Gastronestesia, pasión inyectada a pulso y con gotero

La anestesia te libera del dolor, la sinestesia te confunde, la gastronomía te alimenta y te divierte ¿Por qué este juego de palabras independientes? No lo sé, últimamente me cuesta conciliar el sueño, me resulta difícil hacer que mi mente descanse, estoy entre la sinestesia y la anestesia emocional ¿Qué carajos es esto chiquilla? ¿Cómo lo vas a enredar con la gastronomía? Sigue leyendo y lo descubrirás ¡Mi mente vuela, mis manos se dejan guiar!

Sigo sumando experiencias, a unas les sigo la pista y al final las cazo –instagram tiene parte de culpa, mis largos paseos de curiosa también- otras la capto al vuelo; muchas veces me sorprendo, muchas me lamento, pero esto es así y hasta que no se prueba, no se sabe.

Antes de contarte las últimas gastro-experiencias sentidas, quiero que tengas en cuenta al tiempo, al momento, a cómo te pille el cuerpo; todo influye, pero, lo que está claro, es que el tiempo es sabio y todo va llegando, todo va sumando. Ante esto, ¿Cómo haces, vives a cuenta gotas o te lanzas a la piscina? Hay oportunidades que las pillas a tiempo o se evaporan, luego vienen los lamentos y los “y sí, y sí…» ¡Leches, menos pensar, más actuar!

Read Article