El Ingrediente Mágico de tu despensa

Finde radiante, algo de viento por Zaragoza, pero cielo despejado y solazo, cómo no, no quedé con mi amiga Eva (si no, quizás hubiéramos tenido que tirar del paraguas). Se avecinan viajes laborales y semana movidita –similar a las que solía tener antes de estos tiempos raros-, así que lo mejor es recargar pilas con un finde de no pensar y hacer lo a una le plazca ¡Qué bien sienta, jeje! Inesperadamente, hoy, me perdí andando creyéndome en el campo por momentos, ruta de caminata a un pie de casa.

Mientras me adentro en las turbulencias que del non stop, voy a comentar algunas historietas al estilo de sinestesia, dejando, si cabe, alguna idea al paso.

Paseo a través de la Ribera, una delicia, aire puro, silencio, a un paso de casa. Nueva ruta para rutina relax.

Comencé la semana, escuchando la entrevista que me hicieron mis compañeros de la Escuela de Audiovisuales la semana pasada; Rubén me invitó a sus charlas con expertos (sesión de podcast) y todo fue encaminado a hablar de tendencias gastronómicas. En gastronomía, más para los foodies, ya sabes que es un no parar, hay mil y una novedades, todo inventado y todo por inventar (así ha pasado la fiebre de los baos, los cronuts, los cupcakes; llegan los híbridos entre pizzas y burritos o los burritos de sushi, los smoothies proteicos o las tartas de queso versión derretidas que, constantemente, parpadean en los perfiles de instagram). Si tuviera que hablar de tendencias (no es lo mismo que moda), diría que, ahora mismo, todo se mueve en la línea de buscar lo sostenible, saludable, de proximidad y respetando al máximo el producto; a esto añadiría el modo del libre mercado apto para todos los gustos. Dietas como la  vegetariana/vegana o la cetogénica ganan seguidores cada día y, cómo no, si hay clientes que la siguen, los restaurantes en esta especialidad no tardan en aparecer.

Entre las modas y las tendencias, lo clásico, el producto de calidad, nunca pasa de moda y siempre se adapta a todas las épocas, así el Aceite de Oliva Virgen Extra, el Azafrán y todo aquello que ofrece nuestra despensa y conforma la dieta mediterránea. Por ejemplo, existen infinidad de AOVEs gracias a las distintas variedades de aceitunas que lo conforman, así podemos tener un aberquina perfecto para un mousse de plátano y chocolate o un picual, perfecto para darle potencia a una ensalada de berros y queso fresco. A destacar, dentro de la línea saludable, el tirón del café de especialidad y el chocolate Bean to Bar; por fin, estos ingredientes están marcando su línea en cuanto a calidad,  consumo saludable y sostenible. Si quieres escuchar la entrevista, haz clic aquí.

Como estoy más casera de lo habitual, hago más inventos o digamos que me entretengo más en la cocina. Últimamente me he enganchado a las galletas de avena, nunca pensé que me haría las galletas, era algo que solía comprar, pero es cierto que “galletas saludables” (por mucho que digan los paquetes) no encontrarás en los supermercados, unas más nutritivas que otras, pero saludables, las que tú te hagas o adquieras en obradores artesanos. Si aún no has probado las galletas de avena, de verdad, merecen la pena. Ya he hablado de ello en otro post, pero, como la avena es un comodín, sigo probando distintas variedades y aquí te las planto. Ayer, las hice de plátano, coco, frutos secos, canela, aove y pizca de sal. Tosté la avena con el aove en la sartén, trituré el plátano; tras esto, solo hay que mezclar todo y hacer las bolitas para (aplastadas) colocarlas sobre papel de horno y cocer a 180º durante 15 minutos. Una vez que están doraditas, apago el horno y las dejo enfriar con la puerta del horno abierta. Quedan súper crujientes y son ideales para desayunar o merendar.

Eso sí, más de una vez me ha pasado que, al día siguiente, tachin tachan… ¿Dónde quedó el extra crujiente? Qué rabia da, blanditas están buenas pero no son tan apetecibles. Si no las consumes en el mismo día, aguantan bien 2 semanas y, para mantenerlas crujientes, lo mejor es introducirlas en un tarro metálico o de cristal con un puñado de arroz o palomitas de maíz (esto absorbe la humedad y las galletas se mantendrán crujientes). Pero, si se te han puesto blandas, ¡Tranquilo/a! puedes recuperar la textura crunchy; 30 segundos al microondas sobre papel de cocina y listo, o al horno durante cinco minutos. Otra opción, si haces muchas, es congelarlas.

