El Azar ¿Umami o Frenesí?

Nada pasa porque sí o, al menos, es mi filosofía de vida; llegan cosas sorprendentes que nos hacen vibrar, de alegría, de tristeza a veces, pero así es esto y así va a seguir siendo. Personalmente, me acompañan un cúmulo de “casualidades” bastante considerable: azar, destino, deseos cumplidos… Un mix diría yo. 

Mi historia con mi amiga Steffi es debido al azar y a mi instinto –no te la voy a contar, si algún día te tomas un café conmigo y te acuerdas, pregunta, jaja-. El caso es que gracias a ella, ayer, tuve la oportunidad de celebrar el Año Nuevo Chino 2019, en un encuentro muy cosmopolita; una neoyorkina, dos de California, otra de Philadelphia, Steffi de Indonesia y yo, la extremeña.

Read Article

A contraluz, historias en taza o cuenco

Domingo, no entran rayos de luz, el atardecer se avecina; el frío, en parte, perfiló mi fin de semana y, satisfecha, lo cierro con un café y una milhoja de dulce de leche y almendras. Hacía un día espléndido, decidí aislarme en la tarde y pasear sin rumbo en la mañana.

Llegó Febrero y quiero que más cafés pendientes se den. En estos tiempos, todos corremos, vamos acelerados, el día a día nos aisla, en muchas ocasiones, de nosotros mismos, de ratos amenos con amigos o incluso llamadas de larga conversación. El whatsapp, un mensaje, no es la solución, eso es lo fácil.

Caramba Raquel ¿Qué haces? ¿Estás rallada? Quizás estés pensando eso, jajaja… Estaba reflexionando en alto, pensando en las últimas experiencias, entre cafés, pizzas surrealistas y ramen de rebote. Dicho esto, comienzo mi narrativa dominguera.

Read Article

Esencia en Restauración ¡Tu mejor baza!

Aquí estamos, de nuevo en domingo, tecleando y, hoy, sí voy a hablar de gastronomía con mis incisos habituales, llamémoslos reflexiones, cuando me plazca. Me centraré en dos nuevos sitios que visité en diciembre aplicando la visión de 360º -o esa es mi intención, jeje-.

El gigante de la restauración sigue creciendo, nuevos sitios emanan constantemente como champiñones, unos, réplicas de modelos importados de la gran manzana neoyorkina u otras ciudades cosmopolitas “si allí triunfa, triunfa aquí” (suele ser así, salvo excepciones); otros, en línea con las tendencias (lo healthy, el trash-cooking, poke & Buddha bowl, neotabernas, locales de barra y un largo etc) y, cómo no, entre los clásicos, también aparecen nuevos conceptos o simplemente “casas” que tienen personalidad.

Cuando conoces a una persona auténtica se nota y decimos eso de “que crack, qué chico/a tan peculiar” y eso mola ¿No? Pues en los restaurantes pasa lo mismo; si tiene esencia y lo sabe trasmitir, se siente, cala y si lo logras, da por seguro que el cliente-comensal se convertirá en tu mejor prescriptor, no solo volverá, te recomendará.

Personalmente, me gusta ir probando sitios de todas las categorías; puedo salir la mar de contenta tras comer un bocata de calamares en un bar a pie de calle, y salir con cara de póker de mesas con “en teoría” más caché. Influyen muchas cosas… y ya sabemos todos “esas dichosas expectativas” el papel que juegan en todo esto. Por eso, cuenta lo que eres y actúa en consecuencia. Esto es lo que hacen en La Despensa y en Palo Cortado y, a continuación, resumo mi experiencia.

Read Article

Sin Sombrero; sazón de quita y pon al gusto

Hola querido lector/a; tras algunas ausencias dominicales, ya sabes que escribo con apetito y  sobre despensa, si no tengo nuevas cosas de interés ni inspiración, dejo fluir hasta que llegue una nueva historia con chicha. En Navidad, casi seguro que desconectaré de todo, así que, este post, probablemente, sea el último de este año que ya está llegando a su fin.

Ahora, en común a todos, las comidas de navidad, las preliminares, con compis del trabajo, los amigos de siempre y , las familiares, normalmente, los días 24, 25 y 31. Seguro que ya has disfrutado de alguna o te caerá en breve. En mi caso, el pasado viernes,  tuve la comida de empresa en Sin Sombrero y, oye, valga la redundancia ¡Pa quitarse el sombrero! Una experiencia genial que detallaré ligeramente, entre consejos de buena práctica.

