta una oportuna fórmula de vida ¿No crees?

Increíble pero cierto ¡No he abierto el ordenador en 10 días! Algo que, si mi memoria me acompaña, no pasaba desde hacía muchos años. Incluso, en África, no pasaba un día sin al menos revisar el correo. Fíjate que tenía hasta sentimiento de culpa –sigo sin revisar el correo, aunque será el siguiente paso-. Pero, oye, si una está de vacaciones (aún me quedan unos días) hay que hacerle caso a las apetencias y, la verdad, cero ganas de conectarme con el mundo del teclado, fijar mis ojos en la pantalla e involucrarme en estado ON  a tope.

Mi intención era trabajar en mi blog de forma relajada, pero los días se están agotando y mi propósito seguirá su curso en el año que recién estamos comenzando. Dirás ¿Qué me importa a mí lo que hayas hecho o no en Navidades Raquelita? Pues sí, cierto, pero esto me ha llevado a reflexionar y, en mis vaivenes, es donde quiero que me acompañes, más que nada, porque seguro que hay puntos de encuentros compartidos y discutidos.

Read Article

LaMucca de Pez, vaivén de sabores con acierto

La lluvia y el frío inundaron de golpe Madrid, cálidos hogares, paraguas transeúntes, ganas de salir, pereza ante la tempestad que atrapa, conversaciones al teléfono de planes por venir. Esto es una parte de la vida, tiene que haber días de sol y días de lluvia, también grises y nublados; como también es parte de los estados de ánimo de nosotros los seres humanos. Otra coincidencia de la naturaleza, siempre tan sabía. De ello, lo mejor, es que cada día es único e irrepetible; por ello, hay que comérselos con una sonrisa, con sol, viento o chaparrón.

Read Article

Nueva Andadura en Todos los Sentidos

“Compartir, brindar, curiosear y sonreír son fundamentos imprescindibles para VIVIR con eficacia plena y sin remordimientos”

Hoy martes, 4 de Octubre, me encuentro redactando un post para presentar el nuevo look de Sinestesia Gastronómica. Sí, por fin, he pasado de blogspot a wordpress. Mi perfil sinestésico nació hace ya 8 años, en mi afán de escribir sobre lo que más me apasiona “las experiencias del Hecho Gastronómico”, una plantilla sencilla con retoques que fui haciendo poco a poco con mi nula formación en html.

Después todo corrió muy rápido, los avances tecnológicos, los bloggers que se multiplican y los nuevos diseños; mi vida también iba en sintonía. Así que, en mente, ahí tenía yo ese run run run “Raquelita tienes que cambiar el blog, ya toca”, pero nada, por falta de tiempo y por ser un culo inquieto, el cambio no se daba. Pues bien, este año, era uno de mis propósitos y por fin puedo decir que lo he cumplido. Soy de las personas que cuando empieza algo, lo termina sí o sí, así que podéis imaginar cómo esta heridilla escocía de vez en cuando, jejeje. Y diréis… qué rollo me estás contando Raquel, pero sigo un poco más y ya os dejo continuar el martes.

Read Article

Sabores Primarios, Recuerdos Complejos

Si me conoces sabrás que desde pequeña siento algo especial por los aromas y los sabores, siempre indagando y enredando en la cocina; la improvisación meditada me caracteriza. Hace unos días me vino esta frase a la cabeza “sabores primarios, recuerdos complejos” y voy a desgranarla. Antes de comenzar a leer, me gustaría que te detuvieras y te preguntes qué te sugiere a ti, como cuando vemos un cuadro y la subjetividad entra en juego.

En mi caso, estos días son días de cambio, entusiasmada con la nueva aventura y también inquieta ante este nuevo viaje. De los anteriores, me llevo gratos momentos, mucho aprendizaje y sobre todo mucho Know How que me ayudará en esta nueva etapa. Es cierto que para avanzar, hay que tropezar, hay que tener objetivos y hay que querer cumplirlos; todo es posible si hay un posible que cumplir.

Read Article

RECETA DE ILUSIÓN, DE SUEÑOS, DE VIDA

Me gusta escribir y quienes me conocéis bien los sabéis, pero evidentemente no siempre se tienen los mismos ánimos; en ocasiones,  ni ganas de pensar tiene una. La vida es un REGALO, cada día abrimos un nuevo paquete y, a veces, se nos olvida que no estaremos siempre abriendo regalitos.

Sin embargo, a medida que uno crece, uno se da cuenta del valor de las cosas, de lo afortunados que somos y como los “problemillas” son chorradillas. Hace tiempo que estoy en esta onda, pero es este último año cuando la vida me ha mostrado su peor aliento. Literalmente, me ha dado “una de cal y otra de arena”. Desde el pasado viernes, siempre me faltará un ingrediente en mi receta de vida, pero trataré de que los platos diarios sean un bocado de felicidad, con sus pros y sus contras, pero lo intentaré. Para empezar, como sé que a ella le encantaría, voy a empezar dedicándole este post con un bizcocho en su honor. Va por ti, prima, amiga, artista.

Andaba desconcertada esta mañana de domingo, pero, casi sin darme cuenta, empecé a hacer un bizcocho. Así que me dije “venga, vamos a hacer un bizcocho de sueños e ilusión”; por suerte, tenía melocotones del campo –una de sus frutas preferidas-. No fue fácil, sonrisas y lágrimas en el aire, por sus recuerdos, porque sé lo que me diría acto seguido de publicar la foto en el facebook “uhmm mamma… cómo tiene que estar eso primi, anda guárdame un trocito antes de que lleguen los glotones de tus hermanos”. Su cara era un poema cuando probaba alguna delicia ¡Qué feliz con tan poquito era esta pequeña gran mujer!

