La “Cazuela” de Mi Recreo

Si miro atrás, veo mi sombra y, levemente me cobija… Ha dado paso a un recreo que me gusta más y, a veces, hasta me asombra. Hace años, quizás, bailar sola, tomar una copa de vino contigo misma o salir de casa “a tu rollo” podría parecerme algo loco o raro. Quizás porque no lo había probado, jaja… El caso es que los viajes en soledad, los retos por ti misma y algunas ostias (hablemos claro) que te da la vida, te dan un chute que te conecta mágicamente contigo misma  y te hace, además,  relacionarte  más sanamente con tu entorno y con quienes compartes experiencias. Esto no es otra cosa que vivir el ahora dejando las preocupaciones futuras (que probablemente no lleguen o lleguen de otra forma, a saber…) y abriéndote a saborear lo que pasa en el momento de apertura.

Asimismo, le hago una ola a la nostalgia, a los recuerdos bonitos que vamos acumulando y que, cuando se presentan, te dan como un suspiro de calma y hasta pueden provocarte una sonrisa. Hoy, los recuerdos me están contando que tengo un cúmulo de gastro-aventuras a mí espaldas y que es hora de permitirles un presente o futuro para quienes “de algún modo” me dais rollito para que siga escribiendo. Sin orden cronológico, voy a darle paso a algunas recomendaciones apetecibles y que pueden ser parte de tu recreo.

Read Article

Ensalada Mixta Contemporánea “al buen rollo”

¿Qué tal? Imagino que, descansando, de vuelta de un viaje, de resaca, trabajando o al rico ocio de los domingos, cada cual con su plan. Yo no tenía ni idea de qué haría este puente, pero una cosa tenía clara “en casa no me quedaba” y la única condición era “pasárselo bien y desconectar». Ha resultado tan molón que te lo voy a cascar “en fresco” y con toda su sabrosura.

Veganizando por Chamberí: Yantén Veggie Bar

El viernes estuve ideando varias opciones para la tarde noche y las apetencias oscilaban entre cena Mexicana con cóctel de Mezcal o restaurante vegetariano y visitar la Mezcaloteca, Maceras o el Dry Bar. Luego, lo que la noche deparara. Al final, optamos por el vegetariano, así que, de entre las opciones en mente, elegí Yantén Veggi Bar (C/ Cardenal Cisneros, 40). No soy vegana, pero me gusta probar cosas distintas y, la verdad, las veces que he comido en un vegano/vegetariano, he salido contenta. Leí varias opiniones, miré la carta de los tres que tenía en mente y la intuición me llevó al Yantén, parecía comida casera, sabrosa, en un bar sin pretensiones decorativas.

Read Article