Read Article

El descorche y el infortunio, Efectos Cognitivos

Las sinestesias de los domingos han sido aparcadas, digamos que se han tomado un break por dos semanas; es una de las ventajas de la “no obligación” de disfrutar de un hobby sanamente, escribir por placer, con apetencias, con inspiración. Dirás… ¿Cuál es la recompensa? Para mí, no es otra que la satisfacción de compartir experiencias que me han alimentado de forma plena, compartirlas contigo y que las disfrutes leyendo -con vistas a darle realidad a esos feelings y que un día las sincronices haciéndolas tuyas-. Con suerte, te dejarán buenos recuerdos. Si eso se cumple, ya está, ya tiene sentido ser Sinestesia Gastronómica los domingos.

Bueno, qué decir, me crucé con algún desafortunado, mejor dicho «desafortunada yo, jaja» hace dos fines de semana. Me quitaron el móvil ¡Una putada con mayúsculas! Más allá de lo económico, es el tiempo perdido en poner todo al día y, para mi mala suerte, los contactos los he perdido. De todo se aprende y, ahora, “sincronización en google desde el primer momento; te lo aconsejo, por si aún tú no lo tienes”. En fin, qué rollo patatero te estoy soltando, por favore, jajaja… Pero viene al caso eh, jeje… De la rabia, la verdad, no me apetecía escribir, así que, me di un respiro, he dejado de estar on line un poco y, en breve, volveré a estar con mi rutina bloguera. Se abre el telón de nuevo.

Read Article

La Sin Reserva, entre Gotas, Ceviches y Pisco Sours

Otra semana que se esfuma. Últimamente parece que los fines de semana se conectan con un leve paso de cebra, llegan los viernes en un pispás y el finde se convierte en un kit kat con su dulzor rápido y placentero. Debe ser porque no paro quieta, jeje… Lo veo algo positivo, pero si que es verdad que, de repente, te entran unas ganas tremendas de desconexión, eso o que el cuerpo, te dice “nena, para un poco no”. Este finde pretendo estar de relax, gracias medio catarro por obligarme a un reposo “hogarcil”.

Me espera una semana de mucho Rock & Roll, así que vamos a intentar hacer una pausa. Entretanto, retomo el blog; sí, el pasado finde no hubo gastro-sinestesias, pero me voy a trasladar al sábado pasado, 20 de octubre, para recomendaros un restaurante que me gustó mucho y daros algunos consejos prácticos para disfrutar de una noche a medio plan.

Read Article

Ensalada Mixta Contemporánea “al buen rollo”

¿Qué tal? Imagino que, descansando, de vuelta de un viaje, de resaca, trabajando o al rico ocio de los domingos, cada cual con su plan. Yo no tenía ni idea de qué haría este puente, pero una cosa tenía clara “en casa no me quedaba” y la única condición era “pasárselo bien y desconectar». Ha resultado tan molón que te lo voy a cascar “en fresco” y con toda su sabrosura.

Veganizando por Chamberí: Yantén Veggie Bar

El viernes estuve ideando varias opciones para la tarde noche y las apetencias oscilaban entre cena Mexicana con cóctel de Mezcal o restaurante vegetariano y visitar la Mezcaloteca, Maceras o el Dry Bar. Luego, lo que la noche deparara. Al final, optamos por el vegetariano, así que, de entre las opciones en mente, elegí Yantén Veggi Bar (C/ Cardenal Cisneros, 40). No soy vegana, pero me gusta probar cosas distintas y, la verdad, las veces que he comido en un vegano/vegetariano, he salido contenta. Leí varias opiniones, miré la carta de los tres que tenía en mente y la intuición me llevó al Yantén, parecía comida casera, sabrosa, en un bar sin pretensiones decorativas.

Read Article

El Séptimo sentido, un Arte inigualable

Toda experiencia nos viene dada a través de los sentidos, ya que mediante ellos percibimos todos los estímulos, internos y externos. Son esenciales y todos somos conscientes de ellos: oído, vista, olfato, tacto y gusto. Luego, quienes van un poco más allá y le ponen salsa a la vida, suelen aplicar el sexto sentido, al que me gusta nominar  “ingrediente cognitivo de la receta”. Entonces ¿Dónde ubicamos al Séptimo participante?

