Pudin a la Naranja

Receta Tradicional e Improvisada

Desde niña,
los flanes siempre perdían la batalla frente a las natillas y el arroz con
leche; pero, eso fue hasta que me topé con el pudin, jejeje

¿Qué es un pudin o budín? Digamos que es una receta de
aprovechamiento entre el flan y el bizcocho, tanto en textura como en
apariencia. Y es que la base y la técnica son las mismas; siendo el pan, las
magdalenas, las galletas, bizcochos o lo que pillemos, el ingrediente que
marcará la diferencia. 
Esta elaboración originaria de la cocina inglesa “pudding”
se caracteriza por ser una masa a base de huevo y leche “con añadidos de miga”
y cocida al baño maría. Hoy te traigo un pudin dulce, pero también los podemos
elaborar salados: son típicos los de salmón, jamón york y queso, carne y
champiñones, etc.
Receta de
Pudin Tradicional a la Naranja
Ingredientes –para 6 personas-
  • 4 huevos
  • 75 grs.
    de azúcar (5 Cdas.)
  • ½ l. de
    leche entera
  • 3
    Rebanadas de pan bimbo, 1 magdalena y 2 galletas digestive
  • 125 ml Caramelo
    liquido
  • Ralladura
    de 1 naranja
  • 1
    ramita de canela en Rama
  • Una
    pizca de sal
 
Elaboración de la Receta
1. Calentamos
la leche en un cazo a fuego lento junto con el azúcar, la ralladura de naranja
y la canela en rama. Apartamos del fuego en cuanto empiece a hervir. Mientras,
deberíamos ir pre-calentando el horno a 220ºC,  con la bandeja del horno cubierta
de agua.
2. Quitamos
la canela en rama e incorporamos el pan, la magdalena y las galletas en trozos
a la leche; dejamos que se empape y trituramos con la túrmix. Añadimos los
huevos y volvemos a batir todo bien.
3. Cogemos
el molde deseado –preferiblemente, rectangular- y ponemos el caramelo líquido
(como un dedo de espesor). A continuación, vertemos la masa despacio en el
molde caramelizado.
4. Colocamos
el molde encima del agua y dejamos que se haga a 180ºC durante 45 minutos. Para
comprobar que está, podemos hacer la prueba del palillo y si sale limpio es que
ya está listo.
5. Dejamos
enfriar y desmoldamos: pasamos un cuchillo alrededor del molde y colocaremos una
fuente –mejor con algo de fondo-, encima;  con cuidado le damos la vuelta al molde y
voilá “listo para disfrutar”.
Consejos y Notas a tener en cuenta
Es un postre ideal para cualquier celebración, pues
siempre suele ser bienvenido, ya que es apto para casi todos los comensales. 
Es delicioso tanto frío como templado; cuenta con la
ventaja de que podemos hacerlo uno o dos días antes de su consumo.
Podemos acompañarlo con nata o helado a gusto – si es
neutro, por ejemplo, el de ron con pasas, vainilla, café o nata con nueces
quedaría perfecto
En nuestras meriendas, con una taza de café o un té
y, si lo vamos a disfrutar como postre para finalizar una comida, lo
armonizaría con un espumoso “Cava, Champagne o Prosecco”. 
-Por otro lado, puede ser un postre sin gluten si le añadimos bizcochos, galletas o pan sin gluten.
Por último, me encanta el juego que nos da el pudin,
pues su receta está abierta a la creatividad por completo, ya que los huevos,
la leche y el pan son ingredientes neutros que son una base perfecta ante
nuestros gustos y preferencias. Así, podremos elaborar un pudin de nueces,
coco, café, frutas o lalala… ¡Con lo que más te guste!
Sin más,
espero que te haya gustado esta receta y que la pongas en práctica muy pronto;  ahora, cara a la Navidad, vienen unos días muy
propicios, para que metas las manos en la masa y lo disfrutes con los tuyos. 

PD: esta receta la vi en la web Recetas de Cocina Casera, y la tomé de base, aunque, la improvisación volvió a formar parte de mis recetas y el resultado fue rico rico, jeje…

Deja un comentario