AmoryPaz-9

Receta Especial Navidad

Crujientes y Apetitosas Sonrisitas 

El espíritu navideño se siente
casi desde primeros de diciembre, pues las luces y la decoración típicas nos
anuncian que las Fiestas se aproximan. Pero, ahora, sí que podemos decir que
queda poquito para estar celebrando la Nochebuena con nuestros seres queridos. Así
que, supongo que ya tienes pensado los platitos que formarán parte de tu menú. 
Mi propósito de hoy es darte una
receta fácil, que va con todo y que es más que bienvenida siempre, tengas
apetito o no lo tengas y, además, es apta para todos los comensales.

La Sonrisa “la anfitriona perfecta que no puede faltar en tu mesa”
Todos pasamos momentos buenos y
otros no tan buenos, pero siempre podemos sonreír y de hecho debemos hacerlo.
La sonrisa es ligera, deliciosa, barata y va con todo, entonces ¿por qué no
cocinarla más a menudo?
Escribiendo estas líneas es inevitable no acordarme de
mi viaje a Zimbabwe; allí la gente le sonríe a la vida día a día y aunque las
cosas no son fáciles, ellos simplemente viven y disfrutan el momento al detalle.
Aprendí muchas cosas, pero sobre todo, a levantarme cada día y vivirlo
como un regalo, exprimirlo y saborearlo con gusto. 
No voy a enrollarme mucho con este
escrito, pues tan solo quería dedicarte unas palabras antes de que el 2014 nos
abandone. Además, tú mejor que nadie sabes tu “receta”, así que no te olvides
de que tú eres quien la cocinas.
 ¡Hazlo como quieras, pero no te olvides de Ser
Feliz!
Gracias por estar ahí, Felices
Fiestas y nos vemos en el 2015 😉

Ah, y ya sabes, ¡Contagia tu Sonrisa!

2014-05-2621.36.46-8

COCINAR Y VIVIR, DOS CARAS Y UN DESTINO

Recetas de vida
Días, muchos días han pasado desde mi último post, sintiendo
nostalgia, echando de menos contar mis aventuras, ésas que solían brindarme un
agradable retrogusto y que tanto me gustaba transmitiros. Obviamente, no he
dejado de caminar, pero, con distinta pauta.
Como sabéis, un día decidí dejar Madrid y darme la oportunidad
de vivir una experiencia  distinta,
dejando todo para irme una temporada a Zimbabwe. No sabía por qué, pero, no quise pensármelo mucho y, sin darle más vueltas,
compré el billete, así ya, no habría vuelta atrás. Simplemente, sentí  que tenía que ir y, ahora, sé cuánto bien me
ha hecho. Los aventureros  viajeros
suelen decir que “cuando empiezas, no paras, es como un vicio”, algo así, vino
a decirme mi amigo Paco en una ocasión y, vaya, sí que es cierto.
Después de vivir en África, me fui a Londres y, tras un año
en Inglaterra, decidí pasar una temporada en mi tierra, Extremadura, y,
es aquí donde estoy, en mi pueblecito, Barcarrota. En uno de mis ratos al sol,
me vino a la mente una reflexión “Raquel, será que te gusta vivir como cocinas…”
y acto seguido estas palabras; 
Cocinar y vivir, dos caras y un destino,
sin receta, sin
pausa,
con un mismo fin “disfrutar sin más”
y la indecisión
del toque final, que, 
habrá que probar y comprobar.
Y, he aquí la conexión, vivo y cocino de la misma manera,
sin receta, despejando la mente, para que la creatividad me guíe, dejando
cabida a la espontaneidad y disfrutando del Mágico sabor que ésta nos suele
dejar. Siempre hay unas bases, unas reglas, por supuesto, pero, a veces, es muy
positivo salirse del “camino” y aprender a mirar desde otra perspectiva. 
A lo largo de nuestra vida, se nos presentan muchas
bifurcaciones y, constantemente, estamos tomando decisiones y, la duda, nos
suele chinchar de vez en cuando, pero, ahí es donde me acuerdo de eso de “conectar
puntos”, esa manera de ver que nos mostró 
Steve Jobs, cofundador de Apple, y que como él mismo decía “No puedes
conectar los puntos (las experiencias significativas de tu vida) mirando hacia
delante, tienes que hacerlo mirando siempre hacia detrás”. Confío en esto y,
mientras voy avanzando, voy entendiendo las conexiones. 
Mi próxima aventura está por llegar, aún es un misterio y
estoy entusiasmada con hacerle frente; mientras, disfruto cada día, con mi
gente, mis enredos culinarios y mis sueños.

 

Sin más, dar las gracias a Sinestesia Gastronómica, por las
alegrías y la compañía que me ha dado, por la gente que me ha presentado.
Quiero seguir fusionando los sentidos, perdiéndome entre especias y haciendo
amigos. A ellos, les dedico esta pequeña reflexión, pero, sobre todo, a una  chica entusiasta y soñadora, cuya fortaleza y
alegría, hacen frente, día a día, a un nubarrón que se le ha plantado en el
camino. Admirada y afortunada me siento de ser tu prima. No dejes de soñar, por
muy loco que pueda parecer ¡tu sueño se cumplirá! Porque, otra cosa no, pero,
lo cierto es, que la realidad es consecuencia de nuestros pensamientos. Así que, puede ser, que Tempo Music sea ese primer punto.
PD: las dos primeras fotos son productos Extremeños, preciosa puesta de sol y los dulces de Marabé, la pastelería más antigua de Barcarrota y autora de dar dulzura a nuestra infancia. La última imagen encierra alegría, aventura…todo, es de una de mis últimas noches en Victoria Falls.
Sed felices