En este capítulo voy a contarte mi último viaje por el Sur, entre Huelva y Córdoba, muy resumidamente, pues dio mucho de sí y quiero entretenerte sin aburrirte, jeje… Está teñido del Séptimo Sentido, por ello, hoy, le haré un pequeño homenaje a este siempre bienvenido.

Read Article

Cápsulas de Vida en grano “Cultura Café”

Si los cafés hablasen… Piénsalo, cuántas historias entre cafés entrelazan nuestras vidas, cuántos puntos de encuentros provocan, siempre hay hueco para un café. Su aroma es despertador de muchos hogares, los desayunos de bares se mueven a golpes de cafés, rematan los almuerzos o marcan la sobremesa… Forma parte de nuestras vidas y es vida en origen.

Me gusta el café, pero desconocía que estoy en la etapa del flechazo; me ha cautivado y quiero tener muchas citas con él en sus distintas facetas, para conocer sus matices, sus secretos, apreciar su esencia en la taza y dejarme sorprender. Un viaje tan inesperado como mágico a Brasil me desveló mi ignorancia cafetera y me motivó para cambiar el chic y empezar a tomar buen café o, al menos, prestar atención a la hora de la compra/consumo ¡No vale cualquiera!

Read Article

El Tapeo y Su Gozadera ¡Historias en pequeñas dosis!

Vuelve a ser domingo ¡Despierta Sinestesia! No has dormido muy allá, pero… La siesta te consolará, yuhuhu…

Hoy, el amanecer fue distinto en el patio de vecinos, mi cuarto da hacia este y suelo dejar la ventana abierta, incluso en invierno. No se oía cacharreo ni olor a café y tostadas, el ascensor también gozaba en su silencio; debo ser de las pocas que sigue en el bloque aún, jajaja… Lo estoy disfrutando de lo lindo.

Me quedan 4 días para seguir en esta línea de tranquilidad absoluta en todas partes; una tajada solo apta en agosto en pleno centro de Madrid. El gimnasio es otro que ha bajado su ocupación a lo bestia; ayer, en baile, éramos cinco pelagatas, como clases particulares ¡Qué lujo! Normalmente, buscamos hueco para danzar del aforo que hay.

Me he mimetizado con esta atmósfera y, aunque me quedan días para vacaciones, cerré mi vida social desde ayer; si sale plan, de aquí hasta mi ida “nos veremos a la vuelta”. Me encanta hacer estos «reseteos» de vez en cuando, más que necesarios.

Pero buenoooo… Si mi propósito es contarte algunas de mis últimas salidas “gastro”; no sé cómo lo hago, es innato, me gusta ponerte en situación, imagino que llegamos a una mesa, empezamos a tomar café y te cuento cómo empecé el día, qué sensaciones tengo y me lío sola. Tras este guiño, resumiré mis últimas andanzas  con distintos protagonistas entre tapas, cócteles y charleta.

Leka Leka ¡Anota, anota!

Los sábados suele ser habitual que salga a tapear por ahí, intentando marchar noches variopintas y, si pilla algo de música en directo, aún mejor. Pasé un sábado (antes de mi viaje a Brasil) por este bar en la Latina (C/ San Bruno, 3), gracias a mi amigo Antonio que lo tenía registrado. El espacio es abierto al buen rollo, entre música, tragos y comida con una decoración peculiar, vintage, muy cuidada, que recrea un ambiente acogedor con un escenario para artistas de diversa índole. Primer punto de asentamiento, con la barra y algunas mesitas; un segundo “estilo salón con el acústico” ideal para veladas especiales.

Nos quedamos en el primero, en el balcón frente a la calle. La carta es bastante sugerente, escueta y acertada, con especializadas venezolanas y españolas. Pedimos los tostones –plátano macho frito- con guacamole y pollo/con carne y queso –realmente exquisitos- y el humus –muy bueno también, aunque hubiera mejorado con otro tipo de pan, más crujiente o tostado, pita o selección de chips-.

Sin duda, tuvimos una buena experiencia “tranquila, pausada”; volveré para ver la versión del invierno, con un plus de arte y más ambiente. Por cierto, muy acorde el nombre “leka, leka”, rico rico en Alemán o, en Sueco, “Jugar, jugar”;  este bar aúna ambas acepciones, se saborea y se juega. También puedes visitarles en su nuevo local, de reciente apertura, en Ópera (C/ de Santiago, 1).