Ya puestos, incluso me dio por hacer capuchino instantáneo casero, se elabora con leche en polvo. Me ha salido bien, pero no hace la espuma que hace el comprado, jajaja… Está claro que los ingredientes mágicos de la alimentación industrial aún no los controlo. Sin embargo, el preparado para elaborar la leche dorada o golden milk (me encanta) y que solía comprar en Spicy Yuli en Madrid (al no encontrarlo en Zaragoza) lo hice yo misma mezclando todas las especias y, voilá, buenísimo, esto sí, al ser natural, me ha salido tal y como esperaba. Para el capuchino (si no tienes cafeteras con espumador ni batidor) puedes hacerlo a lo casero, solo necesitas un bote de cristal; lo llenas con un poquito de leche, agitas, calientas en el micro y a servir sobre el café, queda un capuchino con espumita muy presentable.

Así que, cuando hacemos cosas caseras, el truco es probar y probar (tras el fracaso, buscar en google ayuda), al final, sin añadidos raros, se encuentra la fórmula para elaborar las cosas tal y como nos gustan.

Quiero mencionar, nuevamente, al pan árabe (nsemmen). Para mí, es una tendencia desde que lo descubrí; tengo debilidad por este pan, compro varios y lo congelo en cuadritos. Es otro comodín apto para dulce o salado o, simplemente, como acompañante. Yo lo suelo meter en el tostador (queda extra crujiente) y ya, según apetencias, con queso feta y miel es muy top, pero con jamón ibérico y queso suave es un terremoto de placer… Con lo que gustes, si no lo has probado, ya estás tardando, jeje… Yo tengo la suerte de haber encontrado una carnicería halal en el barrio donde lo venden. Por lo que sé, es un pan muy fácil de elaborar pues se hace en sartén, pero, de momento, compro este que está bien bueno. Este finde, además, tenían relleno de carne y pimientos, ni te cuento cómo está ¡Espectacular!

Pan artesano árabe de la Carnicería Halal Rami (C/Del Coso, 192), solo y de carne/pimientos

Me marcho contando una anécdota de esta semana; los compis de trabajo nos trajeron una tarta de regalo, dijeron que era de Ismael y yo, tan campante, comuniqué a mi equipo que la tarta era obsequio de Ismael ¡Ay mi madre! No había ningún Ismael, pero el secreto se desveló cuando fui a la nevera y abrí la bolsa “obrador Ismael” jajaja…

Por lo visto, este obrador es uno de los clásicos en Zaragoza y de los más artesanos (desconocía este detalle). La tarta, Selva Negra, la mejor que he tomado en mi vida de este estilo ¡Buenísima, un bocado y un enganche has  ta darle fin!

Madre mía, al salir me topé con el espejo del hall, entre gorro, pañuelo y mascarilla, inspectora a lo safari, jajaja… ¡Vaya Pintas!

 

10 comments

  1. Buenas noches mi dulce amiga, me alegra ver que volvió la alegría y Entusiasmó en tus líneas, parece que pronto tendremos una maña feliz de su destino, no sabes cuanto me alegra que eso sea así, disfruta cada instante y estos tiempos convulsivos pasarán amiga y pronto, nunca hemos de perder la esperanza.

    Te deseo lo mejor.

    1. Hola Rabea,
      Me alegra leerte siempre y que me sigas; sí, todo llegará, esperemos que pronto se pueda sociabilizar más y conocer los rincones de la ciudad libremente.
      Un abrazo

  2. Hola, me ha gustado mucho, probaré de hacer estas galletas de avena con otros ingredientes, que espero me salgan muy bien !
    Gracias por los tips, hasta pronto.

    1. Hola Eli; muchas gracias. Ya me contarás qué tal te salen las galletas, lo difícil es mantener el crujiente, incluso con los consejos, no es fácil jeje
      Abrazos

      Raquel

  3. Buenas tardes guapa! Que gusto da verte y el gorro te favorece mucho!!!!!!!!! La verdad que no he preparado yo las galletas con avena, pero siempre tenia ganas de probarlas y sabes que yo probare y te mandare las fotos a ver que tal se me quedan. Gracias por compartir con nosotros siempre algo curioso y apetitoso. Que tengas muy buena semana!!!!!!!! Quidate mucho!!!!!!!!!

    1. Hola Inga,

      Muchas gracias; iba muy tapada por motivo jejeje… ya me contarás cómo te quedan esas galletas. Un abrazo

  4. Buenos días me gusto mucho saludos

    1. Hola Nelson; muchas gracias por pasarte. Un abrazo y encantada de que me sigas por aquí. Raquel

  5. Feliz domingo guapísima!
    Me gusta que hables de tendencias y moda gastronómica.
    Lo de la tartas, es increíble. Aunque había gente que tuvieron que cerrar restaurantes, y las tartas los ha salvado. Como es el caso de uno en Barcelona, (no recuerdo su nombre) Solo tuvo que aprender hacer
    las tartas y está triunfado.
    Me han encantado tus galletas, yo solo hice una vez de mantequilla y no me salieron. Pero todo lo que sea con avena, lo hago, así que probaré las tuyas.
    Muchos besos preciosa!!!

    1. Hola Margot,

      Me alegra ver que me sigues, jejeje muchas gracias. Ya me contarás cómo te salen las galletas, se tarda nadica en hacerlas. Espero que te gusten.

      Un abrazo

Deja un comentario