UN BOCADO LLENO DE MAGIA Y COLOR

The End is Nothing, The road is All –Willa Cather-

Aventuras de una extremeña foodie en América: capítulo 8

No paro quieta ¡Qué gran verdad! Y es que desde pequeña he sido bastante inquieta y curiosa, diciendo sí y perdiéndome después de la escuela en más de una ocasión. Esto pasaba en la infancia, pero me vuelvo a sentir identificada con este ir y venir de experiencias continuadas, dejándome llevar por las aventuras que vienen a mi paso en Bradenton (Florida). Mucho por contar y poco tiempo para teclear, por lo que he de aguzar la mente para resumir sin perder detalle alguno. Esta vez, te voy a contar las experiencias entre dos mágicos mundos situados en Orlando, competentes y complementarios.

Walt Disney World, sábado 19 de de marzo

 

Visité EPCOT con Kelly y su familia: segundo parque temático en Walt Disney World Resort que abrió sus puertas en 1982, cuyas siglas significan «Comunidad Prototipo Experimental del Futuro». El parque se divide en dos partes principalmente, Future World –para vivir emociones gracias a la tecnología y el cambio- y World Showcase –para viajar a través del mundo, su cultura y su gastronomía, perfecto para mí jeje-.

 

Tuvimos mala suerte con el tiempo, pues estuvo lloviendo casi todo el día. Pero, por supuesto, la lluvia no fue impedimento para que lo pasáramos en grande, bebiendo y comiendo alrededor del mundo. Realmente es una gozada que puedas testar 11 países en un solo lugar, pues la reconstrucción es impresionante: la música, la comida, el paisaje, los camareros, no falta detalle en cada experiencia que ofrece este lugar.  Los países recreados en EPCOT son: México, Noruega, China, Alemania, Italia, EEUU, Japón, Marruecos, Francia, Reino Unido y Canadá. 

Nos tomamos un Frozen Margarita en México, una Funnel Cake en EEUU, un cóctel rosa en Francia, algunas Cervezas en Reino Unido y nos asentamos en Italia para la cena. Disfrutamos de unas deliciosas pizzas napolitanas en el Restaurante Vía Napoli –una pepperoni de medio metro y una margarita “tamaño normal”.

Las pizzas fueron deliciosas y realmente me recordaron a las que probé en Italia, de fina masa, con ingredientes frescos, reflejando la dieta mediterránea. Si te taparan los ojos y te dejaran en este lugar, te aseguro que pensarías que estás en la ciudad de la pasta. El camarero que nos atendió era de Milán, muy amable, atento y profesional. Eso sí, el vino bastante malo y el precio por copa es de 11$  -no digo más-. Brindamos con un chupito de Limoncello, cómo no…

Además del tour gastronómico y los paisajes varios, merece especial mención su acuario, gigante, con tiburones, rayas, tortugas y una infinitud de peces que invitan al relax y a la desconexión. Incluso puedes bucear allí si lo deseas.

El sol cayó, se anunciaba la noche y los fuegos artificiales empezaban su rutina de las 9 pm. Nosotros nos despedíamos de EPCOT, pero no del mundo mágico, pues nos hospedamos en Disney’s Art of Animation Resort, un hotel donde los protagonistas de Disney siguen en activo. Nuestra habitación fue “El Rey León”, así que, dormí diciendo ¡Hakuna Matata!

 

Universal Orlando, sábado 9 de abril 

 

Laura y Todd quisieron mostrarme otro mundo mágico, competencia de Disney, pero, desde mi punto de vista, complementario. Este parque temático ofrece una experiencia similar a Epcot, pero tiene más actividades para niños, es un lugar idóneo para disfrutar en familia  o con amigos. Universal Studios permite a los visitantes vivir el mundo de las películas y series más representativas de Hollywood. Uno de los principales atractivos que ofrece es la aventura The Wizarding World of Harry Potter, impresiona el decorado, igualito que en la película, puedes sentir la magia en vivo, en las tiendas, los pasadizos, la música… Por otra parte, reproduce las calles de Londres y otras ciudades TOP como New York. Hay varias montañas rusas con temática de series animadas; las mejores para  mí fueron Revenge of The Mummy y The Simpsons.Tuve la suerte de presenciar uno de los eventos más famosos del parque “Mardi Gras” que tiene lugar del 6 de febrero al 16 de Abril. Es un homenaje a las tradiciones de Nueva Orleans; se suceden conciertos en directo, auténtica comida cajún (cocina criolla de Luisiana de influencias francesas y africanas) y la recreación de su famoso desfile de carrozas y máscaras.

El sábado corrió muy rápido, un día muy completo, sin parar, que terminó con una cena mexicana/americana en el restaurante Chevys. Es un local amplio, muy americano, con “platillos mexicanos” a lo grande. De aperitivo, nachos con dos salsas, de queso con jalapeños –me recordó a la que ponen en la cadena VIPS) y la salsa típica mexicana (tomate y cilantro). Me apetecía un margarita y tenían una carta bastante original con distintos tipos de cócteles. Justo ese día, Todd me contó que tenía que probar el Margarona –margarita + coronita-, el preferido de su mujer Laura. Para nuestra sorpresa, Chevys lo tenía en carta, así que, Margarona por favor, jejeje…

Me encantan los margaritas y disfruto probando las distintas versiones, aunque me quedo con el clásico. Sin embargo, he de reconocer que el Margarona es original y muy rico: me gustó mucho la preparación, tipo granizado, sabor tradicional a Margarita, pero con el evidente toque de la coronita insertada en la copa y regulable en sabor, (tú puedes añadir más o menos, según gustos). Me pedí el chile poblano relleno con queso y salsa ranchera (rico, pero no sorprendente) y los tamales (me gustó mucho). Cada plato viene acompañado de arroz y alubias. Es un sitio recomendable, pero no es auténtica comida mexicana, es comida rápida a la mexicana con tamaño americano. Ideal para disfrutar de un picoteo compartido sin olvidar los margaritas –muy buenos-.

Al día siguiente, nos esperaba una mañana de compras y vuelta a casa “de paso por Disney Springs” la zona de restaurantes y bares de Disney donde tenía pendiente probar el mejor margarita según Laura. Hicimos una ronda por los Food Trucks existentes y conseguimos un margarita en DockSide Margaritas. La verdad, una despedida apetitosa y refrescante para culminar un tour mágico donde no faltó detalle.

Para terminar, decirte que si tienes la posibilidad de visitar Orlando, te recomiendo que pruebes ambos parques, similares, pero con matices que tienes que testar. El ambiente es increíble y, sin duda alguna, lo mejor para disfrutarlo a tope es la compañía, un ingrediente que nunca falla, condimento imprescindible para salpimentar cualquier experiencia y saborearla con gusto.
Me despido con una sonrisa, otro sueño cumplido y con nuevos aprendizajes para más rodaje, jejeje… Ah, por supuesto, gracias a la familia de Kelly y Todd por brindarme la oportunidad de recordar la magia de la infancia en un mundo único y singular.