Bizcocho “entresueños” de Melocotón y Coco

En este caso, más que la receta, os contaré su esencia –si alguien la quiere, por supuesto, la publicaré más adelante-.

Es un dulce especial, porque ella era única, diferente, sonriente siempre, como una Hada en su mundo y con su varita mágica. Nunca me dijo “No” a nada, siempre estaba dispuesta y, si era algo gastronómico, ya ni te cuento. Le encantaba comer bien y cocinar, la naturaleza, caminar y pensar bajo los atardeceres; escribir y bailar ¡Loquita se ponía mi niña cuando sonaba la buena música! Era su pasión, su vida, perderse entre canciones y hacer que el mundo vibrara  con TempoMusic, su programa de radio “donde la música se vivía con todos los sentidos”. Disfrutó al máximo siendo locutora en radio Barcarrota, siempre me hablaba de ello, de cuantos proyectos tenía en mente ¡Ay primi, me emociono con sólo pensarlo, pero venga, seré fuerte y terminaré este escrito! Así que, vamos con el bizcochito.

Cris, Margarita, Raquel y María. Vacaciones de Verano. Fuengirola 2011. Volvería encantada en la misma compañía. 

Es un bizcocho de aspecto sencillo y puro –como tú-, de ahí su glaseado, blanco con sabor a coco; pero también con un toque de limón, por tu fuerza y valentía, sin olvidarme de tu dulzura y energía derrochadora, sabor melocotón, jugosito y aromático como a ti te gustaban. No he querido decorarlo mucho, pero una flor no podía faltar, porque tú eras, entra todas, la flor más bella, que germinaba una y otra vez a través de tus una y mil sonrisas.

Me has enseñado muchas cosas y aunque cueste seguir sin tenerte cerca, estarás conmigo siempre y te prometo que viviré cada día como un regalo, lo disfrutaré como tal; cuando salga nublado pensaré en ti, para que sea soleado. Hasta pronto campeona ¡Qué grande mi María! Y sí, fui al campo hoy, tu lugar preferido, donde soñabas despierta y le cantabas al viento.

Se planificó un viaje, un viaje que haremos Cris, por ella, por nosotras.

PD: si queréis conocerla un poquito más, os aconsejo que le echéis un vistazo a su blog «Amanece el Cáncer» dónde nos contaba su día a día, de lucha, contra esta maldita enfermedad».

¿Con o sin Levadura?

Recetas
de Vida 

¿Con o sin Levadura? ¡Sí! Pero… ¿El qué? Podría ser un
bizcocho, un pan, un bollo o unas magdalenas, pero, noooo; vamos a ver otras
cuestiones, desde otra perspectiva, quizás como si de estos microorganismos se  tratara. 
 Caldero de Arroz, receta tradicional
Vamos a partir de una palabra que
a todos se nos presenta el “cambio”, eso que muchas veces llega sin avisar y
que nos monta una buena en nuestras vidas. He elegido este tema para
reflexionar  contigo y, cómo no, para
“cocinar palabras” con y sin las manos en la masa. 
De primeras, los cambios nos
suelen provocar inquietud, cierto pánico, nerviosismo, pero estos son sólo
sensaciones efímeras e irreales provocadas por la incertidumbre que nos atrapa
cuando decidimos salir de nuestro entorno, de nuestra “rutina”. 

Juego de Palabras, nuevos
contrastes
Imagina que las levaduras son “lo
habitual, la costumbre, lo estable”; de hecho sabemos su función cuando la
empleamos en nuestras masas: por ejemplo, en el pan, son las responsables de su
volumen, de su sabor y su aroma. Pero, ¿Qué pasa cuando las ignoramos? Puede ser por olvido o por
decisión propia, pero en ambos caso, está claro que algo cambiará. Pensemos
en los populares Brownis –originados ante el olvido de la levadura en un
bizcocho- y ahora mundialmente conocidos. Otras veces, los cocinillas más
curiosos y atrevidos cambian las recetas para innovar y buscar nuevos sabores; me
identifico con ellos, aunque me defino a mí misma con una “enreilla de los
fogones», donde la improvisación me caracteriza. 
Una vez más, en este escrito me
encuentro con la similitud entre los ingredientes de la vida y los de cualquier
otra receta
, donde “la creatividad y la felicidad” son dos utensilios  imprescindibles, para vivir con sabrosura.
Todo cambia, los imprevistos se siguen presentando, pero, al final hay resultados, esperados
o no, siempre hay opciones si te muestras abierto a ellas.
Como en todo “para gustos los
colores”, pero si puedo probar un cocido tradicional –me encanta, sobre todo el
extremeño, el de mi madre- y un cocido versionado o deconstruido, mucho mejor y
así en todo. Probar e intentar son dos ingredientes de éxito, acompañados de un
proceso de aprendizaje y éste será lo que, al fin y al cabo, te saciará y te
hará evolucionar.  
Florcaccia, foccacia pero con pan de coliflor
Por supuesto, hay que respetar
todos los gustos, eso siempre, pero lo que no vale es un “NO ME GUSTA”, eso que
tanto decimos cuando somos peques y no nos gustan la mayoría de los platos; entonces nuestras madres solían decir ¿lo has probado? Pues así, ¡Con todo! Si no sales
de las lentejas, los huevos fritos, los macarrones con tomate… no pasa nada. Ahora bien, lo que sí te puedo asegurar que estás dejando de probar muchas cosas ricas,
diferentes, que, aunque sean eventuales, te van a dejar recuerdos más que
satisfactorios y eso alimenta el alma, vaya que si alimenta, jejeje…

Hasta aquí, mi reflexión de hoy;
espero que te animes a probar a hacer las cosas sin levadura 
¡Buen provecho!