Inclán Brutal Bar, reflejos cóncavos y convexos de la realidad culinaria actual

El pasado sábado se estaba cocinando otro encuentro, con Lourdes, mi amigui del pueblo que tras sus aventuras en Honduras estaba de vuelta en la capital. De mi lista de pendientes y de los abiertos en agosto, me pareció ideal Inclán Brutal Bar, pegaba con el estilo de Lur, pensé que encajaría; reservé mesa en el único turno que quedaba, las 23.10 hrs. Al final, fue buena hora, hacía un calor tremendo aquella noche.

El local es un guiño constante al dramaturgo que le da nombre, Ramón  María del Valle Inclán, y no solo porque esté en el callejón del Gato “mencionado por doquier en su obra Luces de Bohemia, con aquellos sus espejos, causa del Esperpento”. Un bar opuesto a los que hay por la zona, sorprende su rollo en medio de bares de siempre, llenos de turistas. Nada más entrar y te vuelves en una realidad brutalmente encantadora, dinamismo, ambiente neoyorkino salpicado de notas «valleinclanas», de su espíritu innovador, visionario de la realidad.

Las dos protagonistas de la noche, Raquel y Lourdes, se metieron de lleno en su papel y se dejaron embaucar por la magia convexa de la ficción a la acción. Pasó de todo, pero tendrás que añadirle imaginación eh… es muy largo, jajaja. Resumo.

Nos sentamos, entra un grupo de chicos, se sientan en la mesa pareja, viene uno, dice “Chicas, buenas noches, soy el responsable de estos tíos pesados; si os molestan, no dudéis en avisarme”. What??? Nosotras ¿Esto forma parte del espectáculo? Al final, quedó libre otra mesita y nos cambiamos, porque no podíamos conversar tranquilas “los chavales estaban de despedida de soltero, de ahí, el barullo”.

Pedimos el bacalao confitado con salsa de coco, curry y olivas negras (8€), el Bavette de ternera aromatizado con romero y verduritas a la parilla (7€) y el Bao “brutal” (3€). Nos gustó todo, todo.

Me encanta su concepto, una propuesta a modo de escenas del menú a la mesa, que implica creatividad y personalidad con una muestra de tapas, súper tapas y principales versionando la gastronomía actual, ofreciendo su visión que se presenta a modo de platos de alta cocina con un toque canalla entre trampantojos y recreaciones molonas al momento del servicio.

Definitivamente, os invito a pillar butaca en Inclán Brutal Bar. Además, puedes ir tanto para tomar algo en barra, como para cenar más pausado o tomar un cóctel. No me olvido de comentar uno de los puntos fuertes, el resto de personajes, los camareros/a, qué chicos más majos, más atentos, la sonrisa les caracteriza y dan un ritmo muy brutal a la historia que te vas a llevar si les visitas.

Al llegar la cuenta, no crees que hayas cenado por 12.50 € con vino incluido y dos cestos de pan. Tienen otro local similar en papeo, con distinta escena, a 2 pasos de este, Taberna Rosi La Loca (C/ de Cádiz, 4).

Seguimos la noche buscando un sitio para tomar una copa y bailar, oh oh, destinos cerrados por vacaciones.

Acabamos en Pointer, restaurante que se transforma en bar a media noche al lado de la Plaza de Colón. Nos tomamos un gin tonic, cerramos el bar, se nos acercaron unos chavales, intercambiamos 4 frases, paseamos por la Castellana, nos hablan otros chavales del Sur y, no sabemos cómo, entramos en un casino, con las mismas nos salimos, jajaja… Dijimos, vaya noche, venga pa casa… Así, aparecen dos portugueses que nos hablan, charlamos y, por fin, Lourdes al taxi, yo, a patas, ambas rumbo a sus hogares. Noches temáticas al compás del esperpento, abiertas al no plan, efusivas de risa y una pizca de locura controlada.

Cócteles de escándalo en Lakama Café (C/ Augusto Figueroa, 17), tras Leka Leka fue el climax de la noche

Eh ¿Y la conclusión? Pues no es otra que dar las gracias a las personas que hacéis posibles estas sinestesias, por estar ahí, por compartir estos momentos, tanto a los que saborean conmigo como a los que marcan el menú, te lo sirven y te lo plantan con una sonrisa ¡Buen verano y nos vemos a la vuelta!